PANDEMIA

"Ya no me banco más la despedida telefónica antes de intubar al paciente", el dramático testimonio de una médica

"Estamos agotados, tristes, nos duele cada paciente, ponemos todo y más para salir adelante", sostuvo la médica en su carta en la que deja ver el dolor y el crudo momento que le toca atravesar con el covid-19.

Jueves 27 de Mayo de 2021

Noelia Fernández es médica en el Hospital Oscar Arraiz, en Villa La Angostura, y convive día a día con el covid-19. Días atrás, la profesional escribió un texto en las redes donde expuso todo su dolor ante la segunda ola de coronavirus y el difícil trabajo que viven los profesionales de salud. “Ya no me banco más la despedida telefónica antes de intubar al paciente", argumentó con mucho dolor.

“En villa la Angostura somos un hospital catalogado como rural. Hoy estamos atendiendo tres pacientes o.… mejor dicho, vecinos de nuestra localidad en asistencia respiratoria. Trabajamos sin descanso, sin horarios, atajando emergencias, damos de alta un paciente y entran 3 nuevos. Intubamos, estabilizados, y sale en ambulancia una derivación a alguna terapia cercana y a los minutos entra otro paciente igual y seguimos corriendo”, afirmó Fernández.

En ese marco, la profesional relató el dolor que atraviesa cada vez que tiene que atravesar por una situación traumática, como lo es intubar a un paciente. “Ya no me banco más la despedida telefónica antes de intubar al paciente, escuchar las últimas palabras del paciente con sus familiares pensando si serán las ultimas. Cada día son más jóvenes los pacientes, y empezaron a aparecer los niños… hoy hay una crisis sanitaria que parece poco importarles a nuestros gobernantes. No nos respetaron ni cuidaron al personal de salud, tampoco lo hacen con la gente”.

Embed

“Estamos agotados, tristes, nos duele cada paciente, ponemos todo y más para salir adelante… No soy terapista, hoy estamos tratando pacientes de alta complejidad… ¿qué tiene que pasar para darse cuenta el vecino que no usa barbijo ni respeta el distanciamiento, se junta a los asados? No quisiera verlo en alguna cama del hospital”, indicó la joven hastiada y con una mezcla de indignación y bronca por una en la que muchas veces se superada.

“Estas fotos son reales. Son de una habitación de sala de aislamiento respiratorio. Así trabajamos hoy en nuestro hospital de baja complejidad, con pacientes en asistencia respiratoria, realizando cambio de decúbito, en pronación #saladeasilamientorespirtorio en LUCHA#”, cerró la mujer.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario