Ovación

El Mono le tomó el gusto al autódromo rosarino

El año pasado ganó Mariano Altuna y ayer se quedó con la pole del TRV6. Carrera de larga duración.

Domingo 20 de Agosto de 2017

El retornado clima destemplado influyó seguro para que ayer el Fangio no estuviera como se esperaba en cantidad de público, pero hoy la cosa pinta para mejor. Se pronostica sol a pleno, siempre los domingos de carrera la concurrencia se multiplica y además la oferta es muy buena. A las 10.20 se largará la final del TR Junior (el capitalino Franco Morillo en pole). A las 11 la del TR Series, con Mauricio Chiaverano como crédito local partiendo 13º con el Linea número 8. Y a las 12.05 la gran final del TR V6, en una carrera de una hora de duración más una vuelta, con recarga de combustible obligatoria, lo que le dará un suspenso especial. Y con el Mono Mariano Altuna, el ganador 2016, partiendo desde la pole.

La clasificación fue muy disputada y el Mono la ganó por sólo 15 milésimas por sobre el campeón Agustín Canapino. Detrás, agazapado, aparece el Toyota de Matías Rossi. En 6º lugar partirá uno de los que volvió, Josito Di Palma, mientras que el regreso de Juan Manuel Silva lo encuentra 13º. El que estuvo complicado fue Guillermo Ortelli, que enterró el Cruze en el barro en el ensayo, hubo que desarmarlo íntegro para limpiarlo y apenas pudo clasificar. Fue 20º.

El heptacampeón del TC, Rossi y Silva, el flamante ganador de los 1.000 Kilómetros de Buenos Aires, fueron los más requeridos para las selfies de un público que además de la acción en pista disfrutó en los breves intermedios de bandas en vivo, Anexo y la cumbia de Kanta La Posta, que se lució de verdad. El Fangio también se lució por varios buenos stands, como el de Toyota que estaba dividido en sectores con los nombres de Ayrton Senna, Michael Schumacher y Niki Lauda. Y los precios gastronómicos estuvieron dentro de la lógica.

Las obras del ensanchamiento del Fangio trajo beneficios a los pilotos en la recta (ver aparte) y no tanto en los mixtos, pero como se trabajó en el autódromo hasta antes de la carrera, hubo muchos sectores con suciedad en la pista, más por la lluvia de la madrugada que dejó trajo barro. La historia de hoy está por escribirse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario