Policiales

"En este juicio no se respetan estándares internacionales para la realización del debate"

Lo dijo el abogado Carlos Edwards, codefensor de Ariel Máximo "Guille" Cantero, al plantear la nulidad del proceso que ya lleva cuatro jornadas

Domingo 30 de Septiembre de 2018

Transcurridas las primeras cuatro jornadas del juicio oral y público que se realiza en los Tribunales Federales de Rosario contra 39 personas, muchas ellas integrantes de la banda de Los Monos, imputadas de conformar una amplia red de abastecimiento, distribución y comercialización de estupefacientes, la defensa de los principales acusados manifestó su preocupación por "la falta de respeto a los estándares internacionales fijados para procesos de esta naturaleza", teniendo en cuenta que 22 de las personas sentadas en el banquillo de los acusados se encuentran alojados en la cárcel de Ezeiza y sólo participan del debate a través de un sistema de videoconferencia.

Carlos Edwards, codefensor de Ariel Máximo "Guille" Cantero, sindicado como uno de los líderes del grupo encausado en el expediente denominado "Los patrones", dijo a La Capital que "el juicio oral en marcha no respeta en absoluto ni los estándares internacionales fijados para la celebración de un debate oral y público, ni el derecho de defensa de los acusados, ya que se les priva de asistir presencialmente a dicha audiencia, con la consiguiente imposibilidad de comunicarse con sus respectivos defensores".

En ese sentido, el letrado remarcó que "en razón de que cada vez que un acusado pretende dialogar con su defensor debe interrumpirse la audiencia y así, la supuesta dilación que el tribunal del juicio le atribuye a las defensas, es exclusiva responsabilidad de dicho tribunal al haber dispuesto el sistema de videoconferencia que provoca las interrupciones y la consiguiente demora de las audiencias".

Esposados

Edwards, quien junto al abogado Fausto Yrure lleva adelante la defensa de Cantero y alguno de sus familiares implicados en la causa, recalcó que "el presente juicio oral no se ajusta a los estándares internacionales ya que todos los acusados que se encuentran alojados en la unidad penitenciaria de Ezeiza se encuentran además esposados durante las 8 o 10 horas que dura cada una de las audiencias, con la consiguiente lesión en sus muñecas, lo que motivó el reclamo de las respectivas defensas y la negativa del tribunal de retirarles esos dispositivos, lo que ha provocado que tanto mi defendido como la mayoría de los acusados hayan solicitado no asistir más al juicio oral a fin de evitar un menoscabo a su integridad física".

Al respecto, el abogado manifestó que "es innecesario y abusivo el uso de dichas esposas, ya que se supone que si los acusados se encuentran alojados dentro de una unidad penitenciaria la misma cuenta con las medidas de seguridad adecuadas", y eso queda claro en la imagen del juicio tomada de la pantalla de video que muestra la sala de la cárcel donde los imputados se encuentran rodeados de agentes penitenciarios federales.

"A ello debe sumársele la ausencia de un funcionario del Poder Judicial que controle la legalidad de la audiencia en el establecimiento carcelario de Ezeiza y que obviamente no puede ser el mismo Servicio Penitenciario Federal, en razón de que dicha autoridad no puede controlarse a si misma atento a los constantes reclamos de los acusados de que los agentes no comunican al tribunal cuando los imputados desean dialogar con sus defensores", agregó el letrado.

Y también expresó: "Es decir que la ausencia física de los acusados en la sala de audiencias, encontrarse esposados durante más de diez horas por día y la imposibilidad de mantener una comunicación fluida con sus defensores, ha causado que la mayoría de los acusados decidieran no asistir más al presente juicio oral".

Quiénes y cuándo

Los principales nombres en el banquillo son los de Ariel Máximo "Guille" Cantero y su esposa, Vanesa Barrios, junto a Emanuel "Ema" Chamorro y su pareja, Jésica Lloan, todos ellos como organizadores de la banda de "Los Patrones". Patricia Celestina Contreras (madre de "Guille") y Gladys Barrios (tía de Vanesa), en su carácter de abastecedoras de drogas. Diego Cuello, Alejandro Flores y Horacio Castagno, como cocineros de cocaína. Elías "El patrón" Sánchez, Luis César y Luis Pedro Peñalba, como proveedores de marihuana desde Corrientes.

La causa principal tiene a 32 acusados e implica a personas que fueron detectadas a partir del funcionamiento de un búnker en la zona sur de Rosario (Laprida y Chávez) que dio lugar al descubrimiento de una importante red de tráfico de estupefacientes. Sin embargo, algunos de los acusados tienen además imputaciones previas en infracciones contra la ley de drogas, por lo cual esas causas se acumularon en el proceso.

Por ejemplo Celestina Contreras, madre de "Guille" y acusada en "Los Patrones", también responde junto a su hija Macarena Cantero en una causa autónoma por droga encontrada en su casa de Caña de Ambar al 1800 el 31 de mayo de 2013. Otra causa es la que implica a "Ema" Chamorro y otras tres personas en la distribución y control de búnkeres.

También se juzga con "Los Patrones" la llamada "Causa Pavoni", un secuestro de drogas realizado en la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay que se presume era para el mismo grupo en Rosario. El elemento común de este caso es Elías Sánchez, conectado en el expediente principal, pero que junto a tres personas serán juzgadas sin estar en el expediente principal: Jonathan Pavoni, Yamila Borda y Brian Insaurralde.

Desde un búnker

Todo empezó el 18 de noviembre de 2014 cuando efectivos de Drogas Peligrosas de la Policía Federal de Rosario constataron la existencia de un quiosco de venta de drogas controlado pro "El sordo Juan" y que había sido allanado años antes. Desde allí siguieron a un proveedor de la mercancía y encontraron el hilo conductor para desarticular la banda ahora juzgada. El punto de acopio de la droga estaba en Platón al 1400, en el barrio Las Flores, donde reside una familia de apellido Reyna, parientes de los Cantero.

Con esa confirmación llegaron las intercepciones a los primeros teléfonos celulares. Y de allí la sorpresa: toda la trama logística de la empresa criminal, dicen los fiscales, provenía de dos celulares que estaban dentro de la cárcel de Piñero. Los dueños de esos teléfonos eran "Guille" Cantero y "Ema" Chamorro mientras que la logística en la calle estaba a cargo de sus mujeres y otras allegadas a la familia.

Tras los alegatos iniciales de las partes y unas pocas palabras dichas por Cantero y Chamorro desde Ezeiza pidiendo no asistir más a las audiencia debido a las condiciones en las que deben presenciarlas, los jueces Ricardo Vázquez, Eugenio Martínez y Osvaldo Facciano empezaron a escuchar a los primeros testigos, aunque hasta el pasado martes sólo uno de los 269 convocados había dicho lo suyo: fue el comisario Raúl Hirch, de la Policía Federal, quien estuvo a cargo de la investigación que derivó en el juicio que retomará sus actividades el próximo miércoles a la mañana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario