Policiales

La Justicia Federal anuló un procedimiento de Gendarmería por ilegal

Detuvieron a un hombre, que resultó absuelto en el mismo proceso, tras requisarle el auto sin ningún sustento jurídico ni orden oficial.

Sábado 01 de Julio de 2017

La Justicia Federal dispuso el sobreseimiento de un joven al que le hallaron unos pocos gramos de droga en su vehículo después de declarar la nulidad del procedimiento hecho por Gendarmería Nacional y de todos los actos que fueron consecuencia del mismo. En un dictamen de cuatro carillas, el juez Marcelo Bailaque echó por tierra con lo que denominó "un accionar policial sin motivación previa y suficiente que se apartó de la potestad que le confiere el código de rito, quedando el mismo sustentado en una cuestión de mera voluntad de los oficiales actuantes".

   El operativo cuestionado por la Justicia tuvo lugar el pasado 1º de abril en Cavia al 1400, en la zona norte de la ciudad. Allí estaba estacionado un Peugeot gris (cuya patente se resguarda en beneficio del implicado y sobreseído) con la ventanilla del conductor baja y sin ocupantes en su interior. En ese marco, y según el acta que labraron los gendarmes "en el marco del Operativo de Seguridad Ciudadana para Santa Fe nos llamó la atención e impulsó a realizar una inspección ocular del rodado en cuestión, seguidamente entrevistamos a vecinos del lugar para dar con el dueño del rodado, donde coincidían que no lo conocían, por lo que consecuentemente se solicitó antecedentes al Comando de Control Unificado arrojando resultados negativos sobre el mismo".

Sin motivos

De ese relato, dice el juez Bailaque, "se vislumbra la falta de motivación previa y suficiente para tal accionar policial" y "no surge del acta de procedimiento actitud llamativa y sospechosa alguna que habría tenido el titular del auto, más allá de la simple visibilización del vehículo con la ventanilla baja".

   Lo cierto es que cuando el titular del auto llegó en su búsqueda se topó con los gendarmes. Los uniformados le solicitaron los papeles del rodado que Pedro Mario V. les exhibió sin dudar ante la certeza de que todo estaba en orden. No obstante ello, los hombres de Gendarmería procedieron a requisar exhaustivamente el Peugeot sin exhibir orden judicial, sin que el auto tuviera pedido de secuestro y sin que su dueño tuviera orden de captura. En esa requisa hallaron bajo el forro de la palanca de cambios unas pocas bochitas de cocaína por lo que se llevaron preso a V. y le iniciaron una causa penal.

   En esas circunstancias los abogados de V., José Nanni y Paul Krupnik, presentaron ante el juez Bailaque el pedido de nulidad de todo lo actuado, solicitud a la que el magistrado hizo lugar. En su escrito, cargado de jurisprudencia nacional e internacional, los letrados sostienen que "del acta labrada por Gendarmería no se desprende circunstancia alguna que haga suponer que nuestro cliente se encontraba violando alguno de los supuestos" establecidos por el Código Procesal Penal.

   Y recuerdan que los uniformados pueden detener sin orden judicial "excepcionalmente a la persona contra la cual hubiere indicios vehementes de culpabilidad, y exista peligro inminente de fuga o de serio entorpecimiento de la investigación y al solo efecto de conducirlo ante el juez competente", lo que no ocurrió.

Violatorio de las garantías

Asimismo, Nanni y Krupnik remarcan que la ley solicita "circunstancias previas o concomitantes que razonable y objetivamente permitan justificar" la requisa pero en el presente caso "la propia acta de procedimiento no verifica esos presupuestos exigidos".

   Así las cosas, los abogados sostienen que "el personal de Gendarmería actuante no ha podido explicar los motivos por los cuales se procedió a la requisa de V. y su auto, transformando el procedimiento en nulo de nulidad absoluta por violación a expresas garantías constitucionales".

   Y aceptan que en la situación descripta "el único motivo que se consigna en el acta para iniciar el procedimiento y detener a V. es que respondía con «evasivas» las preguntas de los gendarmes, motivación ésta que de ninguna manera puede ser considerada como indicio de culpabilidad o de responsabilidad penal para detener sin orden judicial, ni las circunstancias previas o concomitantes que permitan justificar la requisa del rodado".

   En ese sentido, dicen que esas supuestas "evasivas" de V. "no constan en el acta y no se mencionan los interrogantes que, a criterio del personal de Gendarmería, fueron respondidos con las mismas". Por lo que todo indica que "pareciera que los gendarmes sabían lo que iban a encontrar de antemano y eso nulifica todo el procedimiento ya que los mismos faltaron a la verdad".

   Así las cosas el juez Bailaque declaró "la nulidad del procedimiento y el acta labrada por los gendarmes y de todos los actos consecuencia del mismo por carecer de motivos legales"; y sobreseyó a Pedro Mario V. "por la presunta comisión del delito de tenencia de estupefacientes declarando que la presente causa no afecta el buen nombre y honor del que goza el nombrado".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario