Policiales

Desbarataron la banda narco liderada por "Caracú"

La PDI junto a otras fuerzas provinciales realizó 17 allanamientos y apresó a 10 personas. Secuestraron droga, precursores químicos y armas

Domingo 07 de Abril de 2019

Una aceitada estructural criminal dedicada a la producción y comercialización de estupefacientes conocida como "La banda de Caracú", que regenteaba una cocina de droga y kioscos de expendio en un amplio sector de la zona noroeste de Rosario, fue desmantelada ayer luego de más de 17 allanamientos con 10 detenidos, incluido el cabecilla del grupo. Los operativos se desplegaron en viviendas de los barrios Industrial, Empalme Graneros, Fisherton y en Granadero Baigorria. Hubo secuestro de droga, armas, vehículos, y hasta precursores químicos para estirar droga.

   Hace un tiempo que los investigadores vienen hilvanando datos para terminar de armar el complejo rompecabezas de la criminalidad en Rosario. Sobre todo el origen de distintos hechos violentos que derivan en cruentas balaceras y crímenes en territorios donde la droga aparece como flagelo de fondo.

   En ese camino aparece desde años varios años como un actor principal Miguel Angel "Caracú" A., quien según las pesquisas pergeño su poder en base al manejo de varias bocas de expendio de drogas en el barrio Industrial. Incluso se habla de él como uno de los cocineros de cocaína, cuyo laboratorio se focaliza en la zona de French al 7100.

   El hombre incluso apareció citado de refilón en el homicidio de Kevin Aguirre, de 16 años, acribillado a balazos en 2017 en barrio Ludueña luego de discutir con transas de la zona. El principal imputado en ese homicidio era un joven que parecía cercano a lugartenientes de "Caracú" (ver aparte).

Allanamientos

Lo concreto es que en el marco de una investigación de más de ocho meses entre áreas de seguridad nacionales y provinciales, efectivos de la Brigada Operativa de Drogas de la Policía de Investigaciones (PDI) con apoyo del Grupo Acción Táctica (GAT), la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) y Gendarmería Nacional, llevaron adelante la madrugada de ayer 17 allanamientos en varios domicilios de personas sospechadas de conformar la red criminal de "Caracú".

   Se requisaron cinco domicilios de Cullen al 1100 bis al 1300 bis, siete ubicados en French del 6800 al 7100, otros dos en Ecuador al 500 bis y al 600 bis, en Génova 3100, 25 de Mayo al 1200 y una casa de Silvestre Begnis al 100, en la vecina localidad de Granadero Baigorria.

   Como resultados de esas acciones diez personas fueron detenidas, entre los cuales figura el apodado "Caracú", sindicado cabecilla de la organización criminal desbaratada. Además se secuestraron armas, estupefacientes (marihuana y cocaína), precursores químicos, vehículos, celulares, computadoras, y evidencias de interés para la causa.

   El juzgado Federal Nº 3, a cargo del Carlos Vera Barros, había librado las órdenes de allanamiento a partir del impulso dado por la fiscal Viviana Saccone a la investigación. Ahora resta determinar qué criterio procesal se adopta con cada uno de los detenidos.

   En ese marco, el ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, remarcó que fue "una investigación compleja que finalmente se logró concluir con éxito".

El homicidio de un adolescente fue disparador de la investigación
Los investigadores a cargo de seguir los pasos del grupo criminal que se desbarató ayer, entienden que el cabecilla es "Caracú", apodo con el que se conoce a Miguel Angel A., detenido en los procedimientos junto a otras nueve personas. Es que desde hace un par de años se comenzaron a ver los hilos del grupo cuando en un operativo en barrio Industrial se secuestraron algunas bochas de cocaína y se detuvo a Jeremías, un joven de 21 años cuyo padre adoptivo es un tal "Diente", y su abuelo, el señalado "Caracú".
   Pero el costado violento de la banda también quedó expuesto cuando mataron a Kevin Aguirre, de 16 años, el 9 de febrero de 2017 en barrio Ludueña. La furiosa disputa entre soldaditos de distintas facciones se llevó la vida del chico.
   Se dijo que Kevin halló la muerte mientras estaba con un primo y mantuvieron una discusión con soldaditos de un búnker del barrio. Quisieron evitar mayores conflictos, pero cuando ambos se subieron a una moto para irse, a Kevin le tiraron nueve balazos que le provocaron una hemorragia lumbar. Un rato después murió en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.
Al servicio de un "transa"
El autor de los disparos, identificado como Alan L., de 22 años, se entregó el 20 de febrero en la Fiscalía. Dos días más tarde fue imputado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de guerra en concurso real. La jueza Patricia Bilotta tuvo en cuenta que Alan registraba una condena en curso y gozaba de algunos beneficios, lo cual sentó como agravante a la hora de dictar la prisión preventiva por plazo de ley.
   En esa instancia el fiscal Pablo Pinto expuso que, según sus evidencias, al homicida lo pudo haber acompañado otra persona. Y no descartaba que el móvil del crimen estuviera relacionado al narcotráfico. Pero aclaró que esa problemática no era de su competencia.
   Algunos informes de inteligencia apuntaron que el transa para el que trabajan los asesinos de Kevin se llamaba Gustavo, y que operaba en Ludueña. Este último sería hijo de "Caracú", a quien se le atribuye comandar un sigiloso pero consolidado negocio de estupefacientes con base en Empalme Graneros.
   El domingo 9 de octubre de 2016 el periodista Jorge Lanata citó a "Caracú" en su ciclo televisivo Periodismo Para Todos, donde ofrecieron un informe sobre el narcotráfico en Rosario. Pero erróneamente mostró como un búnker de drogas la casa de unos vecinos de Empalme Graneros (Génova al 6200) que nada tenían que ver con la actividad, por lo que fue denunciado por difamación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});