Policiales

El final del "Mono", un ladrón de tres bancos con el teléfono intervenido

Recibió 19 años de prisión acusado de golpes en entidades de Rosario, Pérez y Roldán en 2015. Sus vínculos y acciones se advirtieron por su celular

Lunes 02 de Abril de 2018

Sergio Martín Cañete es un "choro" del siglo pasado. En el mundo del hampa se lo conoce como "Mono". Un tribunal lo condenó a 19 años de prisión por tres robos en banda a bancos en cuatro meses durante 2015: El Municipal de Empalme Graneros en mayo, el Macro de Roldán en julio y el Credicoop de Pérez el 27 de agosto. Ese día Cañete fue detenido en plena fuga.

En la condena los jueces Alejandro María Negroni, Luis María Caterina y Hernán Postma le unificaron además una condena a 6 años que le había quedado firme al "Mono" en septiembre 2015. Otros ocho integrantes de su gavilla, que habían participado en distintos atracos, ya había recibido penas en procesos abreviados.

El "Mono" Cañete es un personaje conocido para el público de los noticieros ya que a lo largo de la investigación —de los fiscales Valeria Haurigot. Cecilia Brindisi y Aníbal Vescovo— se difundieron e escuchas y videos de los golpes. El "Mono" cometió la desprolijidad de no valorar que su celular había sido intervenido. Así se lo pudo escuchar en el noticiero de la noche tras el robo al Municipal de Empalme —ocurrido el 8 de mayo— cuando hablaba con un transero preso en una causa Federal: "Nos quedaron chicos los bolsos", refería el "Mono" para indicar que el golpe que dieron pudo hab er superado el 1.700.000 pesos.

Ese detalle, que la policía tuviera la chance de enchufarle el celular a partir de su llamado a un investigado en una causa federal, motivó su caída aunque antes pudo concretar con su banda el robo a un cliente del banco Macro de Roldán el 8 de julio un maletín con 70 mil pesos. "Se lo ve claramente a Cañete en el Banco Macro con la ametralladora en la mano", se lee en el fallo de 124 páginas que le da sustento a la condena a 19 años conocida hace diez días.

Al "Mono" Cañete se lo pudo ver entrando al hall del banco Credicoop de Pérez vistiendo un impecable traje detrás de dos secuaces, uno en silla de ruedas y con cuello ortopédico, el 27 de agosto de 2017 a las 10.50. Ese golpe fue escuchado casi en tiempo real por los investigadores. La construcción de ese golpe había comenzado cuando el "Mono" y sus secuaces llamaron a la seccional 22ª para alertar sobre la aparición de una mujer muerta en Las Campanillas y avenida del Rosario de Pérez. Cuando efectivos del Comando Radioeléctrico y la 22ª llegaron al lugar se toparon con un maniquí de mujer. En el lugar les avisaron que el Credicoop había sido robado. De ahí se llevaron alrededor de 200 mil pesos y 5 mil dólares en efectivo. Pero cuando fugaban fueron detenidos sobre la autopista a Buenos Aires.

En desgracia

Cañete tiene 32 años y su lugar de residencia estuvo hasta el momento de caer en desgracia en los confines de los barrios Emaús y Fisherton Noroeste. Hasta que el 8 de mayo de 2015 a las 12.50 un grupo de hombres armados entró al banco Municipal de Juan José Paso al 5700 y lo robó en poco más de dos minutos, los asaltos en sedes bancarias eran infrecuentes. Tras el robo el "Mono" quiso compartir su momento de gloria con un par. Y llamó a Fabricio Germán L., un hombre de 35 años, que estaba detenido por robos de autos de alta gama y escuchado por la Justicia Federal. L. y el "Mono" habían compartido golpes juntos.

El "Mono" hasta recibió consejos de su interlocutor cuando expresó: "Ahora que se cuiden los banquitos". Pero Fabricio L., desde la calma que da la sombra, "le recalcó que los otros bancos no estaban regalados. Le sugirió que podían tener más seguridad", se lee en un extracto del fallo. La escucha fue tomada el 13 de mayo y el hecho fue el 8. El apodo de "Mono" y el contexto de la conversación comenzó a trabajarse desde la División de Narcocriminalidad en Rosario y fiscalías federales.

Así se pudo saber que el "Mono" era Cañete y que antaño había sido hombre de confianza de Fabricio L. en distintos robos. Otro de los laderos de "Mono" llamó a "Fabri", como se lo reconoce a L., y le contó que el tema de los bolsos chicos había "salido por canal 3 y los diarios" y que "había salido el video del banco Municipal donde dicen que el que entra con la metra era el «Mono»". Para ese momento, los fiscales habían decidido, junto con el fiscal Regional Jorge Baclini, abrir a la prensa imágenes, audios y videos del robo al Municipal a fin de obtener mayor información. El resultado fue positivo porque el "Mono" y los suyos siguieron hablando por celular. .

Dos meses después del robo al Municipal, le tocó el turno al Macro de Roldán. La banda no pudo acceder al tesoro y se conformó con el maletín con 70 mil pesos de un cliente. Varios de los rostros de los integrantes de la gavilla fueron tomados por las cámaras del banco. La banda no lo sabía, pero la Policía de Investigaciones (PDI) y los fiscales estaban afinando la puntería. El 25 de agosto de 2015 los pesquisas notaron creciente actividad en las comunicaciones por la inminencia de otro robo. Se emitió un alerta bancaria. "El plan sigue adelante, con la absoluta ignorancia de Cañete de que estaba siendo escuchado. Pero con un impacto suficientemente importante en las autoridades policiales", se indicó en la resolución.

El 27 de agosto de 2015 la banda comenzó el golpe que los tumbó. Entre los integrantes había un pibe de 16 años, apodado "Gringo". Todos los llamados que ingresaron al celular del "Mono" fueron grabados. Poco antes de ser detenido Cañete le habló al pibe: "¡Ey Gringo! Andate vos, que sos menor yo te saco, pongo la plata que sea. Llevate la metra". El "Gringo" también fue detenido en el cantero centra de la autopista en un Ford Focus. Del auto secuestraron una pistola calibre 9 milímetros sin numeración visible con cargador; una pistola ametralladora FMK3 y otra marca Halcón, ambas con cargadores; dos handys con frecuencia policiales y celulares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario