Ovación

Murió Young Wan Sohn, el técnico coreano que revolucionó el voley argentino

El mítico Young Wan Sohn, técnico coreano que encabezó a la histórica Generación del '82, dijo basta después de pelear hasta sus 75 años contra un cáncer de pulmón. El vóleibol argentino lo llora y también le agradece.

Martes 04 de Octubre de 2011

El mítico Young Wan Sohn, técnico coreano que encabezó a la histórica Generación del '82, dijo basta después de pelear hasta sus 75 años contra un cáncer de pulmón. El vóleibol argentino lo llora y también le agradece.

Dicen algunas crónicas de la época que asumió en la Selección el 5 de mayo de 1975 . Y recuerdan los seguidores de este deporte, que desde entonces revolucionó al vóleibol argentino .

Primero renovó planteles. Después instauró entrenamientos técnicos y tácticos que por entonces nadie imaginaba. “Hizo una transformación enorme a nivel de jugadores y de calidad. Propuso cosas que estaban hasta mal vistas, como aprender jugando y perder mucho hasta encontrar los talentos que él quería. Así fue como encontró a esa generación” , le dijo Waldo Kantor a Clarín.

Su arribo al país se dio por un acuerdo entre la Confederación de Argentina, la Secretaría de Deportes y el organismo de rigor en Corea, con el simple objetivo de instaurar y proyectar un deporte que, por entonces, nadie veía posible de triunfar.

A su manera demostró que se podía. Algunos no soportaron sus formas inusuales, pero otros sí. Y fue con esa camada que comenzó a reunirse en 1980 que llegó al primer éxito grande el vóley nacional. En 1982, en el Mundial que se jugó en nuestro país, el coreano Sohn, con apellidos tales como Castellani, Conte, Uriarte, Getzelevich, Kantor y demás, se colgó la medalla de bronce. Y un año más tarde volvió a su tierra natal.

“Trataba de explicarte con las pocas palabras que tenía y lo lograba. Él 15 años antes de venir a Argentina había sido el mejor jugador asiático de todos los torneos que jugó. Entendía muy bien el lenguaje del jugador” , agregó Kantor.

El actual técnico de Buenos Aires Unidos, lo recordó de la siguiente forma:

“Tengo los mejores recuerdos. Fue una bisagra importantísima y para nuestra generación fue un maestro del vóley. Tenemos todas sus enseñanzas a flor de piel. Y aún después de tantos años veo que esa generación repite sus conceptos”.

“Fue un tipo que al vóley argentino lo marcó y le dio un vuelco que quizá hubiera tardado 10 años más. Y lo hizo con dos tipos como Julio Velasco y Enrique Martínez Grandos (ya falleció) que fueron la conjunción perfecta”.

Desde Somosvoley, solo tenemos palabras de agradecimiento. Y a modo de humilde homenaje lo recordamos con una entrevista exclusiva que le otorgó al sitio en el año 2005. En la misma, dejó entrever el actual presente de Argentina. Un visionario, sin dudas. De igual forma que lo hizo hace 30 años.(Fuente: somosvoley.com.ar )

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario