Ovación

Nacho Scocco y un reencuentro con el gol que invita a soñar

Ignacio Scocco comenzó la cuarta etapa en Newell's y anotó el gol del empate, de penal, ante Unión, que sirvió de puntapié inicial para la vuelta del fútbol

Domingo 27 de Septiembre de 2020

Volvió una mañana y comenzó la cuarta etapa en Newell’s. Y como no podía ser de otra manera dejó impreso su sello goleador. Ignacio Scocco, el bicampeón con la rojinegra en 2004 y 2013, reapareció en su hábitat natural. Tuvo una presentación “informal” en el amistoso de ayer ante Unión en el Coloso, que sirvió como punto de partida para la activación del fútbol argentino, que desde marzo quedó paralizado por la pandemia. Nacho retornó a su casa, su cancha, su camiseta y la red. Y si bien se trató de un mero ensayo de pretemporada, el 1 a 1 final sirvió para que se consume el reencuentro del extraordinario atacante con el club de sus amores. Por ello, fue el protagonista excluyente de una mañana loca, que combinó sol y lluvia en el parque Independencia. El artillero está de vuelta, la casaca número 32 recuperó a su dueño y el pueblo leproso, a pesar de no haber podido asistir al estadio por el distanciamiento lógico que impone el Covid-19, a la distancia pudo volver a celebrar un gol de Nacho. Y claro que el sueño es que sean muchos más y que pronto reditúen puntos.

   Siempre en el marco de los reparos que significa analizar un primer amistoso, encima saliendo de un parate de más de seis meses, a Nacho se lo vio cómodo en el formato de equipo que propone Kudelka. Porque él necesita que la pelota le llegue limpia y por abajo y varias veces pasó eso. Se movió para fabricar espacios y cuando pudo se asoció con su compinche de la pelota como es Maxi Rodríguez. Cada vez que intervino lo hizo con claridad y criterio, varias veces indicándoles a sus compañeros los movimientos necesarios para progresar.

   En el primer tiempo, a Newell’s le costó tomar las riendas del trámite y el equipo quedó demasiado largo, lo que evidentemente generó que Nacho no fuera abastecido en calidad y cantidad. Pero igual retrocedió para triangular y abrió espacios para las diagonales interesantes del Alexis Rodríguez. En esa etapa la más clara de Nacho fue un latigazo alto al primer palo, que neutralizó el arquero Moyano.

   En el complemento, Newell’s asumió más protagonismo y jugó en campo rival. La segunda chance neta de Nacho también fue dentro del área y otra vez Moyano le ahogó el grito. Pero la tercera fue la vencida. Claro penal a Mariano Bíttolo y Nacho no dudó en tomar la pelota, Maxi le dio toda la confianza y el propio Scocco remató seco al palo derecho: gol. No falló. Para Newell’s significó el empate ante Unión, tras la conquista prematura de Cañete en el amanecer del primer tiempo de un ensayo que duró 65 minutos. Newell’s deberá mejorar, pero Nacho ya está en “modo” rojinegro y sus goles ahora son una realidad en el Parque.

“Me sentí cómodo”

“Sumar minutos fue importante. Era el primer partido, sabíamos que íbamos a cometer errores y habrá que corregirlos”, dijo Ignacio Scocco, que en su vuelta al Parque ante Unión confió: “Me sentí cómodo, sin problemas”, en sintonía con el estilo de juego que propone Newell’s.

   Además, Nacho destacó: “Arrancamos un poco dormidos, lentos por momentos, es lógico por el parate y la pretemporada larga. Pero más allá del resultado hay que mirar el funcionamiento y hay que corregir para lo que viene”.

   “Con el pasar de los partidos el funcionamiento va ir mejorando. Me sentí cómodo. Cuando se produjo el penal le pregunté a Maxi y me dijo que lo podía patear”, explicó el goleador, que ayer anotó desde los doce pasos en el 1 a 1 ante Unión.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario