Rusia 2018

La selección argentina busca romper a la rocosa Islandia

Con un Messi inspirado, el equipo de Sampaoli no debiera tener problemas para arrancar con un triunfo en el debut.

Sábado 16 de Junio de 2018

No hay manera de imaginar un partido entre Argentina contra Islandia sin pensar en un triunfo seguro del equipo comandado desde adentro de la cancha por Lionel Messi. Seguramente algún trasnochado, de los que hay a montones en la inmensidad de Moscú, dirá que el fútbol suele ser renuente a entregar este tipo de certezas. Más en los mundiales, un escenario en el que el misterio se estira hasta que empiece a moverse la pelota. Uruguay puede dar fe de eso, ya que le ganó con un gol en el final a Egipto. Mientras que Rusia puede desmentirlo porque resolvió con una facilidad asombrosa el trámite ante Arabia Saudita.

   Igual, a la selección no le sirve ninguno de los dos ejemplos para tomarlos como referencia. Porque hablaría muy mal de Argentina si no encuentra atajos ni caminos aconsejables para sacarse de encima a la rocosa Islandia. Así como el conjunto europeo pertenece a esas selecciones que los únicos espacios que dejan son los que dan lugar a las críticas estéticas por el estilo futbolístico que pregonan. También es verdad que Argentina no acostumbra a destrabar los trámites con la misma naturalidad con que se los complica. El único que está llamado siempre a sacar el cuerpo por todos es Lionel Messi. Chocolate por la noticia. Justamente si Leo está iluminado y activo, el equipo se le enganchará como a una locomotora.

Embed


   Sampaoli diagramó este debut con la paciencia de un artesano. Hace meses que Islandia ocupa cada conversación silenciosa que mantiene con su almohada. Pensó y repensó mil veces la formación. El pensamiento del Zurdo se balanceó entre hacerla más ofensiva, con mejor tejido en la elaboración de la pelota y con Lo Celso como opción de pase para completar la salida limpia desde Caballero, o blindarla por si acaso. Se dejó seducir por esta última alternativa. Con el paso de los entrenamientos le surgieron más dudas. Algunas propias vinculadas al retroceso del ex volante de Central y otras relacionadas con la compostura táctica de los islandeses. Sampa vio que el rival no explora con asiduidad los costados cuando se adelanta en bloque o busca penetrar con centros. Entonces se decidió por Salvio, relegó a Mercado y para cuidar la zona del medio armó la misma dupla histórica del histórico papelón 6-1 ante España. Cualquiera que lea esto piensa que Sampaoli se volvió loco mal, pero esa locura tiene una explicación. Nada de improvisación. Con Mascherano-Biglia busca blindarse más y que los islandeses tengan más piedras en el camino cuando ataquen por el centro.

   No parece que Islandia merezca desplegar un tablero de acción para que Sampaoli exagere con la mano de ajedrecista. Que sea el primer escollo para ir en busca del gran sueño de todos no justifica tomar tantos recaudos. El pequeño Sampaoli ilustrado habría regado de más buenos pies el centro de la cancha, pero también es entendible que no siga entregando más señales de confusión de las que dio hasta ahora y se incline por lo que hoy lo hace sentir más seguro.

   De no mediar nada extraño, Argentina no debiera tener problemas para sacarse de encima la molestia que le puede provocar Islandia. Hay miles de diferencias para argumentar que la selección está varios goles arriba del rival con el que empezará a treparse a ese palo enjabonado que es un Mundial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario