Banda de Los Monos

Críticas a los testigos y denuncia contra el juez Vienna

Los abogados de Ramón Machuca analizaron los últimos testimonios y anunciaron que su cliente hará una presentación contra el juez instructor.

Domingo 10 de Diciembre de 2017

Aun cuando las audiencias dan un respiro los fines de semana, los abogados y fiscales que participan del juicio oral y público a la banda de Los Monos, que se inició el pasado 21 de noviembre y cuyo final se espera para marzo o abril de 2018, siguen elaborando estrategias de cara a lo que viene y para ello van realizando balances parciales de lo ya transcurrido. En relación a ello, los defensores Carlos Edwards y Fausto Yrure, quienes representan al núcleo duro del grupo acusado de conformar una asociación ilícita dedicada a la comisión de una amplia gama de delitos, hicieron llegar a La Capital su punto de vista. Asimismo, anunciaron que mañana su cliente Ramón Ezequiel Machuca presentará una denuncia contra el juez instructor de la causa, Juan Carlos Vienna, por los delitos de prevaricato y falsedad ideológica de instrumento público.

Testigo de oídas

En ese marco, los abogados dijeron que "los testigos que declararon la semana que termina y que la fiscalía ha considerado significativos para acreditar su teoría del caso, no lo son para nosotros. Así, de la declaración testimonial prestada por Luis Paz (el padre de Martín «Fantasma» Paz, cuyo asesinato el 8 de septiembre de 2012 dio inicio a la causa) surge claramente que la misma consistió en lo que se conoce doctrinariamente como un «testigo de oídas», ya que de todo lo que manifestó contra la familia Cantero no tuvo un conocimiento directo sino que se lo había manifestado su hijo, por lo que el valor probatorio de su testimonio se debilita al no haber tenido una percepción directa de los hechos".

   En cuanto a lo expresado por el testigo de identidad reservada, un joven que cumple sentencia por su participación secundaria en un crimen cometido en noviembre de 2012 en un estacionamiento de Maipú al 800 contiguo a un after, la defensa afirma que lo que el muchacho dijo ante el juez instructor Juan Carlos Vienna y su secretaria (Mariana Martínez) el 6 de noviembre de 2013 "contenía graves imputaciones contra la familia Cantero pero ya estaba «armada» cuando se la hicieron firmar y contenía manifestaciones que dicho testigo no «sabía», por lo que en esa testimonio se consignaron afirmaciones que él nunca formuló. Ante ello, creemos que el valor probatorio de esa declaración resulta irrelevante, a tal punto que el propio fiscal del juicio (Gonzalo Fernández Bussy), que lo había ofrecido como testigo, terminó denunciándolo por el delito de falso testimonio".

   En relación a los policías de la disuelta Brigada de la División Judiciales (que llevó adelante la parte territorial de la causa) y sus dichos sobre los allanamientos practicados y en los cuales se secuestraron diversas armas de fuego, Edwards e Yrure coinciden en que "de lo dicho por los testigos de actuación de esos allanamientos, surge que las actas no fueron firmadas por los policías que ahora afirman que practicaron esos operativos, con la consiguiente nulidad de las mismas. Y, además, dijeron que ingresaron a los domicilios cuando ya lo había efectuado la policía por lo que su presencia a fin de garantizar la transparencia de los procedimientos se tornó ilusoria".

Prevaricato y falsedad

Asimismo, los abogados defensores de Los Monos adelantaron que a partir de lo declarado por el testigo de identidad reservada, "Ramón Machuca formulará (mañana) una denuncia penal contra el juez Juan Carlos Vienna y contra quien era su secretaria, Mariana Martínez, por los delitos de prevaricato y falsedad ideológica de instrumento público en razón de que se está en presencia de una maniobra delictiva por la cual hay una declaración testimonial «armada» para hacer constar en la misma imputaciones contra la familia Cantero y contra Machuca de contenido claramente delictivo, cuyo supuesto declarante afirma que no las formuló, habiendo sido firmada dicha declaración tanto por el juez Vienna como por su secretaria, por lo que ambos no podían desconocer que se trataba de un testimonio de contenido falso".

   En su denuncia Machuca sostendrá que "el juez Vienna incurrió en una notoria falsedad cuando dictó el procesamiento contra los coimputados de la causa que investigaba una asociación ilícita (la 913/12) al valorar como prueba de cargo lo dicho por el testigo de identidad reservada, cuando dicho magistrado conocía que se trataba de una declaración «armada» como afirma el testigo".

   En ese orden recuerdan que "el juez Vienna dictó el 19 de febrero de 2014 el auto Nº 35 por el cual procesa a diversos coimputados de la causa 913/12 y en dicha resolución valora como fundamento de tal procesamiento los dichos del testigo de identidad reservada, conociendo Vienna que lo contenido en esa declaración testimonial no se ajustaba a lo que realmente había dicho el testigo, conforme a lo que ahora manifiesta".

   En la denuncia Machuca también señalará que "la falsedad ideológica recae sobre las supuestas manifestaciones vertidas por el testigo de identidad reservada en el acta de declaración testimonial, que consiste en un instrumento público, labrada por el juez Vienna y su secretaria en el rol de actuaria, ya que tales afirmaciones de contenido netamente delictivo contra los integrantes de la familia Cantero y el propio Machuca no fueron efectuadas por el referido testigo, de acuerdo a lo que ahora afirma en el debate oral y público".

   Además, concluyen, la secretaria Martínez, por su condición de actuaria y depositaria de la fe pública, de ninguna manera podía dar por cierto lo manifestado por el testigo de identidad reservada cuando el mismo no había formulado tales afirmaciones, haciendo constar en el acta de la declaración testimonial manifestaciones que sabía falsas".


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario