Central

La expulsión de Ortigoza le podría costar el clásico

El nuevo capitán se descontroló, vio la roja y la reincidencia lo condenaría a quedar afuera ante Newell's.

Domingo 27 de Enero de 2019

La expulsión le saldrá muy cara a Néstor Ortigoza. Ni hablar a Central. El capitán vio la roja directa en el complemento por pegarle un pelotazo en la cabeza a Walter Pérez. Ese instante de impotencia tendrá secuelas a corto plazo. Porque el mediocampista es reincidente en menos de 90 días, por lo cual recibiría una sanción no menor a dos fechas. Y eso lo excluye del clásico ante Newell's. Para el Patón Bauza será una baja por demás de sensible. Porque el 10 es su hombre de confianza dentro del escenario y además el volante parece estar hecho a la medida para enfrentar los grandes acontecimientos.

El partido sufrió una inesperada turbulencia sobre el epílogo. En una acción normal el ingresado Walter Pérez guapeó para llevarse la pelota con Bettini, al que enganchó e hizo caer. El jugador quemero se tomó la cabeza en el piso, en ese instante apareció Ortigoza y vaya a saber porqué le terminó pegando un pelotazo en la cabeza al jugador de Huracán. Automáticamente florecieron empujones e insultos de ambos lados mientras el juez Jorge Baliño seguía las acciones atentamente junto al segundo asistente Matías Beares. Luego de que la furia generalizada cesara, el árbitro cruzó algunas palabras con su ladero y se dirigió hacia Ortigoza para mostrarle la tarjeta roja sin dudar. También cayó en la volteada el capitán quemero Federico Mancinelli, quien sacó de la galera chapa de guapo en la trifulca y luego se tuvo que ir a las duchas junto al Gordo por violentos.

Automáticamente se generó un interrogante. ¿Podrá jugar el 10 canalla ante Newell's? El motivo era simple, recibió una nueva expulsión en menos de 90 días. Eso lo cataloga como reincidente. A la vez hay otro dato que no es menor.

Y es que Ortigoza seguramente será informado como "expulsado por conducta violenta luego de pegarle un pelotazo intencional a un rival (Walter Pérez) cuando el juego ya estaba cortado". Eso implica un mínimo de dos fechas afuera de las canchas. Al menos en el marco teórico. Pueden ser incluso tres debido a que la noche del viernes 9 de noviembre pasado fue echado en Tucumán frente a Atlético.

"Le darán mínimo dos partidos. Lo echaron directamente y no se cumplieron 90 días de su última sanción", le explicó ayer a Ovación un viejo dirigente que conoce a la perfección los pasillos de AFA.

En tanto, el Gordo salió como flecha veloz del estadio. Se dirigió hacia el micro que devolvió a la delegación canalla sin ofrecer declaraciones. Se excusó de hablar con los medios al paso mientras sus ojos destilaban amargura. Por dentro sabía que se mandó una macana que como capitán y hombre experimentado no puede hacer. Pero las altas pulsaciones lo traicionaron. Para Bauza también fue un dolor en el alma, porque perdió a uno de los que mejor interpreta su filosofía, su principal hombre de confianza. Y todo indica que para el clásico, nada menos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});