Ovación

Gamboa debe unir las dos caras de Newell's

El ciclo de Gamboa arrancó de buena forma, con el equipo en el lote de arriba. Debe sostener afuera la voracidad que tiene en el Coloso

Miércoles 04 de Agosto de 2021

Lo más difícil en el fútbol es encontrar la regularidad. Y más en un fútbol argentino donde muchas veces las rachas buenas o malas se encadenan de manera permanente de principio a fin de los torneos. Justamente, esta búsqueda de consolidar un rendimiento estable, predecible y sostenido en el tiempo es hoy por hoy el principal objetivo que tiene por delante Fernando Gamboa para su nuevo Newell’s. El Negro sabe mejor que nadie que hasta acá su novel ciclo tiene fortalezas y debilidades, como es lógico y atendible para un equipo que está en plena etapa de construcción.

  Por ahora el saldo es más que positivo en este sentido, ya que los rojinegros tienen una partitura definida, un plan de juego determinado a seguir y en varios pasajes lo han plasmado, logrando el funcionamiento pretendido y enlazándolo con resultados óptimos, claro que siempre fue actuando en el Coloso.

  El debe está en las salidas de visitante, donde por ahora, la distancia en cuanto al juego y el protagonismo del equipo difiere mucho al que muestra en el Parque. Este es un déficit a corregir, que llevará tiempo, trabajo y sobre todo habrá que lograr que la mentalidad de los futbolistas tenga la misma prepotencia de local que de visitante. El Newell’s de Gamboa arrancó bien, lo que no es poco, porque agarró a un equipo golpeado y que se había acostumbrado a perder muy seguido. El gran desafío es crecer y paulatinamente encontrar la piedra basal de un equipo con todas las letras: la regularidad.

De local: Ataque, goles y puntaje ideal

Hasta acá, Newell’s de local fue un cazador furtivo. Un equipo que, aún con errores y desacoples, siempre enfocó todos los cañones para bombardear el arco de enfrente. Y en las dos ocasiones que salió a escena en el Coloso vaya si lo logró. Lo hizo con creces y consiguió lo que no es moneda corriente en el fútbol: generar situaciones y capitalizarlas con gran porcentaje de efectividad. Siete goles en dos presentaciones y recolectó puntaje ideal.

  El equipo de Gamboa incluso le anotó tres goles a Talleres en el segundo tiempo, luego de estar 0-2 abajo en el estreno. Los goles de Gabriel Compagnucci, Juan Garro y Jonatan Cristaldo, a la salida de ejecuciones de la esquina de Nicolás Castro, reflejaron la vocación de un equipo que, tanto en pelota quieta como en movimiento, terminó sus jugadas con muchos jugadores en el área de enfrente. Pero más allá de los resultados de local, lo positivo fue la postura leprosa de hacerse cargo de la pelota en base al buen panorama de Castro y a la disposición de los volantes plantados en campo de enfrente.

  Esa misma prepotencia y voluntad de atacar por cielo y tierra la tuvo Newell’s ante Estudiantes, cuando los dirigidos por Gamboa tuvieron como prioridad la búsqueda sistemática del arco enemigo. Y tampoco la tuvieron fácil. Ya que estuvieron dos veces en ventaja con los goles de Nacho Scocco y Nico Castro, pero el pincha empató la chapa en ambas ocasiones, hasta que otra vez Justo Giani y Nico Castro volvieron a poner arriba a los leprosos en el 4 a 2 final.

  También frente Estudiantes, Newell’s ganó por demolición y logrando tantos de gran factura, con jugadas asociadas, todas de pelota en movimiento, con generación de espacios en campo enemigo y grandes definiciones en la última puntada.

  La buena tenencia, la postura ofensiva del equipo y la movilidad en campo ajeno fueron las armas para vencer en ambos partidos de local. Además hubo buenos rendimientos individuales como los de Nico Castro en ambos compromisos o Justo Giani frente al pincha, en cuanto a la gestación en tres cuartos. A partir de ellos Newell’s fue criterioso con la pelota y rompió el molde para ser contundente.

NOB3.jpg
La 2ª en La Paternal con Argentinos. Lucas Villalba ya facturó para el bicho, lo sufren Sforza, Bíttolo y Aguerre.

La 2ª en La Paternal con Argentinos. Lucas Villalba ya facturó para el bicho, lo sufren Sforza, Bíttolo y Aguerre.

De visitante: Mucha lucha, escaso juego

En este amanecer del torneo la pata flaca del equipo del Parque estuvo cuando salió del Coloso. Allí en las dos ocasiones no logró imponer condiciones y jugó partidos trabados de mucha lucha con ambos rivales. Es cierto que frente a Argentinos el cotejo se desnaturalizó en el inicio del complemento con la expulsión de Jonatan Cristaldo, que originó un repliegue marcado del equipo, que terminó encajonado contra Aguerre y encima en el final sufrió el gol del bicho. Mientras que ante Patronato la historia fue diferente, ya que Newell’s no se replegó, pero sí careció de ideas y precisión para lastimar al equipo de Paraná.

  En la primera salida con Argentinos, Newell’s no pudo casi arrimar peligro al arco de enfrente. El equipo disputó en una lucha trabada en el medio y no tuvo claridad para atacar. Tampoco sufrió en demasía en la etapa inicial porque estuvo compacto en la marca. Pero en el inicio del complemento, la roja a Cristaldo marcó un quiebre y los rojinegros retrocedieron 20 metros en la cancha, por lo que el rival se agrandó.

  Gamboa apeló a los ingresos de laterales como Negri y Compagnucci para reforzar las bandas y tratar de progresar desde allí, pero el plan quedó a mitad de camino. Encima se lesionó Franco Escobar en otro imponderable de la noche. Y cuando parecía que el rojinegro rescataba un punto llegó el gol de Argentinos y la consecuente derrota. Allí Newell’s en cuanto al juego no tuvo claridad y generó escaso peligro.

  Mientras que ante Patronato el último lunes la lepra no se encajonó frente a Aguerre y sí batalló en la mitad de cancha todo el partido. Tampoco pudo imponer condiciones con la pelota, ya que la tenencia leprosa fue improductiva y generó escaso peligro, siendo la habilitación de Nacho Scocco a Giani y su disparo en el palo la chance más clara de los rojinegros.

  El propio Gamboa fue muy autocrítico sobre la falta de manejo del partido de sus dirigidos, las imprecisiones y la mala elección de los pases para progresar en el campo. Claro que el punto y mantener el arco propio en cero fueron un mojón de partida para lo que viene fuera del Coloso.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario