Ovación

Un verdadero clásico de pintadas arruinadas

Un paredón junto a la vía de barrio Alberdi, entre calle Baigorria al 1100 y 1200, amaneció con los colores de Central y el humo negro de cuatro fuegos lo arruinó. Hidrolavadora mediante, ya lo estuvieron limpiando.

Jueves 24 de Septiembre de 2020

El clásico no se juega en las canchas, pero la rivalidad es constante, en el día a día. Rosario lo vive. Bien, mal o regular, como sea pero como los colores están en el alma, más allá de los 90 minutos de fútbol. El problema es cuando empieza a tallar la violencia. Y lo que sucedió anoche y esta mañana en barrio Alberdi está en el límite. Paredón pintado de azul y amarillo, fuego en cuatro montículos y mural arruinado.

Al costado de la vía que corta calle Baigorria entre el 1100 y el 1200. Algunos hinchas canallas consiguieron sus colores y se dieron un lindo gusto de mostrar el orgullo de pertenecer.

El paredón es de alguien que alquiló y todavía no inauguró un galpón al costado de la vía. Quedaba lindo pintado de auriazul, más allá que a los del rojinegro no les gustara. Claro, no hay indicios que fueran algunos leprosos los que atacaron el colorido sentido de pertenencia de Central en la Zona Norte, pero son “los candidatos” a haberlo hecho. De la misma forma que pudo ser al revés, porque también hay una muy fuerte presencia de hinchas de Newell’s en el barrio y alrededores.

Lo cierto es que en la mañana de hoy el humo negro arruinó la obra.

Igual, pasado el mediodía, a eso de las 13, hidrolavadora mediante, se empezó a lavar la cara del paredón para que siguiera con los colores canallas.

Y… es un clásico. Mientras sea solo por mostrar la pasión, que no se convierta en violencia, vale. Aunque hubiera sido mejor encontrar otro espacio para mostrar el amor por los otros colores en otro sector. Si la realidad marca que se convive el día a día con la pasión futbolera de esta ciudad en la que un vecino es de Newell’s y el otro de Central.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario