Policiales

Fue a pedir que bajen la música y lo mataron de un tiro

Ocurrió la madrugada de ayer cuando en los pasillos de la villa se realizaba un velatorio. Un vecino pidió a otro que respetara el momento y terminó muerto

Domingo 25 de Marzo de 2018

"Miki" se ganaba la vida cirujeando. A los 30 años, tras separarse de su compañera, con la que tuvo un hijo, se mudó de casa y rehizo su vida sin abandonar villa Banana. Ayer a la madrugada el hombre se solidarizó con una familia que velaba a un familiar en uno de los pasillos del asentamiento, en Pascual Rosas al 2700, y se ofreció a mediar para pedirle a un vecino apodado "Colo" que bajara el volumen de la música que escuchaba por respeto al momento. Pero entre "Colo" y "Miki" había viejos rencores nunca sanados.

   Cuando el mediador golpeó las manos en la puerta de la casa de "Colo", éste mantenía una violenta pelea con su concubina delante del hermano de la mujer. Y todo eso conspiró contra "Miki". El cuñado de "Colo" sacó un arma de fuego y disparó al menos cinco veces alcanzando con un proyectil a "Miki", quien cayó malherido y, a pesar de ser auxiliado en una ambulancia del Sies, murió camino al hospital. Poco después "Colo" y su concubina fueron detenidos mientras el autor del disparo huyó y está prófugo.

Un pasillo sin salida

"Miki" es el apodo de Miguel Angel Maidana, un chaqueño de 30 años que vive en la villa hace poco más de un lustro. Tras separarse de su mujer se afincó en una humilde vivienda en uno de los pasillos en los que se transforma calle Pascual Rosas, al sur de 27 de Febrero. En la esquina se abre otro pasillo sin salida que, serpenteando, se interna en las entrañas de la villa. A ese pasillo entró "Miki" alrededor de la 1.30 de ayer y allí lo asesinaron.

   "No sabemos mucho sobre lo que pasó. Y lo poco que sabemos no te lo podemos contar porque el barrio es difícil y la cosa no está para hablar porque después te caen los guachos y te cagan a tiros la casa", explicó gentilmente una vecino de la zona. "Tenés que caminar hasta la chata azul y preguntar ahí. Pero no se lo recomiendo porque con la muerte de «Miki» apareció mucha gente que no es del barrio. Y cuando pasa eso hay quilombo", aportó otro residente.

   Al caminar por la villa se advierten algunas reformas en la urbanización, pero también se advierte que hará falta bastante más que un Plan Abre para mejorar la marginalidad de los vecinos. "Todo muy bonito, pero acá los balazos se escuchan todo el tiempo", semblanteó uno de los 15 mil vecinos del barrio. Otro alertó al cronista: "Tené cuidado porque en el barrio no se está consiguiendo falopa (cocaína) y están todos relocos".

   El pasillo donde mataron a "Miki" se abre a unos 150 metros del Centro Municipal de Distrito Oeste Felipe Moré, tras cruzar las avenidas Presidente Perón y 27 de Febrero.

El peor momento

Según se pudo reconstruir, la noche del viernes unos vecinos de "Miki" velaban a un pariente mientras desde el interior del pasillo emergía música a todo volumen. Pasada la medianoche una mujer, pariente del deudo, se decidió a pedir respeto por el difunto y "Miki" se ofreció como mediador. El hombre y la mujer caminaron unos 30 metros hasta la vivienda de donde provenía la música. Pero no llegaron en el mejor momento.

   "Cuando llegaron «Colo» le estaba pegando a la mujer. «Miki» tenía una vieja bronca con «Colo». Hace unos años «Miki» le había pegado un tiro en una gamba y ayer, cuando «Colo» lo vio, empezó una discusión en la que se metió «Fede», su cuñado, quien llegó al barrio refugiado desde Las Flores y es un tipo picante.

   "Fede" sacó un arma y parece que "Colo" lo alentó: "Tirale al puto este". Entonces sonaron varias detonaciones y «Miki» salió como pudo, agarrándose la panza.

   A "Miki" Maidana lo sacaron hasta la boca del pasillo y de ahí en una ambulancia del Sies fue llevado hasta el Hospital de Emergencias, adonde llegó muerto. Cuando la policía arribó a la escena no encontraron vainas ni armas. Se llevaron detenidos a Fernando José G., de 40 años, y a su concubina, Ramona Claudia A., de 41. "Fede", el hermano de la mujer, de 32 años, ya se había ido.

   Los detenidos quedaron a disposición del fiscal de Homicidios Luis Schiappa Pietra. "Hay que tener cuidado porque ahora anda mucha gente que no es del barrio. Quedaron dos casas vacías y puede ser que las vacíen o que las usurpen, que es lo que seguramente va a pasar. Acá vos no te podes ir un día de tu casa porque volviste y hay otro instalado", concluyó un vecino de la villa.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario