Newell's

Newell's ganó con el gol de un zaguero que definió como 10

El juvenil Joaquín Varela le dio el 2-1 al equipo para vencer a Arsenal en el Coloso Marcelo Bielsa.

Domingo 28 de Enero de 2018

Se jugaba tiempo de descuento. Newell's no podía vulnerar la resistencia de Arsenal y el partido se moría 1 a 1. Antes, ya en el segundo tiempo, la Pantera Leal había puesto en ventaja a la Lepra y enseguida tras el error en el despeje de Bruno Bianchi, la visita había clavado la igualdad con un fierrazo de Alejo Antilef. El empate estaba sentenciado y casi no quedaba más "arena" en el reloj. Allí se consumó la emocionante aparición de Joaquín Varela. El juvenil de 20 años fue a buscar el último centro con toda la ilusión al área visitante. Denis Rodríguez lanzó un centro bajo, la jugada se ensució, un despeje fallido de Lomónaco quedó boyando frente al arco y el Cata, de repente, se puso el traje de héroe. El novel zaguero paró el balón con la suela, a lo crack, y abrió bien grande los ojos para tocar la pelota con la cara interna del pie derecho lejos del alcance de Pablo Santillo. Golazo. Corrida loca hacia la tribuna. Grito sagrado y montaña de compañeros. Se cumplió el sueño del pibe. Enorme triunfo rojinegro con el sello de la casa para arrancar el 2018.

   Varela siempre supo que para cumplir el deseo de jugar en primera debía partir de su Catamarca natal. Si bien su pasión siempre fue patear la pelota, alejarse de los afectos no le fue para nada sencillo. Sufrió el desarraigo desde los 10 años, mientras crecían sus aspiraciones de ser jugador profesional. Hasta que en 2014 llegó a Newell's para sumarse a la cantera de Bella Vista. El Chocho Llop lo hizo debutar en la máxima categoría el pasado diciembre en el clásico en Arroyito, siendo uno de los mejores del equipo en base a personalidad y marca aguerrida. La venta reciente de Nehuén Paz le abrió la puerta a la titularidad y ayer jugó un partidazo. Marcó como un león y frente al arco contrario definió con categoría de jugador experimentado. Tuvo su tarde de ensueño.

   "Muchas veces intenté pegarme la vuelta cuando estaba lejos de mi casa. Mis viejos me ayudaron mucho. Ellos siempre apoyaron mi decisión de jugar al fútbol. Sólo tengo palabras de agradecimiento. Mi padre es profesor de educación física y mi mamá Nora es administradora en una empresa. Son dos laburantes de la vida. Nunca nos sobró nada, pero tampoco nos faltó para comer. Además tengo dos hermanos: Matías, que vive en Córdoba y se dedica a la kinesiología, y José Manuel, que está en Catamarca", le confió Varela a Ovación, a mediados del año pasado, cuando ya pintaba con proyección de primera.

   Ayer, tras el golazo y el festejo loco, una vez consumada la victoria enfrentó los micrófonos y expresó: "Corrí como loco y quería abrazarme con mi familia que está en Catamarca. Esto es para ellos por el enorme sacrificio que hicieron por mí. Es una emoción muy grande. Fue mi primer partido en el Coloso. Le agradezco a Llop que me bancó siempre. Cuando me quedó la pelota le di con fe". Tras esa palabras se sacó varias fotos con celulares con los pibes alcanzapelotas que lo esperaban, seguro que con la misma ilusión que tenía el Cata hace algunos años cuando soñaba con el momento que vivió ayer.

   Ahora le generó un lindo problema a Llop, ya que para el próximo partido ante Estudiantes ya estaría disponible el refuerzo Fabricio Fontanini. ¿Probará en la semana el Chocho con línea de tres para incluir a los zagueros Bianchi, Varela y Fontanini o decidirá para relegar a alguno de ellos al banco de suplentes? Por ahora el Cata viene jugando para no salir del once titular.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario