Policiales

Las órdenes desde prisión y los bienes que no se inmovilizan

Lunes 24 de Junio de 2019

Esteban Alvarado no era el dueño de las empresas bajo su predominio. Los fiscales que lo investigaron dicen que no figura como administrador de ninguna. Pero en toda la pesquisa surge que es quien impartía las órdenes de las operaciones de las empresas vinculadas y los tiempos en que éstas debían realizarse. Para los fiscales son fachadas, manejadas por Alvarado, a través de "hombres de paja", es decir, testaferros. De este modo Alvarado pudo "reducir costos operativos de gestión, contar con servicios de logística y traslado, contar con personal en relación de dependencia disponible, administrar los fondos generados por la organización criminal, eludiendo los controles de los diferentes organismos públicos instituidos a tales efectos".

Entre las empresas se verificaba confusión patrimonial, inyección de capital de una a la otra, con el manejo de Esteban Alvarado. "Es él quien define qué empresa pagar, qué empresa dejar caer, cuál hay que vaciar, o en el momento en que se produce el pedido de captura, en diciembre pasado, de qué empresa empezar a vender bienes", indicó el fiscal Matías Edery.

"No puede decirse que las personas que están imputadas no conocían a Esteban Alvarado. Rosa Capuano porque era su marido. Jorge Benegas no podía desconocer de quién eran los bienes que él comercializaba, es decir, los autos en su concesionaria. Entendemos que el conflicto que tienen estas organizaciones, muchas de las cuales fueron desbaratadas, es que los líderes en las cárceles siguen dando las órdenes, no hay sistemas para evitar que las instrucciones fluyan, por eso es fundamental cautelar los bienes para inmovilizar a estas estructuras", sostuvo el fiscal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario