Ovación

Messi: "No quería ser parte de la corrupción"

Lionel Messi, que sufrió un castigo exagerado recibiendo una tarjeta roja en la primera etapa, arremetió con dureza contra la Conmebol y no fue a recibir la medalla de bronce, tras la victoria 2 a 1 ante Chile en San Pablo

Domingo 07 de Julio de 2019

Estalló Lionel Messi. El mejor jugador del mundo, el crack rosarino que es el capitán de la selección argentina se despachó con términos durísimos hacia la Conmebol, tras lo que fue la obtención del tercer puesto en el cotejo de ayer en el que Argentina venció 2-1 a Chile en el Arena Corinthians de San Pablo. Porque más allá del triunfo que sirvió para subir al podio en el máximo certamen continental, Leo estaba en llamas por lo que consideró una injusta expulsión tras un forcejeo cara a cara con Gary Medel, que para el 10 debió ser penado como máximo con una “tarjeta amarilla para los dos jugadores”. Por eso tras el encuentro Messi le hizo un desplante a los organizadores y ni siquiera fue a recibir la medalla de bronce en la premiación. Pero incluso fue por todo en las declaraciones que realizó en la zona mixta. “No fui a la premiación por un cúmulo de cosas. No tenemos que ser parte de esta corrupción, de la falta de respeto que tuvimos en esta Copa. La corrupción, los árbitros y todo eso no permite que la gente participe del fútbol, del show y lo arruine un poco”, tiró la Pulga con munición gruesa hacia los organizadores del fútbol sudamericano. Y todo indica que si hay una sanción efectiva, más allá del reclamo que hará la AFA, la debería cumplir en el inicio de las próximas eliminatorias rumbo a Qatar 2022 (ver aparte).

   “Con Brasil y hoy (ayer ante Chile) hicimos los mejores partidos, no nos dejaron estar en la final. La corrupción y los árbitros no permiten que la gente disfrute del juego. No hay dudas, está armado para Brasil. Ojalá el arbitro y el VAR no influyan en la final y que Perú pueda competir. Tiene un buen equipo, pero lo veo difícil”, despotricó, y enseguida agregó: “En el VAR se podría haber revisado mi expulsión. Me voy tranquilo mas allá de la bronca de no haber podido terminar el partido. Ya pasó. Aunque la final tendría que haber sido otra, nos vamos contentos por cómo terminamos”.

   En cuanto al juego, Argentina venció ayer 2-1 a Chile y se quedó con el tercer puesto de la Copa. El equipo albiceleste se impuso con justicia en un partido muy caliente con los goles de Sergio Agüero y Paulo Dybala en la primera mitad. Pero la gran mancha de la jornada en el Arena Corinthians de San Pablo fue la injusta y excesiva expulsión que recibió Messi tras bancar a pie firme, pero sin agredir jamás, a los reiterados embates del chileno Gary Medel. Ante esta jugada en la que se armó un revuelo de jugadores de ambos equipos, el árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar expulsó a los dos capitanes a los 37 minutos del primer tiempo.

   Fue cuando Messi y Medel disputaron una pelota que terminó perdida por el fondo con reposición a favor del conjunto trasandino, cuando el marcador estaba 2-0 para la albiceleste. El Pitbull había ganado la posición y Messi, ya con la pelota afuera, le dio un leve empujón en la espalda. De inmediato, el defensor giró y se le fue encima al rosarino, que se plantó firme en su lugar para no dejarse atropellar.

   Medel, con vehemencia, cargó tres veces contra el astro, con pecho y hombro, y en la última atinó con tirarle un cabezazo cuando ambos habían quedado con sus frentes pegadas y la mirada fija. Luego el rosarino sujetó con su brazo izquierdo el cuello del defensor chileno, pero sin ejercer fuerza. El árbitro le mostró la tarjeta roja a los dos, en lo que pareció una decisión exagerada para con el futbolista de Barcelona.

   Messi se mostró incrédulo con la determinación, buscó luego explicación con tranquilidad y finalmente se retiró de la cancha con decepción, mientras el público lo ovacionaba y reprobaba la decisión de Díaz de Vivar.

   La de ayer fue la segunda expulsión de Messi en su carrera después de la roja vista justo el día de su debut con el seleccionado argentino en un amistoso con Hungría, el 17 de agosto de 2005 en la ciudad de Budapest.

   Messi, por último, se refirió a la continuidad del entrenador Scaloni y sostuvo que “es una garantía que Lionel (Scaloni) siga hasta diciembre. Es una tranquilidad para todos nosotros”.

   Leo ayer estalló y repartió dardos venenosos hacia la Conmebol. El mejor jugador del mundo marcó la cancha y se cansó de ser “el niño bueno” de la película. Muchos estadios se llenaron para verlo a él y los árbitros no lo protegieron como debieron hacerlo. Esto, más allá del resultado final de los partidos. Por eso sus declaraciones hicieron un “Lío” bárbaro.

Sin inicio de eliminatorias

Tras el polémico cruce con Medel, Messi vio la roja por segunda vez con la camiseta Argentina. Si bien el reglamento de la Copa América genera dudas, el 10 se perdería el arranque de las eliminatorias. Porque si bien la selección tiene por delante al menos cuatro amistosos confirmados en lo que resta del año, Lionel se perderá partidos oficiales organizados por la Conmebol. Aunque el reglamento de la Copa América no aclara en qué competición tendría que cumplir la suspensión, todo indica que el rosarino no podrá estar en el arranque de las eliminatorias para Qatar 2022. Ocurre que en la Copa América 2015, el uruguayo Cavani vio la roja tras su reacción por el cruce con el chileno Jara. Como la Celeste quedó eliminada, Edinson recibió dos fechas de suspensión y las cumplió en el arranque de las eliminatorias a Rusia 2018.

“Hay que aceptar los resultados”

Luego de la acusación de Messi, la Conmebol sacó un comunicado. No se menciona a Argentina ni a Messi. “En el fútbol a veces se gana y a veces se pierde y un pilar fundamental del fair play es aceptar los resultados con lealtad y respeto. Lo mismo va para las decisiones arbitrales, que son humanas y siempre serán perfectibles. Es inaceptable que a raíz de incidentes propios de la competencia, donde participaron 12 selecciones, todas en igualdad de condiciones, se hayan lanzado acusaciones infundadas que faltan a la verdad y ponen en tela de juicio la integridad de la Copa América. Dichas acusaciones representan una falta de respeto a la competencia, a todos los futbolistas participantes y a los cientos de profesionales de la Conmebol, institución que desde 2016 viene trabajando incansablemente por transparentar, profesionalizar y desarrollar el fútbol sudamericano”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario