Pandemia

Manes alertó sobre el daño mental que está produciendo la cuarentena

El neurocientífico advirtió que el aislamiento no puede ser eterno y contó las graves consecuencias que produce la pandemia y la exacerbación del miedo

Martes 11 de Agosto de 2020

Facundo Manes sentenció que "la cuarentena no puede ser eterna" y advirtió que el saldo más negativo que está dejando el coronavirus es "la pandemia de enfermedad mental“, y sustentó su definición al informar que seis de cada diez jóvenes argentinos tienen síntomas de depresión.

El neurocientífico argentino aludió así al segmento de los jóvenes, quienes son los que más están sufriendo la cuarentena, y en ese sentido dijo que un relevamiento realizado concluyó en que el 60 por ciento mostró problemas de depresión y ansiedad.

Una investigación de la Fundación INECO analizó los efectos de la pandemia y la cuarentena en la salud mental de la sociedad y mostró cifras alarmantes. A lo que Manes definió: “La salud no se puede separar en salud física y mental, la salud es integral y hoy los argentinos estamos exhaustos”.

“El trabajo que hicimos a los 6 días de iniciado el aislamiento y otro a los 72 días, mostró cifras alarmantes: 6 de cada 10 argentinos tienen síntomas de depresión. Esto cuadruplica o quintuplica los valores prepandemia”, señaló Manes en declaraciones radiales.

“Según nuestro trabajo en Ineco, 8 de cada 10 jóvenes del país tienen síntomas de depresión leve, moderada y severa; y más de 6 de cada 10 tienen síntomas leves, moderados o severos de ansiedad”, amplió.

Manes hizo foco en el segmento juvenil en función del relevamiento: “Los jóvenes están siendo muy afectados y lo que tenemos que evitar es que esto se haga crónico. La salud es una sola, y si no se pone como prioridad, la Argentina va a tener que ser reconstruida. Si tenemos un pueblo quemado, una sociedad exhausta, por más que arreglemos la deuda o traigamos inversiones, si tenemos un pueblo deprimido, desmotivado y ansioso, estamos frente a un problema no solo humanitario, sino social y económico”, enfatizó.

El especialista también hizo referencia al cuadro de situación que se generó a través de las medidas gubernamentales y de las formas de comunicación que utilizan: “La comunicación de las autoridades puede agravar también cómo nos sentimos. Según datos de la última epidemia del sudeste asiático en el 2002, cuando la sociedad que está empobreciéndose o con miedo a perder el trabajo ve que los políticos o las autoridades tienen un discurso que no es claro, que sienten que hay oportunismo y cierto cinismo para la próxima elección y no para el bien común, cuando la sociedad percibe esto, eso impacta muy negativamente en nuestra salud mental”, explicó.

Frente a esta pandemia de ansiedad, de depresión y tensiones, Manes planteó algunos aspectos que habría que hacer para atenuar el impacto de estos meses tan complicados. “Lo primero que hay que hacer es tener más cuidado. Tenemos que hacer una campaña de psicoeducación y explicarle a la sociedad que a veces sentirse mal es normal”, enfatizó.

“Hay que darle herramientas a la sociedad para regular emocionalmente su conducta. Estoy muy preocupado porque además del virus se está propagando el miedo”, admitió Manes, y reclamó ser “más cuidadosos”. “Hay que empoderar a la gente mediante el uso de mascarilla, higiene de manos y bajar el miedo. Menos miedo y más cuidado”.

Según el neurocientífico, “el miedo que hoy existe en forma generalizada –el miedo a contraer el virus, el miedo por la salud de nuestra familia, el miedo por la economía, por la situación social– es un estado emocional negativo que se genera por una amenaza próxima”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario