Ovación

Vecchio tuvo buenos síntomas pero sigue aislado

El capitán de Central despejó fantasmas sobre el rendimiento físico al regar el Gigante con sudor y calidad técnica, pero el Kily sigue sin encontrarle un socio

Martes 30 de Marzo de 2021

Lo cuestionaron. Lo crucificaron. Sobre todo en las redes sociales. Esas mismas donde cualquier ser descarga la ira o expresa lo que siente sin medir los posibles daños colaterales. Emiliano Vecchio demostró ante Central Córdoba estar de nuevo un peldaño por encima de sus compañeros. No solo movió los hilos del equipo a la hora de generar peligro. Expuso sobre el Gigante parte del amplio repertorio y riqueza técnica que tiene en su ADN futbolero. Lleva el potrero en la sangre. El barrio en las venas. Si ese mix es interesante ni hablar de lo que metió. Otra vez regó el campo de juego con gotas de sudor. Ese sacrificio fue valorado y resaltado como una cuestión de estado en los hinchas tras el amargo empate ante Central Córdoba. Pero puertas hacia adentro todas las voces consultadas afirmaron que nunca corrió de menos en los partidos anteriores. Sin embargo, hay otro punto que lo sigue teniendo en el ojo de la tormenta. Y es que el Kily González sigue sin poder encontrarle un socio. Si lo hiciera, Central se potenciaría y dejaría de ser tan irregular del medio hacia arriba.

  Regresó el capitán. O al menos dio una versión full. Esa misma que venía acostumbrando a ofrecer en cada presentación. Vecchio fue Vecchio contra los santiagueños. Se mostró hiperactivo. Central necesitaba del 10 para tener la pelota y ser claro cuando había que encarar hacia la línea enemiga.

  El volante ofensivo venía siendo cascoteado en las diversas redes sociales por los hinchas. Ponían en tela de juicio y sin argumentos a mano el supuesto mal estado físico. Quizá porque en cancha de Colón y ante Arsenal se movió al mismo nivel que sus compañeros. Eso lo condicionó y ubicó en el banco de los acusados. Luego fue sentenciado sin previa defensa.

  Sin embargo, a la hora de jugar ante Central Córdoba, dejó a todos los “fundamentalistas” en offside. Incluso hasta ese gran puñado de fieles que presenciaron el partido el pasado sábado con el ferroviario desde la platea alta que da espaldas a calle Cordiviola.

  Cómo habrán gritado en ciertos pasajes que en más de una ocasión hasta el Kily González se dio vuelta como sin entender de qué se trataba esa escena. Menos qué hacía tanta gente en ese espacio.

  Pero lo importante y loable para el elenco auriazul es que Vecchio volvió a ser la figura de Central. Al incansable ritmo y con la eficaz cuota de calidad se encargó de despejar todos los fantasmas sobre el supuesto flojo rendimiento físico.

  El 10 fue una tromba dentro del Gigante. Aunque se fue de Arroyito masticando impotencia por el arrebato del triunfo que tenían en el bolsillo. Es que Central Córdoba capitalizó un yerro auriazul y se volvió a Santiago del Estero en micro con un feliz empate 2 a 2.

  La realidad marca además que el capitán fue uno de los primeros en poner énfasis en que no podían haberse ido de la cancha así una vez que tuvieron intimidad.

  “Llegó al vestuario y dijo lo que sentía. Habló bien, pero estaba recaliente. Tiene razón, nosotros mismos nos empatamos”, le afirmó ayer una alta fuente auriazul a Ovación al ser consultado sobre si Emiliano había tenido alguna particular actitud cuando vio al resto de la tropa ni bien terminó el encuentro en el Gigante de Arroyito.

  Vecchio ayer entrenó con el pelotón en el country. No acusó molestias, pese a que en cierto pasaje del partido pareció no estar bien del tobillo. Sin embargo, se movió sin problemas y solo piensa en el partido que viene: San Lorenzo.

  Para la cita del próximo viernes en el Nuevo Gasómetro, el 10 debería tener un poco más de compañía. Alguien en quien descargar una acción o que pueda aguantar la pelota cuando él no esté en contacto. Eso le posibilitaría también moverse con otra particularidad y la mente más relajada. Porque como están planteados los sistemas, siempre queda preso de la soledad absoluta.

  En ese sentido, el entrenador Cristian González se ocupó más de nutrir la última línea en las últimas actuaciones que brindarle un ladero al jugador más técnico que tiene en el plantel profesional.

  También es cierto que el Kily sigue sin poder encontrarle un socio. A esta altura del certamen cuesta comprender esa falencia táctica. Porque el ciclo del exjugador de la selección nacional e Inter arrancó en junio del año pasado.

  Habrá que ver qué le deparará el destino al experimentado enganche cuando sea turno de salir nuevamente a la cancha. Esta vez para medir potencia ante San Lorenzo, en el Nuevo Gasómetro.

  Mientras tanto, Vecchio se las sigue ingeniando y rebuscando para destacarse o darle ese plus de calidad a Central. Como pasó ante Central Córdoba y en todo el pasado torneo. Pero Cristian González también deberá saber rodearlo. Hasta ahora no lo hizo. Porque el 10 continúa aislado a la hora de mirar hacia los costados cuando tiene la bocha debajo de la suela. Busca en vano un socio. un cómplice que hable el mismo idioma, o al menos lo interprete.

A preparar rápido el equipo

Central visitará el viernes a San Lorenzo. Tendrá solo tres prácticas para llegar lo más derecho posible a esa contienda, que será clave para las futuras aspiraciones del canalla de clasificar a la Fase Final. Cristian González trabajará con intensidad desde hoy, ya que luego quedarán dos sesiones más para pulir detalles. Nada hace presagiar que el Kily prescindirá de los cinco defensores. La poblada línea llegó para quedarse. Sin embargo, el DT deberá suplir al suspendido Rafael Sangiovani. Aunque todo marca que lo hará con el uruguayo Martín Rabuñal. Y otro tema a seguir muy de cerca radica en la mialgia de isquiotibiales de muslo izquierdo que sufrió el lateral derecho Damián Martínez. La lógica marca que debería ser titular de antemano Fernando Torrent porque el canalla necesitará jugadores que estén ciento por ciento, ya que se jugará mucho contra San Lorenzo. El resto del equipo no se tocaría.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario