Policiales

Apresaron a otro policía por integrar una banda narco

Es el tercer agente de la santafesina que cae por ser parte de una banda que llevaba drogas desde Rosario al norte provincial. Ya son 11 los detenidos

Sábado 13 de Abril de 2019

Otro policía de la santafesina que presta servicios en Rosario fue detenido por orden del juez federal de Reconquista Aldo Alurralde. El efectivo, que trabajaba en la Brigada de Orden Urbano (BOU) de la Unidad Regional II, está acusado de integrar una banda que transportaba cocaína desde Rosario hacia el norte provincial. Ayer fue indagado y quedó tras las rejas al igual que otras diez personas. Es que el 26 de marzo pasado dos policías, oriundos de Reconquista pero que prestaban servicios en Rosario, ya habían sido apresados en un control (montado como de rutina) en la intersección de las rutas nacional 11 y provincial 98, en jurisdicción de la localidad de Vera, cuando transportaban alrededor de dos kilos de cocaína. Esas detenciones motivaron al juez Alurralde a ordenar una serie de allanamientos en Rosario, Reconquista y la pequeña población de Avellaneda que motivaron la detención de ocho civiles.

En pleno trabajo

Brian Hernán Cerrutti tiene 29 años, es oriundo del norte de la provincia, tiene residencia en Funes y se desempeñaba como efectivo de la Brigada de Orden Urbano (BOU) en Rosario. El jueves a la noche, cuando realizaba rondines de seguridad en barrio Martin, fue detenido por efectivos de la Dirección de Narcocriminalidad de la Policía de Investigaciones (PDI) en 3 de Febrero al 100. Al detenido, quien estaba uniformado, le incautaron su arma reglamentaria, su credencial, su celular y un Ford Fiesta Titanium blanco de su propiedad. Ayer a la mañana fue indagado en Reconquista por el juez Alurralde y quedó preso.

Si bien no trascendieron detalles de la investigación, Cerrutti sería quien con el Ford Fiesta Titanium ejercía como punta (auto que circula adelante del vehículo cargado con droga para detectar controles policiales en la rutas) en el camino de Rosario al norte provincial y abrirle paso a los otros dos policías que transportaban la droga.

Los roles

Según se explicó oportunamente, el fiscal Federal Roberto Salum comenzó a investigar a esta banda mixta de venta de drogas ocho meses atrás. La mecánica era de manual: los policías conseguían la droga en Rosario y la transportaban al norte santafesino para alimentar puntos de venta en Reconquista y Avellaneda, lugares que conocían por ser oriundos de esa región. El as en la manga que tenían los policías para esquivar controles de fuerzas de seguridad era argumentar que se dirigían a sus lugares de residencia. Y tenían como salvoconducto la chapa de empleados policiales. De acuerdo a la causa, Brian Hernán Cerrutti hacia punta con su Ford Fiesta y sus compañeros de fuerza Eliel Gerónimo Schiffo, de 23 años, y Ariel Eric Quatrin, de 22, transportaban la droga.

Eliel Schiffo, quien prestaba servicios en el Comando Radioeléctrico rosarino, y Ariel Quatrin, compañero de Brian Cerrutti en la BOU, cayeron detenidos en un operativo realizado entre el Juzgado Federal de Reconquista y la subdirección de Narcocriminalidad Zona Norte del Ministerio de Seguridad. Fue a las 5 de la mañana del 26 de marzo en el cruce de la ruta nacional 11 y la provincial 98. El reten estaba montado en ese lugar porque la banda estaba siendo monitoreada con escuchas telefónicas. Al requisar el vehículo encontraron un ladrillo compacto de cocaína de máxima pureza que pesó 1,78 kilo, otro envoltorio con la misma sustancia de unos 50 gramos y un cigarrillo de marihuana.

La caída en desgracia del dúo de policías disparó una serie de allanamientos ordenados por el juez Alurralde. En Reconquista y Avellaneda hubo cinco procedimientos con seis detenidos. En Rosario dos, uno de ellos en un edificio de Maipú al 700, donde residía el sindicado proveedor de la banda, quien estaría conectado con organizaciones narcos de vieja data en Rosario. En ese operativo se secuestraron un Fiat Palio y el Citroën C3, dos pistolas calibre 22, municiones calibre 9 milímetros y 22, tres balanzas de precisión, una caja fuerte con 13 mil pesos y una computadora. En el departamento fueron apresados Guillermo L., de 42 años; y su pareja, Laura Solange C., de 31 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario