Newell's

Martino, el ídolo que siempre le tiende la mano a Newell's

El Tata está muy preocupado por la realidad deportiva leprosa. Ayer participó de la reunión de las agrupaciones opositoras y apeló a un mensaje de unión de todos los rojinegros para salir adelante.

Miércoles 17 de Abril de 2019

Gerardo Martino, uno de los máximos ídolos en la historia de Newell's y el único que fue campeón como jugador y entrenador en el club del Parque, ayer tuvo un nuevo gesto de grandeza, que lo ratifica como referente destacadísimo de la entidad leprosa. Porque el actual DT de la selección de México participó ayer en Puerto Norte de una reunión de agrupaciones opositoras, motivado por su preocupación por la realidad futbolística compleja que atraviesa el club que lleva en el corazón. El Tata prioriza que todo el mundo Newell's se encolumne sin mezquindades para salir adelante de la situación apremiante que debe superar en la tabla de promedios de la próxima temporada.

Si hay una palabra autorizada para dar su opinión sobre Newell's y lo que significa levantar la cabeza del pozo de los promedios es justamente Martino. Que llegó al club en 2012 para dar una gran mano como entrenador y revirtió en base a armar un equipazo lo que fue arrancar una temporada desde el último puesto en la tabla del miedo. Incluso fue tan buena la gestión del Tata que el equipo terminó siendo campeón en 2013. Claro que en ese entonces contaba con jugadores notables como Nahuel Guzmán, Gabriel Heinze, Lucas Bernardi, Maximiliano Rodríguez y Nacho Scocco. Pero eso ya es historia. Ahora el Tata está muy preocupado por el presente de "su" club.

Y este gesto notable del Tata de estar pendiente como hincha y hombre de Newell's del complejo momento deportivo que atraviesa la entidad del Parque, pinta de cuerpo entero su vínculo indestructible con la institución. Volvió a dar una mano al borde del campo de juego en 2012 y hoy, en 2019, cuando los promedios vuelven a ser una amenaza real, está muy preocupado con el futuro y busca colaborar pregonando un mensaje de unión, que a su criterio debería imperar en cada rincón del club hasta salir a flote.

Por ello ayer se reunió como invitado por el arco opositor (ver aparte) en Puerto Norte, en el marco del acercamiento que estos grupos están manteniendo con el oficialismo, en especial en lo referido a darle forma a un proyecto de fideicomiso, que oxigene el presente financiero leproso. Y el Tata suscribe a mano alzada esta cruzada de unión en momentos adversos. Su presencia es un mensaje contundente de que Newell's sólo puede salvarse con el aporte de todos: jugadores, cuerpo técnico, dirigentes, referentes históricos e hinchas.

Desde su realidad de actual entrenador de la selección de México y luego de su paso por la selección argentina y el poderoso Barcelona, entre otros clubes que dirigió, el Tata sigue caminando por el llano de sus sentimientos y Newell's está en su lista de afectos más cercanos. De paseo por "su" Rosario fue invitado a una reunión en la que se abordó la realidad rojinegra y con gusto dio el presente, siempre manteniendo el perfil bajo y sin hacer declaraciones estridentes que lo ubiquen en un lugar de protagonismo. Por ello tras el cónclave prefirió no hablar ni ubicarse en el centro de la escena.

Lo concreto es que ayer el Tata dio otra muestra de su ADN rojinegro. Otra vez se acercó para escuchar y tratar de aportar un mensaje de unión entre el pueblo leproso. Es que no puede con su genio y de vacaciones por Rosario cuando Newell's golpea su puerta siempre tiende la mano. Lo hizo como DT rojinegro y ahora dentro de sus posibilidades dispensa toda la sabiduría que ostenta sobre el fútbol.

Martino siempre está cerca del Parque y cuando los hinchas escuchan su nombre los invade el recuerdo del número ocho que lucía en la espalda o la imagen del entrenador que pegado a la línea dirigió a un equipo extraordinario como el de 2013. Es una voz más que autorizada y todas las fuerzas políticas de Newell's deberían escucharlo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});