Newell's

Un obrero del fútbol que quiebra con los DT de la casa

Omar De Felippe llegó a Newell's con el manual del orden táctico y el sacrificio debajo del brazo. Su designación rompe con la matriz leprosa de sus antecesores, que arrancó con el Tata.

Domingo 11 de Marzo de 2018

Mañana empezará una nueva etapa en Newell's en el cotejo ante los sanjuaninos. Arrancará la era de Omar De Felippe, que tendrá la compleja tarea de poner de pie a un equipo que viene de capa caída y que necesita reaccionar urgente, tanto en el juego como en los resultados. Y hay que decir que más allá de cómo termine la película en su paso por el Parque del DT que combatió con hidalguía en la guerra de Malvinas, la realidad es que a priori se trata de un entrenador que tiene el perfil indicado para el momento de turbulencia deportiva que atraviesa la entidad leprosa. Porque De Felippe es un laburante del fútbol, de perfil bajo, que busca arreglarse con los recursos que tiene a mano y que se traza objetivos cortos que intenta cumplir de manera gradual. Pero además un dato destacado es que Omar viene a cortar una continuidad de 11 entrenadores de raíz rojinegra que se sucedieron desde aquella gestión exitosa de Gerardo Martino al frente de la primera división. Tal vez sea el momento de que una visión "externa" aporte soluciones para encarrilar el presente del club rojinegro.

De Felippe (55 años) es un DT que a lo largo de su carrera cumplió generalmente con los objetivos para los que fue contratado. Por ello logró ascender a la primera división a Olimpo, Quilmes e Independiente. Y en su paso por Emelec de Ecuador fue campeón. El último equipo que dirigió en el fútbol argentino fue Vélez, donde alternó buenas y malas. Se trata de un entrenador que para nada puede ser catalogado como mediático, que trabaja con perfil bajo y que busca armar a sus equipos de atrás hacia adelante. Lo suyo pasa por el trabajo de campo y es más noticia por el orden que les imprime a sus dirigidos y por los objetivos que consigue que por tal o cual declaración que pueda realizar. Esta cualidad es un hecho a valorar en un ambiente futbolístico muchas veces dominado por el protagonismo exacerbado de algunos DT que se consideran más importantes que los clubes que conducen momentáneamente.

Ante el flojo andar que traía el equipo del Chocho Llop, que nunca logró consolidarse en la regularidad del juego ni en la cosecha sostenida de puntos, la dirigencia leprosa eligió un sucesor acorde al presente complejo en lo deportivo y económico del club del Parque. Porque De Felippe es un DT "clásico", de ideas simples en cuanto a los planteos estratégicos y que pone al potencial de los recursos con los que cuenta por encima de lo que puede ser su ideario futbolístico abstracto.

Y la comisión directiva leprosa entendió que el momento exigía austeridad y rigor táctico, por sobre propuestas más osadas o grandilocuentes como podía ser por ejemplo probar con Gustavo Quinteros, ex DT de la selección de Ecuador. Por este motivo, De Felippe fue el elegido para capear el temporal. Y mañana por la noche tendrá el primer examen trascendente en el debut en el Coloso ante San Martín de San Juan.

"Debemos tener paciencia porque generalmente los cambios no son mágicos, las cosas no pasan de hoy para mañana. El cuerpo técnico debe contar con la tranquilidad necesaria para ir incorporando cuestiones que ojalá los jugadores las incorporen rápido para cambiar lo que viene sucediendo", expresó el DT el viernes en la rueda de prensa previa al cotejo ante el equipo cuyano.

Otra decisión crucial que tomó la dirigencia y que no es un dato menor es que con la llegada de De Felippe a la primera división de Newell's cortó con una continuidad de más de cinco años con once entrenadores de "la casa". Porque tras el ciclo de Diego Cagna llegó Gerardo Martino, que logró el título de 2013 y luego del Tata hubo todos DT de pura cepa leprosa (ver infografía).

Así Newell's probó con casi todos los DT de raíz rojinegra que tuvo a mano y este momento delicado tal vez requiera de una mirada por fuera del riñón del club, para transmitir tranquilidad y revertir un magro presente futbolístico, que si bien no es acuciante sí exige dar un volantazo antes de que la situación destile desesperación.

Con De Felippe en el banco Newell's tendrá una nueva foto de perfil en su identidad. El DT deberá ir ganando consenso con los hinchas a medida que pasen los partidos y a la vez la gente tendrá que tenerle paciencia porque los problemas del equipo no se resuelven de la noche a la mañana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario