Policiales

Confirman la pena a un joven por doble homicidio

La Cámara de Apelaciones confirmó la pena de 18 años de prisión a Gustavo Guttman, un joven de 24 años que había sido condenado por perseguir en un auto y luego acribillar a tiros a una pareja en el barrio San Francisquito en septiembre de 2013.

Miércoles 06 de Junio de 2018

La Cámara de Apelaciones confirmó la pena de 18 años de prisión a Gustavo Guttman, un joven de 24 años que había sido condenado por perseguir en un auto y luego acribillar a tiros a una pareja en el barrio San Francisquito en septiembre de 2013. La resolución había sido apelada por la defensa del acusado. Por el mismo crimen, la hermana de Guttman fue condenada a 9 años en un juicio abreviado en la Justicia de Menores.

El fallo de primera instancia fue dictado por el juez Ismael Manfrin cuando era titular del Juzgado de Sentencia 1. Los camaristas Guillermo Llaudet, Bibiana Alonso y Carlos Carbone confirmaron la resolución, aunque no en forma unánime.

El doble crimen por el que Gustavo Guttman fue juzgado ocurrió el 5 de septiembre de 2013 y tuvo como víctimas a Mariano Cejas y a su pareja, Estefanía Moyano.

Choque y locura

El juez Manfrin había condenado a Guttman a 18 años de prisión al dar por válida la teoría indiciaria propuesta por la Fiscalía: cerca de las 4.30, en Cafferata y Presidente Quintana se produjo un choque entre dos autos: un VW Gol en el que iban Moyano y Cejas, y un Renault 9 en el que viajaban Guttman con sus dos hermanas, Camila y Oriana, que tenían 17 y 15 años.

Allí, según contó una vecina durante el proceso, se produjo un altercado entre los presentes, que luego subieron a sus autos y se retiraron. Luego el Renault comenzó a perseguir al Volkswagen. Ambos tomaron Constitución en contramano y a la altura de Garay chocaron contra un árbol. Para Manfrin quedó comprobado que tras el choque Guttman descendió de su auto y baleó a los ocupantes del VW, que murieron acribillados a tiros. Luego los agresores se fueron caminando del lugar, descartaron el arma y se cruzaron con un vecino a quien le dijeron que habían chocado luego de ver el auto con las dos personas muertas en el interior. Ese vecino llamó a la policía.

Fausto Yrure, defensor de Guttman, apeló la resolución al entender que el análisis de los indicios era forzado. Ayer los camaristas confirmaron la resolución de Manfrin, aunque sus votos no fueron unánimes.

Dos a uno

La postura mayoritaria (Alonso y Carbone) consideró que los elementos reunidos en la investigación llevan a confirmar el fallo. Los magistrados entendieron que los imputados, si no participaron de la persecución, es llamativo que ingresaran a calle Constitución en contramano para chocar en el mismo lugar en el que las víctimas fueron asesinadas. También valoraron el testimonio de la vecina que observó desde su casa la discusión previa, que dijo haber visto a los atacantes en su auto discutiendo con las víctimas.

Además, los jueces remarcaron que Camila (una de las hermanas de Guttman, condenada a 9 años de prisión en un juicio abreviado homologado por el Juzgado de Menores Nº 3 por este mismo hecho) había amenazado a Moyano un tiempo antes del ataque. "Camila tenía celos de Estefanía por un chico", declaró un familiar de la víctima.

El juicio abreviado que firmó Camila fue uno de los argumentos con el que el camarista Guillermo Llaudet emitió su voto: para él, el fallo contra Guttman debía revocarse por el beneficio de la duda. Para el magistrado, parte del fallo apelado estuvo basado en el reconocimiento de culpa de la adolescente para llegar al abreviado, y Manfrin trasladó ese reconocimiento de culpa a su hermano Gustavo. Eso, a pesar de que la ley prohíbe que los familiares directos declaren unos contra otros.

Además, Llaudet remarcó que el arma homicida nunca fue hallada y que el dermotest realizado a Guttman arrojó resultado negativo.

No obstante ésto, el fallo quedó confirmado con dos votos a favor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario