Policiales

Ingresan como clientes para robar cerca de 250 mil pesos de un motel

El hotel alojamiento Gato Negro fue asaltado la noche del domingo. Tres hombres y una mujer ocuparon dos habitaciones y un rato después redujeron al personal. El dinero estaba en una caja.  

Martes 22 de Diciembre de 2015

Tres hombres y una mujer robaron alrededor de 250 mil pesos de un hotel alojamiento de la zona noroeste de la ciudad al cual habían arribado simulando ser clientes. Unos 45 minutos después, los maleantes apelaron a un ardid para lograr reducir al personal que se encontraba en ese momento y así, a punta de pistola, poder apoderarse del dinero que estaba destinado al pago de sueldos y aguinaldos de los empleados del establecimiento.

El atraco ocurrió la noche del domingo en el motel Gato Negro, situado en la colectora 25 de Mayo al 1500 bis (paralela a la avenida de Circunvalación), en la intersección con Martínez Estrada. Las pintadas del frente del albergue están pintadas de rojo y negro. Un arco con dos inmensos ojos amarillos coloreados sobre un fondo negro y un jardín delantero completan el paisaje.

En pareja. Minutos después de las 20.30 del domingo, un taxi llegó al albergue transitorio con una pareja a bordo. Los recién llegados ingresaron como clientes y ocuparon una habitación. Se presume que casi al mismo tiempo otros dos maleantes arribaron al lugar en un auto y se dirigieron a otra habitación.

"Sabemos que los primeros llegaron en un taxi porque tenemos que abrir el portón de ingreso, pero no sabemos si los otros lo hicieron en un vehículo porque no registramos a los autos", explicó Salvador González, el propietario del hotel alojamiento.

Todo transcurría con normalidad en el albergue, un sitio que se presenta en internet como "un permanente deseo para todos aquellos que tuvieron el privilegio de conocerlo por la exclusividad de sus servicios y una cuenta pendiente para quienes no lo han visitado aún". Hasta que los alaridos que, al parecer, profirió la mujer que había llegado hacía unos 45 minutos antes alegando que la habían obligado a ir al motel provocó que una de las mucamas fuera a la habitación para ver lo que ocurría.

Viejo ardid. "Usaron el viejo ardid de que se retiraban. La mujer salió y cuando entró la mucama para revisar la habitación y cerrar un ambiente que da a la cochera apareció un tipo que estaba tapado con un cubrecamas. Saltó y le tiró gas pimienta a la empleada", comentó el dueño del albergue.

La empleada del hotel fue inmovilizada por el maleante. Y en ese momento, entraron en acción los otros dos falsos clientes que hasta entonces se encontraban en otra habitación.

En ese contexto los tres hombres —uno de ellos portando un arma de fuego, al parecer una pistola— y la mujer, que sostenía una cuchilla en una de sus manos, controlaron a la otra mucama, que corrió la misma suerte que su compañera.

Sin obstáculos a la vista, los asaltantes fueron en busca del dinero hasta que recogieron alrededor de 250 mil pesos que según el propietario del establecimiento estaban destinados al pago de los sueldos y aguinaldos de los empleados del motel.

"La plata la sacaron de una caja que tengo en un privado", señaló González al cronista de este diario.

—¿Usted cree que los ladrones conocían el motel?

—Totalmente, pero no sé si sabían que estaba el dinero.

Muy estudiado. El comerciante indicó que los malhechores se llevaron un monitor que estaba en la conserjería. "Fue un robo muy estudiado. Es la primera vez que sucede algo así. Esto es un motel, no puedo poner cámaras por todos lados. A los clientes no los veo ni cuando entran".

Al parecer, antes de marcharse, los delincuentes adoptaron otra medida de precaución al borrar los registros de las videocámaras de vigilancia instaladas en el albergue.

El atraco ocurrió en jurisdicción de la subcomisaría 21ª y la pesquisa quedó a cargo de la Policía de Investigaciones (PDI).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario