Ovación

Tirón para el Oreja

Leonardo Borzani fue el principal relegado en Rosario Central desde que llegó Gustavo Alfaro. Jugó los dos primeros partidos de titular y después casi no fue tenido en cuenta. Más allá de que tuvo una lesión en el medio, lo cierto es que la razón de su ausencia en el equipo titular desde entonces se debió al gusto del entrenador.

Miércoles 14 de Enero de 2009

Leonardo Borzani fue el principal relegado en Rosario Central desde que llegó Gustavo Alfaro. Jugó los dos primeros partidos de titular y después casi no fue tenido en cuenta. Más allá de que tuvo una lesión en el medio, lo cierto es que la razón de su ausencia en el equipo titular desde entonces se debió al gusto del entrenador. El mismo que le comunicó el sábado último que vaya a arreglar su contrato porque si no se quedaría en Rosario. Y eso fue lo que pasó. El jugador sintió que la dirigencia no le dió opción, no firmó un nuevo vínculo y ahora deberá seguir en la ciudad, con perspectivas de quedar colgado hasta el 30 de junio, tras lo cual obtendrá en libertad de acción.

Hacía rato que Borzani había dejado de estar en el sube y baja de la titularidad y prácticamente era un inamovible en el equipo, tanto con su tocayo Leonardo Madelón como con Pablo Sánchez. Pero la suerte volvió a cambiarle como en otras ocasiones y Alfaro lo fue relegando. Terminó el Apertura jugando, pero porque ingresó en el segundo tiempo ante Godoy Cruz en Mendoza. Encima, no sólo Mario Paglialunga le ganó la pulseada en la decisión del técnico sino que, por si alguna duda quedaba, pidió que le trajeran a Matías Escobar, otro volante central.

Y el sábado último la cosa se le puso más complicada a Borzani. Es que el propio Alfaro le comunicó que debía reunirse con la dirigencia para analizar el tema de su contrato, porque si no lo renovaba tenía orden de no contarlo para la pretemporada. Por eso, el lunes por la noche su representante, Juan Berros, se reunió con el secretario Ricardo Milicic y con el asesor legal Manuel Usandizaga, pero no se llegó a ningún acuerdo, al punto que todo parece encaminado para que quede colgado.

El contrato que Borzani firmó a mitad del año pasado, asentado en AFA como del período 2008/09, tenía la particularidad de que no disponía una cláusula de prórroga a favor del club, pese a que para ese entonces aún Central podía hacer uso de ella (recién el 1º de julio cambia la reglamentación y se anulan las prórrogas). Por lo que en junio de este año quedaría libre.

Por eso, el club buscó asegurarse un nuevo contrato, pero como trató de imponerle los mismos montos que el vigente, sin ninguna mejora para el jugador, no se acordó y a Borzani no lo dejaron viajar a la pretemporada.

Según sostuvo el entorno del futbolista, Central se mostró inflexible en ese punto, por lo que la única opción para que Borzani se reintegre sería que firme bajo esa condición. Como no lo hará, el volante central no jugará hasta junio.

Otra salida para las partes sería que aparezca una oferta, que Central hoy aceptaría porque de aquí a junio seguirá pagando el sueldo de un jugador que no usará, que encima luego quedará libre y que su técnico no tiene muy en cuenta. Pero hasta ahora no apareció ninguna y la realidad es que así Borzani no jugará más en Central.

PorGustavo Conti gconti@lacapital.com.ar

Ovación

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario