Policiales

Ocho años de prisión para el autor de una violenta entradera en Pueblo Esther

Es un mecánico de la zona sur de Rosario que abordó a un conductor con un arma, le dio un culatazo y robó en su casa en 2015. Ahora lo condenaron

Martes 22 de Agosto de 2017

Un hombre de 35 años que junto a un cómplice concretó una violenta entradera en una vivienda de la zona rural de Pueblo Esther fue condenado a ocho años y medio de prisión efectiva como autor de los delitos de robo calificado por empleo de arma de fuego y portación ilegítima de arma de fuego de guerra. El acusado pidió disculpas a la víctima (ver aparte), y su defensa no negó la participación en el hecho, pero trató de atenuar su situación al alegar que estaba bajo una estado de "amnesia" por el consumo de alcohol, lo cual le impidió comprender sus actos. El Tribunal que dictó la sentencia desestimó esos argumentos.

El 24 de agosto de 2015 Esteban M. estaba a punto de entrar a la vivienda ubicada en López y Planes 1015, enclavada en una zona tranquila cuyo paisaje decoran las quintas de Pueblo Esther. El joven trabajaba allí como casero y también pernoctaba. Eran las 21.50 cuando estacionó su vehículo frente al portón.

Un balazo intimidatorio

Cuando estaba a punto de ingresar su auto Toyota Corolla se le aproximó un Corsa color gris con dos ocupantes. El conductor bajó del auto y se le aproximó. Luego de entablar un breve dialogo donde no se advertía situación de riesgo, el desconocido extrajo una poderosa pistola calibre 11.25 y realizó un disparo intimidatorio al suelo.

La intención de robo quedó blanqueada. El disparo ni rozó a la víctima, pero fue encañonada y obligada a entregar sus pertenencias: una billetera, documentación, y hasta las zapatillas.

La cosa no quedó allí a pesar de que el cómplice parecía estar satisfecho con el botín del atraco y le gritaba a su compañero: "dale nene, ya está". El brazo armado del duo desoyó la recomendación e introdujo a Esteban dentro de la casa.

De allí extrajo un televisor, electrodomésticos, ropa, mientras buscaba dinero y más objetos de valor. Aunque la víctima estaba neutralizada, el ladrón se violentó más y le aplicó un culatazo en la cabeza causándole un un corte. Y volvió a realizar varios disparos intimidatorios, al menos seis que no hirieron a la víctima.

Después le apuntó con el arma, fueron a un dormitorio, tomó unos bolsos, colocó más ropa y obligó a la víctima a trasladar todo el botín al Corsa, donde su compañero había quedado como campana. Como no le podía dar arranque, regresó por Esteban y le exigió que lo empujara, hasta que pudo darle marcha y escapar. La víctima logró accionar alertas a central de alarma y la comisaría recibió dos llamados.

Rastrillaje

Una vez en el lugar, la policía contuvo al joven e inició una rastrillaje. Con los datos aportados por la víctima, a las 23.20 avistaron a dos personas que se desplazaban caminando y tenía características físicas a la descripta como los autores del hecho.

Uno de los detenidos fue Héctor Ricardo Yñiguez, un rosarino de 35 años, mecánico, casado con dos hijos y domiciliado en la zona suroeste de Rosario. En su poder tenía un celular donde se hallaron mensajes que daban cuenta de la planificación del atraco. También tenía una llave de ignición del Corsa y documentación.

Un rato más tarde se halló el Corsa abandonado en Rueda al 400, en cuyo interior había varios de los elementos robados y el arma de fuego utilizada.

Con suculenta evidencia para sostener la acusación, los fiscales de Investigación y Juicio Fernando Dalmau y de Homicidios Georgina Pairola le imputaron a Yñiguez la violenta entradera. En tanto, por el cómplice se acordó en un juicio abreviado una pena de cinco años de prisión por su participación secundaria.

Hace una semana se desarrolló el juicio de debate contra el autor del hecho, un trámite que preisidió el Tribunal integrado por los jueces Patricia Bilotta, Gonzalo López Quintana e Ismael Manfrín. En esa instancia el fiscal expuso las pruebas contra Yñiguez.

El funcionario recordó el secuestro del arma que se demostró como la utilizada en el robo tras el cotejo con las vainas servidas colectadas en la casa, que la propia víctima apuntó al acusado en dos rondas de reconocimiento de personas (también durante el juicio), las declaraciones del personal policial coincidente con el relato de la víctima, además del auto utilizado en la entradera.

La pena

Dalmau exigió que se condene al imputado, sin antecedentes penales, a la pena de doce años de prisión como autor responsable del delito de robo calificado por uso de arma de fuego apta para el disparo, portación ilegítima de arma de fuego de guerra y abuso de armas.

En tanto, la defensoras Alejandra Paolini y Silvana Lamas, del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal (Spdp), no negaron la existencia del hecho ni la participación del acusado, pero objetaron algunas circunstancias desarrolladas en la teoría Fiscal, la calificación legal, el grado de consumación de la conducta efectivamente realizada por Yñiguez.

Además impugnaron el monto de doce años de prisión, por ser excesivo y desproporcionado. "Estamos hablando de una persona de 36 años, que tiene escolaridad primaria y dos hijos menores", remarcaron las letradas y destacaron que su pupilo no tiene antecedentes penales.

Para las abogadas, el acusado no podía discernir sus actos, ya que de acuerdo a las constancias del expediente su estado de alcoholismo al momento del hecho le provocó un grado de "amnesia" previa y posterior que le impidió entender la criminalidad de su conducto.

El veredicto

La semana pasa y luego de las jornadas de debates donde las partes cofirmaron su postura, los jueces tomaron una decisión. "No se ha probado que el consumo de alcohol por parte de Yñiguez lo haya inhabilitado para comprender las consecuencias de sus actos como su capacidad de dirigirse al instante mismo de desplegar el hecho delictivo", sostienen los magistrados. Le aplicaron ocho años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo, "debido a la naturaleza de la acción, con dolo directo y con un alto grado de violencia".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario