POLICIALES

Balacera en el cementerio: "Era una locura de tiros y gritos"

Diez personas estaban en La Piedad en el entierro de Iván Leguizamón, asesinado el viernes pasado, cuando dispararon desde un auto contra quienes aguardaban en la entrada. Un joven estaba herido gravísimo. El relato de su pareja y de otros testigos de un episodio aterrador

Martes 15 de Septiembre de 2020

Lo impensado: un funeral en el cementerio La Piedad terminó con un hombre herido e internado con pronóstico grave en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez. Fue ayer al mediodía cuando los familiares de Iván Leguizamón, asesinado la noche del viernes en Colombres al 1700, estaban en la puerta del cementerio de Provincia Unidas y 27 de Febrero y de pronto pasó un auto cuyos ocupantes dispararon “unas veinte veces” contra la gente que aguardaba el fin de la ceremonia. El herido es Leandro R., un albañil de 26 años. “Todos corrimos para la puerta del cementerio pero él fue para otro lado y lo alcanzaron los tiros”, contó ayer Brenda, su pareja.

Cerca de las 13 del lunes unas 70 personas, entre amigos y familiares de Leguizamón, llegaron al cementerio para acompañar a los padres del joven asesinado. Como sólo podían entrar diez personas a acompañar al féretro, afuera quedaron unos 60 allegados entre amigos y familiares indirectos. En un momento apareció por Provincias Unidas un auto, tal vez un Fiat Punto dijeron algunos testigos, y desde allí partió una ráfaga de balas endemoniadas.

En la escena se levantaron diez vainas servidas 9 milímetros. Además fueron alcanzados por las balas dos vehículos estacionados en el lugar, uno de ellos un Renault Kangoo del padre de Leguizamón. El fiscal Ademar Bianchini ordenó la toma de testimonios y relevar cámaras.

Locura

Era una locura de tiros y gritos. Había muchos chicos y todos corríamos para el lado de las puertas del cementerio, no queríamos dejar a los chicos en la calle. Cuando los del cementerio vieron lo que pasaba cerraron la puerta para que no entráramos y nos agolpamos ahí. Les pedimos que abrieran, pero no querían. Entonces empezamos a empujar la reja hasta que un muchacho, para que no la arrancáramos, abrió la puerta y pudimos escondernos ahí”, contó Marta, para agregar, todavía conmocionada: “No respetan nada, ni a los muertos ni al dolor”.

>>Leer más: Feroz balacera a la salida de un entierro en La Piedad: un joven herido gravísimo

El lunes a la tarde Brenda, la pareja de Leandro, estaba en la puerta del Heca aguardando el informe médico. “Cuando escuchamos los tiros corrimos al cementerio. Pero Leandro corrió para el otro lado, hacia la calle, se quería meter adentro de su auto. Cuando salí del cementerio ya lo vi tirado y respiraba mal”, recordó.

Esa reacción en su desesperada huida fue crucial para Leandro: según le dijeron los médicos a Brenda, una bala le ingresó por la sien izquierda y le atravesó la cabeza con orificio de salida por el parietal derecho. “Me dijeron que le afectó el cerebro y que me tengo que preparar para cualquier cosa”, contó la mujer de no más de 25 años.

Primos

Leandro R. es un albañil sin ningún antecedente delictivo. Es primo directo de Iván Leguizamón, el joven asesinado el viernes último alrededor de las 21 en el cruce de Colombres y calle 1709, en la zona oeste de la ciudad y a pocas cuadras del cementerio donde lo enterraron.

Iván, de 24 años, estaba junto a dos amigos cuando dos muchachos, también a pie, se les adelantaron con aires de normalidad y cuando los tuvieron a sus espaldas giraron y les descargaron plomo con una pistola calibre 9 milímetros. Todo a escasos 70 metros de un puesto de venta de drogas que pertenecería al detenido Ariel Maximiliano “Chanchón” Cantero, un hijo de Ariel Máximo “Viejo” Cantero condenado hace poco a 14 años de prisión por el crimen de un policía en el marco de una disputa por la venta de droga en esa zona.

Leguizamón recibió múltiples heridas en el tórax y cayó muerto en el lugar; Agustín G., de 23 años, resultó herido en el costado izquierdo del pecho, y un balazo le perforó la pierna derecha a Carlos S., de 21.

>>Leer más: Emboscan a tres amigos en la zona oeste, les disparan y matan a uno

Consultados sobre lo sucedido durante el entierro, los familiares de Iván prefirieron no hacer declaraciones. Horas antes su padre había asegurado a medios televisivos no saber nada de lo que había pasado ya que se encontraba adentro del cementerio cuando se desató la balacera.

Saturación

Lo ocurrido al mediodía frente al cementerio La Piedad originó una saturación policial en el barrio Godoy y otras zonas aledañas del oeste rosarino que vienen siendo epicentro de hechos violentos. De hecho, horas después del crimen de Leguizamón y a unos metros de donde ocurrió, un joven de 18 años fue baleado el sábado a la tarde y murió el domingo en el Heca.

>>Leer más: Estaba con su novia y lo asesinaron "por error"

En ese contexto algunos vecinos coincidían en que en Estudiante Aguilar “al fondo” había sido hallado abandonado un Fiat Punto que algunos sindicaban como el auto desde el cual dispararon contra los asistentes al funeral. Y durante la tarde, fueron detenidos dos hombres a bordo de un Volkswagen Bora por evadir un control vehicular en 27 de Febrero y Colombia. Ayer no se había establecido si tenían que ver con el suceso, pero en principio quedaron detenidos por la portación de una escopeta calibre 16.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS