Policiales

Cae el proveedor de armas de la banda de usurpadores de viviendas del Manco García

La Policía de Investigaciones (PDI) apresó a Pablo M., de 36 años, quien fue sindicado como una pieza clave de un a organización que despojaba de sus viviendas a los vecinos para poner puntos de venta de droga.

Viernes 25 de Enero de 2019

La usurpación de viviendas, en su gran mayoría para ser utilizadas como puntos de venta de droga es una de las nuevas modalidades del delito que asola a los barrios rosarinos. Son intrusiones violentas, que se llevan a cabo a sangre y fuego y que no solo aterrorizan a los dueños de las propiedades sino también a vecinos, que temen hasta hacer la denuncia.
Las casas apuntadas son baleadas por pistoleros en moto que actúan amparados por las sombras y con los rostros cubiertos por cascos. Tras el ataque, que se hace sin miramientos, con el peligro de herir a los moradores, llega el mensaje mafioso: o se van y abandonan la vivienda van a terminar muertos. La amenaza nunca es una bravuconada sino pura realidad.
Comisario Rey

Desde el Ministerio de Seguridad y la Fiscalía se llevaron adelante acciones conjuntas, planificadas con esmero, que permitieron desbaratar a varias de estas organizaciones criminales. Entre ellas, la que lideraba Héctor "Manco" García, un delincuente violento que cayó a mediados de mes y enfrenta cargos por amenazas, desalojo violento y ordenar homicidios.
Fue apresado por la Policía de Investigaciones (PDI) en una casa de Las Flores al 3600 que usaba como "aguantadero". Estaba con su esposa y otros cuatro cómplices, uno de ellos de nacionalidad colombiana. Todos quedaron presos. Quedó claro que sus acciones no hubieran sido posibles sin su calculada frialdad y el acceso irrestricto a un armamento pesado.
armas02.jpg

Hoy, después de una minuciosa investigación, fue detenido Pablo M., de 36 años, quien fue sindicado como el proveedor de las armas que usaban la banda del Manco García. Al ser apresado en Santiago al 4500 tenía en su poder tres armas de grueso calibre -dos revólveres 32 y 38 y una pistola 380, todas cargadas- y 225 municiones de distinto calibre.
También se incautaron 25 relojes, dinero en efectivo y dos inhibidores de señal de los que se usan para desactivar las cerraduras de los automóviles. En la requisa de dio con una mochila con una barreta de grandes dimensiones, una llave inglesa, dos destornilladores y un alicate cortafierro. Se presume que la herramienta era usada para robar autos y viviendas.
armas02.jpeg

Pablo M., quien quedó detenidos a disposición de la Justicia, enfrentará la acusación la semana próxima. Según fuentes vinculadas con la investigación, desarrollaba un amplio espectro de actividades delictivas: preveía armamento ilegal a bandas de usurpadores, robaba y reducía autos y mantenía vínculos estrechos con organizaciones criminales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});