paginasolidaria

Jóvenes rosarinos trabajan para mejorar las instalaciones de la Fundación Chicos

Son del grupo “Una vuelta de tuerca más” y reparan una terraza, actualmente en desuso, para que la entidad cuente con otro local donde ofrecer talleres de oficios para chicos de la calle.

Miércoles 26 de Junio de 2013

El grupo “Una vuelta de tuerca más” formado por jóvenes profesionales y también adultos decidieron hacer algo solidario. Investigaron y notaron que la Asociación Chicos, que dicta talleres para niños de la calle, necesitaba ayuda en forma inminente. Y se lanzaron a juntar donaciones para arreglar la terraza, actualmente en desuso, para que allí se pueda empezar un taller de jardinería o un lugar de lectura al aire libre. Ya se lanzaron a la aventura de juntar 85 mil pesos, que es lo que demanda comprar los materiales para realizar la reforma.

Pero, junto con esto se arremangaron y se pusieron a trabajar. El sábado pasado, a las 8 de la mañana, se presentaron en la sede de la asociación, ubicada en Mendoza 1247, para empezar a limpiar el lugar y prepararlo para las reformas. “Estamos pidiendo plata a las empresas de construcción y también a personas particulares que quieran colaborar, en forma concreta, con los chicos de la calle”, explicó Gonzalo Favarel, uno de los integrantes de Una vuelta de tuerca más. Además organizan eventos para juntar fondos y en breve lanzarán una rifa a Bariloche con estadía incluida.

La Asociación CHICOS nació en 1992 con el objetivo de trabajar por los niños de la calle. En el local de Mendoza al 1200 cuentan con un centro de día con capacidad para 25 personas donde reciben a los chicos de entre 12 y 18 años, que por diversas circunstancias viven o trabajan en las calles de Rosario. Los chicos llegan temprano, desayunan, tienen un espacio recreativo y luego empiezan con los distintos talleres y allí pasan el díacompleto, además de recibir el almuerzo, y la merienda.

Los talleres tienen la función de contener y a la vez de dar capacitación laboral y también allí los chicos descubren sus propias capacidades y talentos, además de incorporar pautas de convivencia Los talleres son espacios móviles que se van reestructurando de acuerdo a las necesidades de los niños y adolescentes. Hay talleres de historias, palabras, dibujos y títeres entre otros. También hay clases de artesanías, carpintería y serigrafía. “Nuestro deseo es brindarles a los chicos la esperanza y la certeza de que sí se puede, con amigos, trabajo y compromiso” manifestaron los integrantes del grupo entusiasmado con la tarea que están llevando adelante en este centro comunitario. “Queremos que sepan que no están solos y que siempre hay otra vuelta de tuerca más”, remataron

Más información. www.chicosrosario.org.ar Y para colaborar: unavueltadetuercamas@gmail.com También se puede visitar la página en Facebook

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario