Central

Sale Zampedri, entra Herrera

El Patón tomó la determinación de hacer una variante en las piezas principales.

Sábado 29 de Septiembre de 2018

El calendario deportivo marca que el partido que deberá sostener Central por la Copa Argentina será dentro de cuatro días. También indica que el plantel canalla tendrá hoy el día libre luego de dos días muy intensos. Sin embargo, Edgardo Bauza ya tiene todo bien definido para enfrentar a Almagro, por los octavos de final del certamen federal. El Patón tomó la determinación de hacer una variante en las piezas principales. Como Fernando Zampedri arrastra una molestia en el tobillo derecho, el entrenador cortó de cuajo cualquier especulación. Decidió con antelación que Germán Herrera reemplace al entrerriano en el trascendental encuentro que se librará en campo de Unión el próximo miércoles, desde las 21.30. El resto de los apellidos auriazules serán los mismos que vienen de empatar ante Gimnasia en La Plata, por la 6ª fecha de la Superliga.

   La política por estas horas viene acaparando la mayor atención de hinchas y socios en el universo de Arroyito. No es para menos debido a que mañana se celebrarán las elecciones para elegir a las autoridades que estarán al frente del club durante los próximo cuatro años. Hay tres listas que pugnan por ser gobierno (ver aparte). No obstante, en el country de Arroyo Seco se vive otro clima. Se respira otro aire.

   El plantel profesional y el cuerpo técnico siguen muy concentrados en sus respectivas labores. Cada cual desempeña su función sin deseos de contaminarse con la vida política. Para ellos, el fútbol y el presente del equipo está por encima de cualquier interés de la dirigencia o grupo opositor.

   Puertas hacia adentro del vestuario tienen en claro que el canalla no está bien. Que carece de juego. Que tiene muchas dudas cuando la pelota cae en los pies de los volantes y delanteros. El entrenador y su grupo de colaboradores están tratando de ajustar las clavijas para no caer de verdad en desgracia. Porque recién tienen ocho partidos oficiales en el lomo. Y desde el punto de vista de los resultados, sacaron más que un aprobado, pese a los dos últimos porrazos.

   Y como el próximo miércoles el canalla se juega gran patriada, ya que deberá vencer a Almagro para poder inscribir su nombre en los cuartos de final, donde Newell's espera sentadito y con los brazos cruzados al ganador de esta llave, el Patón ordenó ayer una práctica de fútbol a todo ritmo en el country de Arroyo Seco.

   Bauza mostró un cambio. Fue en el sector ofensivo. Como Fernando Zampedri sigue acusando una molestia en el tobillo derecho, el experimentado entrenador decidió que el chaqueño Germán Herrera sea el reemplazante, pese a que recién lo oficializará cuando tome contacto con los medios pasado mañana.

   Según constató ayer Ovación, el Patón no está dispuesto a exponer al entrerriano porque además considera que el chaqueño se amalgama a la perfección con Marco Ruben. También ratificó al volante Andrés Lioi (ver aparte), quien ante Gimnasia no tuvo una buena tarde, pero el cuerpo técnico confía en las cualidades naturales del juvenil.

   En consecuencia, el equipo que paró y jugará ante Almagro, en suelo tatengue siempre y cuando no surjan imprevistos, fue con Jeremías Ledesma; Gonzalo Bettini, Matías Caruzzo, Miguel Barbieri y Alfonso Parot; Andrés Lioi, Néstor Ortigoza, Leonardo Gil y Washington Camacho; Germán Herrera y Marco Ruben.

Lioi no se toca

Le tocó cubrir en el bosque platense la vacante que dejó Federico Carrizo en la banda derecha por disposición táctica. Pero Andrés Lioi no tuvo una buena tarde ante Gimnasia. Sin embargo, Edgardo Bauza le ratificará la confianza de cara al encuentro copero contra Almagro. El Patón apostará por el juvenil porque considera, entre otros temas, que puede inyectarle ese salto de calidad que necesita Central a la hora de hilvanar las jugadas en ofensiva.

   Lioi es uno de los pocos jugadores de la casa que puede aportar algo distinto en la actualidad. Y así lo entiende además el entrenador canalla. Por eso no lo tocará cuando sea momento de jugar por la Copa Argentina.

   El rosarino de 21 años deberá retribuir esa confianza ejerciendo su rol como espera el cuerpo técnico. Sobre todo porque viene de una floja performance como el resto de sus compañeros. Incluso desde el seno interno del plantel aseguraron ayer que el pibe está muy bien y con ganas de revertir la imagen que dejó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario