Rusia 2018

La selección ya está instalada en su morada rusa

La selección argentina llegó anoche pasadas las 22 (hora local) a Moscú y enseguida viajó hasta Bronnitsy, localidad en la que vivirá durante su estadía mundialista. Hubo muestras de afecto para el equipo y de manera especial para Lionel Messi

Domingo 10 de Junio de 2018

Las fronteras de la idolatría por Lionel Messi se derribaron hace mucho tiempo. Por eso no sorprendió que ayer un grupo de estudiantes rusos haya esperado horas en las inmediaciones del centro de entrenamiento Bronnitsy para apenas ver pasar a los dos ómnibus que trasladaron a la delegación argentina. Los chicos debieron conformarse con arrancarle una sonrisa a Leo, pero desde lejos. Igual, lo más gracioso y llamativo de esa escena fue escuchar a esos adolescentes entonar el "vamos, vamos, Argentina", en un ruso directamente incomprensible. Sólo una figura de la dimensión planetaria del rosarino puede sembrar ese furor en el momento en que la selección argentina entró al búnker que la cobijará durante la estancia mundialista. Ni la baja temperatura, que realmente calaba los huesos, ahuyentó a esos niños que lo único que deseaban era observar a Messi en carne y hueso y no por la televisión.

   La delegación argentina hizo pie en Rusia pasadas las 22 (hora local) luego de que el chárter especialmente ploteado con la imagen de los Roling Stones (ver aparte) aterrizara en el aeropuerto Zhukovsky de Moscú, una aeroestación que habitualmente el estado de Rusia utiliza para uso mixto civil y militar. Apenas bajaron del avión, jugadores, cuerpo técnico, dirigentes y sparrings tuvieron que dirigirse al sector de migraciones para realizar los trámites pertinentes para ingresar al país (generalmente lo realiza una persona encargada de esos trámites, pero por la seguridad en el país cada uno de los futbolistas debió hacerlo). Que los jugadores argentinos, con Messi a la cabeza del grupo, hayan tenido que pasar por migraciones como cualquier hijo de vecino retratan a la perfección las estrictas medidas de seguridad que rigen en este país. Nadie se salva de los controles, se llame Messi o sea la persona más famosa del mundo.

Jugadores sin euforia

Desde muy temprano, la fisonomía de Bronnitsy empezó a abandonar la habitual calma pueblerina. A medida que se acercaba la hora de la llegada de la selección argentina, según iban reportando los periodistas que estaban apostados en el aeropuerto, la puerta de ingreso al centro de entrenamiento comenzó a taponarse de gente. Mucha prensa internacional que intercambiaba información con los colegas argentinos ya acreditados a la cobertura del Mundial y muchos residentes de la zona que se hicieron una escapadita para ver a Messi.

   Eso sí, a diferencia de otras veces, los jugadores no arribaron cantando y bailando arriba del micro. La mayoría de ellos estaban sentados cuando el ómnibus cruzó la puerta de acceso y sólo algunos atinaron a levantar la mano para saludar. Fue más un cumplido que una retribución afectuosa, totalmente entendible porque el grupo venía de entrenar a la mañana en Barcelona y de estar varias horas en el aire hasta descender en Moscú.

Peripecias de los hinchas

Lo que sí no faltaron son esas historias de vida de algunos personajes que se hicieron famosos por algunos minutos contando la odisea que vivieron a la hora de reunir el dinero para estar en Rusia acompañando a la selección. Un grupo de cordobeses relató que costearon el viaje con mucho esfuerzo, hicieron dedo, durmieron en hostels y hasta dieron la vuelta al mundo para terminar en Moscú. Otro narró cómo atravesó por varios continentes en bicicleta, también pernoctando en cualquier lugar o país, pero siempre con el firme convencimiento de que iba a llegar a destino. Y vaya si lo logró: ayer estuvo dando notas a todos los medios argentinos y contó las peripecias de su vuelo a Rusia.

   La selección argentina ya duerme en la morada que lo tendrá de inquilino durante la disputa del Mundial. Todo un país espera que ojalá sea hasta el 15 de julio, día en que se jugará la final en Moscú.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario