Violencia

Imputaron a uno de los detenidos por el crimen de Kevin Jara

Es Alan Federico "Ojón" Núñez, preso en Piñero por otro homicidio. Los otros acusados por el caso Jara son Sebastián R., internado en el Heca, y Juan Manuel G.

Jueves 14 de Mayo de 2020

Alan Federico "Ojón" Núñez tiene 23 años y está preso en el penal de Piñero a la espera de ir a juicio por un homicidio criminis causa cometido en 2016. Pero además, ayer fue imputado mediante una videoconferencia como coautor del asesinato a sangre fría de Kevin Jara, un pibe de 20 años que el 9 de diciembre de 2018 fue ejecutado con tres disparos en la cabeza en el vestuario del club San Cayetano, ubicado en pasaje Demestri y Magallanes, en la zona oeste de la ciudad y a pocos metros de donde perpetró el primero de los crímenes.

En la audiencia de ayer, el fiscal Alejandro Ferlazzo acusó a "Ojón" como coautor de los delitos de homicidio agravado por uso de arma de fuego y por la participación de un menor de edad en concurso real con el delito de portación ilegítima de arma de fuego y la jueza de primera instancia Paula Álvarez le dictó la prisión preventiva efectiva por el plazo de ley, es decir un máximo de dos años, por lo que seguirá detenido en su celda de Piñero.

Por la muerte de Jara hubo en los últimos días otros dos detenidos. Uno es Sebastián "Sebita" R., de 25 años, quien el sábado pasado mantuvo una trifulca con un vecino en calle Origone (ex Pasaje 1831) al 5900 y terminó internado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez con una tijera clavada en su pecho. Su estado sigue siendo reservado y el fiscal Ferlazzo ordenó su arresto y la notificación de su situación procesal a la guardia policial del Heca. Tras su recuperación, se ordenará su traslado y alojamiento en una unidad penitenciaria hasta su imputación, describieron los voceros de la causa.

En tanto, el martes efectivos de Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) al mando del comisario Diego Sánchez detuvieron en una vivienda en inmediaciones de Rivero y Magallanes, muy cerca de donde ocurrieron los homicidios, a Juan Manuel G., quien por disposición del fiscal Ferlazzo quedó a disposición del juzgado de Menores 3 ya que al momento del asesinato de Jara tenía 17 años. El muchacho, por orden judicial, quedó tras las rejas hasta que se le tome la declaración indagatoria correspondiente.

Una gavilla peligrosa

"Ojón" Núñez formaba parte de una gavilla de media docena de integrantes con una alta capacidad para hacer daño. Las imputaciones que pesan sobre su cabeza así lo exponen. En las audiencias se presentó como albañil y según la acusación de la fiscal Marisol Fabbro, el miércoles 26 de septiembre de 2018 junto a Blas Joel Rodríguez (un electricista que entonces tenía 17 años y no contaba con antecedentes penales) participaron del robo y homicidio de Héctor Albino Almaraz, un vecino de 70 años que vivía frente al club San Cayetano.

A Almaraz, un jubilado que además percibía pensiones por las discapacidades sufridas por su esposa, sus cuatro hijas y tres nietos (todos con retraso madurativo por una enfermedad genética) lo ejecutaron con un balazo calibre 45 en el pecho. Un robo entregado por un soldador y electricista de 42 años apodado "Mojarrita", quien quedó libre tras ser condenado en un juicio abreviado por su participación secundaria en el hecho ya que estuvo en la planificación del robo pero sin saber que devendría en algo trágico.

Por su parte, en diciembre pasado la fiscal Fabbro pidió en la audiencia preliminar al juicio que a Núñez y Rodríguez se los condene a prisión perpetua por homicidio criminis causa, es decir que mataron para lograr la impunidad en otro delito, en este caso el robo. Por eso "Ojón" esta preso en Piñero.

En el vestuario

Poco más de dos meses pasaron hasta que Núñez jugó a ser quien decidiera sobre la vida de otra persona. Fue el domingo 9 de diciembre de 2018 y la víctima fue Kevin Jara. El joven de 20 años tenía problemas de adicciones y vivía en el barrio Bolatti, cerca del club en cuyo vestuario fue encontrado con tres balazos en la cabeza. En principio el caso fue investigado por el ahora juez Florentino Malaponte.

"Él se iba a todos lados a la noche y volvía a las 10 o las 11 de la mañana. Vivía con nosotros y no trabajaba. Tenía un problema de adicción y no lo pudimos hacer tratar. Yo lo había visto a media mañana con dos pibes y dos chicas que no conocía. Fue la última vez", dijo Laura, la mamá de Jara, en la primera marcha en reclamo de justicia realizada tras el asesinato. Para la familia, a Kevin "lo corrieron, entró al vestuario en busca de refugio y lo mataron", dijo.

Ayer "Ojón" escuchó desde la cárcel de Piñero la acusación en boca del fiscal Ferlazzo: el mediodía del 9 de diciembre de 2018 Núñez junto a los identificados Sebastián R. y Juan Manuel G. obligaron a Jara a ingresar al vestuario de la canchita de San Cayetano, lo verduguearon con golpes y patadas, y a sangre fría lo ejecutaron con tres balazos calibre 9 milímetros en la cabeza. También el fiscal le atribuyó la tenencia del arma sin autorización.

Tras escuchar dúplicas y réplicas de las partes, la jueza de primera instancia Paula Álvarez dio por formulada la audiencia imputativa y dictó la prisión preventiva efectiva de "Ojón" por el plazo de ley, es decir al menos dos años.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario