San Isidro

Lo contrario de todo, el Norte debe esperar

El hipódromo de San Isidro tuvo que dar marcha atrás cuando tenía diagramado para volver a correr a partir del 15 de septiembre

Domingo 06 de Septiembre de 2020

El Norte debe esperar. El alto nivel de casos de Covid-19 que continúa azotando y no cesa en la provincia de Buenos Aires provocó el retroceso y la esperanza que tenían los directivos del hipódromo de San Isidro para retomar la actividad desde la segunda semana de septiembre se fue al piso.

La firme intención de que vuelvan las carreras quedó descartada de plano tras las últimas declaraciones del gobernador Axel Kicillof, borrando de un plumazo la fecha cercana para el reinicio de la actividad en el óvalo del Jockey Club.

Ahora todo quedará supeditado a lo que surja tras la reunión que mantendrán las máximas autoridades de San Isidro con los funcionarios del Instituto de Loterías y Casinos de la Provincia de Buenos Aires, comandado por Omar Galdurralde.

A la luz de los hechos existe una clara diferencia en lo que acontece en la Ciudad Autónoma con respecto a la provincia. Mientras en Caba los bares y restorantes ubican mesas en la vereda y hasta en la calle para continuar con sus negocios, en la provincia sucede todo lo contrario.

El hipódromo de Palermo abrió sus puertas hace ya una semana gracias a la autorización recibida por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires -sin público y bajo estrictos protocolos-.

En tanto, en las pistas bonaerenses eso ha sido imposible, a pesar de las múltiples promesas que han recibido en estos casi seis meses desde que se suspendieron las carreras. San Isidro ya tiene reacondicionado su hipódromo para el reinicio, habiendo instalado diversos dispositivos sanitarios, pero aún así el visto bueno de la gobernación no aparece.

Es más, hace una semana el intendente Gustavo Posse había dado muestras en sus redes que la tan ansiada reapertura sería en breve. Ese festejo fue efímero y la fecha cierta del retorno quedó en espera. Por su parte, Juan Villar Urquiza, Presidente de la comisión de carreras mantiene la ilusión y aguarda buenas noticias del cónclave que mantendrán con los directivos de la Lotería y Casinos. “Esperemos que se nos aclare todo y que antes de fin de mes podamos estar otra vez corriendo”, indicó.

El dirigente agregó que se está trabajando fuerte con el tema captación de apuestas: “Hace semanas venimos junto con la Lotería puliendo todo y nos han ayudado mucho, sobre todo con la aplicación telefónica, donde la idea es desarrollar un sistema que le sirva a todos los hipódromos bonaerenses.

“Estamos muy avanzados, aunque no se si estará terminada para el regreso, porque hay algunos temas técnicos que atender; pero pronto estará disponible”, agregó.

“También se hicieron modificaciones en el sistema Teleturf. Ya tenemos 12 operadoras que se sumaron a los 3 que ya había en un call center externo. Hay 30 líneas rotativas para apostar, y todo se irá emprolijando con el correr de los días, porque hay que ver cómo funciona finalmente”, apuntó.

“Si es como en el hipódromo que en los últimos 3 minutos se juega el 70 por ciento del total, probablemente se vaya a congestionar. Pero si funciona vamos a ir agregando más líneas”, aseveró Villar Urquiza.

La Plata , más difícil

Mientras, en La Plata la situación es aún más profunda, y la crisis golpea muy fuerte sobre la gente que vive de la actividad. Hace unos días se volvió al vareo con normalidad, después de haberse puesto días y horarios, además de ciertas restricciones, propio de gente que no entiende del tema.

Habrá una reunión entre profesionales, peones, propietarios para exigir algún plan de acción que permita tener un horizonte de cómo seguirá la historia en el sur, donde, además, los daños edilicios han sido enormes, agregando un problema más a los muchos ya existentes.

La administración entrante se apoyó en los gremios para sus escasas decisiones. Pero lo concreto es que de los tres hipódromos máximos el que peor la está pasando es La Plata.

Azul, Tandil y Dolores

En tanto, los hipódromo de Azul, Tandil y Dolores van “enganchados” de lo que acontezca en San Isidro y en el escenario sureño como vagones detrás de una locomotora. No hay miras de cuándo podrían el retorno de las actividades, aunque en estos últimos casos al no haber aportes por fondo de reparación el tema es aún más complejo.

Las autoridades del hipódromo de Azul habían confeccionado una carta de llamada prevista para el domingo 20 del corriente, aunque da la sensación de que nuevamente deberán cancelarla ante la falta de autorización por parte de la Lotería.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario