Policiales

Aceptó 10 años de cárcel por una saga de asaltos

Un hombre fue condenado a diez años de cárcel por haber participado de siete robos cometidos en poco más de un mes.

Viernes 22 de Febrero de 2019

Un hombre fue condenado a diez años de cárcel por haber participado de siete robos cometidos en poco más de un mes. Se trata de Raúl Alejandro Roldán quien siempre actuó con cómplices, y aceptó la pena en un procedimiento abreviado acordado entre la fiscalía y la defensa, y homologado ayer por el juez Pablo Pinto.

Roldán estaba imputado por siete asaltos a mano armada perpetrados entre el 29 de enero y el 9 de marzo de 2018 en distintos comercios de Rosario. Según fuentes judiciales, empleaba similares modus operandi para sustraer recaudaciones de cajas así como elementos personales de quienes se encontraran en el lugar. Y generalmente se daba a la fuga en un Renault Scenic conducido por un cómplice.

Este raíd delictivo de Roldán culminó la tarde del pasado 9 de marzo de 2018 cuando fue arrestado en inmediaciones de Gaboto y Juan Manuel de Rosas.

La seguidilla

El primer atraco por el cual Roldán acordó su condena ocurrió la tarde del 29 de enero de 2018 en la estación de servicios ubicada en Buenos Aires y Olegario Víctor Andrade, en la zona sur. A punta de pistola amenazó de muerte a un empleado para que le entregara la recaudación y huyó con una suma no precisada de efectivo y varios paquetes de cigarrillos a bordo de un Renault Scenic.

El segundo hecho fue el 2 de febrero del año pasado, cerca de las 19.30, cuando irrumpió en una sucursal de la heladería Tento, en Ovidio Lagos y Biedma. Haciendo ademanes de portar un arma de fuego, según los voceros consultados, amenazó de muerte a la encargada del comercio para que le entregara la recaudación. Así, Roldán huyó en el mismo Renault Scenic con unos 4 mil pesos que había en la caja registradora.

A las 11.30 del lunes 5 de febrero, Roldán ingresó a la Distribuidora Pilar de Martínez de Estrada al 7900. Allí también logró hacerse de unos 20 mil pesos que se llevó en una bolsa de nailon negra a bordo del Renault Scenic.

Casi un mes después ocurrió el cuarto asalto que admitió Roldán. Fue una noche que ingresó armado a una pizzería de Ovidio Lagos al 800, donde amenazó a dos empleadas que al verlo salieron se esconderse en un baño. Entonces obligó a un cliente que esperaba un pedido con un bebé en brazos a que se arrodillara para luego exigirle dinero.

Roldán le sustrajo a ese hombre un reloj marca Tag Fórmula Uno y unos 300 pesos. También le robó efectos personales a las empleadas y se apoderó de 1.080 pesos que había en la caja junto con una billetera celeste con 1.500 pesos en efectivo. También huyó en la Renault Scenic.

Finalmente, la tarde del 9 de marzo de 2018 Roldán cometió los últimos tres robos que le achacaron antes de caer preso. Entre las 17 y las 17.20, robó un quiosco de La Paz al 2900 donde sustrajo elementos personales de los clientes y se apoderó de mil pesos para darse a la fuga en el auto de siempre. Cerca de las 17.50, ingresó en una panadería de Ituzaingó al 3900 exhibiendo una réplica de arma de fuego al grito de "esto es un robo". Se llevó unos 1.200 pesos entre billtes y monedas de la caja, así como un billete de 50 pesos que tenía una clienta en sus manos.

Minutos después, pasadas las 18.10, llegó en su Renault a una heladería de Alem al 1800 con intenciones de perpetrar un atraco que no pudo concretar. Cinco minutos después fue apresado en Gaboto entre 1º de Mayo y Juan Manuel de Rosas, cuando fue divisado en su vehículo e intentó descartar un par de réplicas de armas de fuego con las que finalmente fue arrestado. En el auto también fue hallada una bolsa de nailon blanca con 1.049,50 pesos en billetes y monedas oculta bajo el asiento del acompañante.

El acuerdo

Por esa saga de atracos, cometidos siempre en compañía de otros cómplices que en algunos casos fueron identificados y en otros no, Roldán terminó imputado como coautor de "robo calificado por el uso de arma de fuego, robo simple, robo calificado por el uso de arma de fuego en concurso real con robo agravado por cometerse en poblado y en banda, en carácter de partícipe primario, y robo calificado por el uso de arma de fuego de utilería en concurso real con robo agravado por cometerse en poblado y en banda y agravado por la participación de un menor".

En ese contexto la fiscal de Investigación y Juicio Juliana González acordó con los defensores Ezequiel Torres y Nicolás Rodriguez una pena de diez años de prisión efectiva. El procedimiento abreviado fue homologado por el juez de primera instancia Pablo Pinto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});