clasico rosarino

"El clásico rosarino me marcó", reveló el Loco Abreu

El Loco le dijo a Ovación que "el derby es uno de los mejores. Es muy pasional. En Central viví grandes momentos"

Domingo 15 de Septiembre de 2019

Es un genuino trotamundos del fútbol. Un expeditivo del deporte más pasional y federal del mundo. El pasaporte futbolero de Sebastián Abreu tiene los sellos de inmigración de España, México, Chile, Brasil, Israel, Grecia, Ecuador, Paraguay, El Salvador y nuestro país. A esta larga lista de países hay que sumarle que también despuntó y despunta el vicio de la redonda en su natal Uruguay, donde hoy en día defiende a Boston River, que representa además el equipo número 29 de su vasta carrera. Pero el Loco se hizo un hueco en su rutina para charlar a fondo de su rico paso por Arroyito y hacer eje en todo lo que le dejó haber experimentado jugar y ganar tres clásicos al hilo bajo el escudo de Central.

¿Qué te dejó este clásico o cómo lo catalogarías ahora que lo vivís a la distancia?

Como uno de los mejores. Tiene muchísima efervescencia, pasión y locura. También esa dependencia de poder pasar bien los próximos seis meses o pasarla muy mal como futbolista en base al resultado que obtengas. El ganar o perder te modificará luego el día a día. Obviamente tuve el privilegio de pertenecer a esa camada de jugadores que entró en la racha histórica de haber ganado tres clásicos seguidos. Eso me llevó a quedar en la memoria del hincha, que hasta hoy en día me recuerda como un ganador de clásicos. Esa es la parte linda y muy disfrutable de todo esto.

¿Disfrutaste los tres ganados por igual o hubo un triunfo que terminó siendo más significativo que otro?

Por ahí el que tuvo un sabor más especial fue el primero porque en los análisis previos había muchas diferencias entre uno y otro equipo. Newell’s venía de un momento muy bueno. En cambio, Central de estar en el ascenso, con un plantel joven y con mucha incertidumbre. Por eso haber ganado ese partido generó un locura en todo el estadio, dentro del vestuario y a nivel interno de cada uno de los que formamos ese plantel también. Todo eso nos llevó a generar una mentalidad ganadora para encarar luego los siguientes clásicos. Porque ante el juego encontrado y elegante que tenía el rival, Miguel (Russo) le encontró una estrategia muy buena al equipo y terminó haciéndole daño. A tal punto que en el tercer derby, que fue de el Gigante, fuimos netamente superiores en todo momento y no dejamos dudas desde el inicio.

¿Filmaste un solo clásico, ya que en uno se te vio con una cámara en mano?

No, en realidad filmé los tres que ganamos. Pasa que por ahí en el tercero, que fue cuando logramos el triunfo con goles de Niell y Nery (Domínguez) se viralizaron o publicaron fotos mías en el momento que capturaba las imágenes. Pero tengo todo de los tres partidos.

¿Volviste a ver las imágenes?

No, ja. En realidad no la abrí más para ver los clásicos. Quizá sea porque tengo muchas imágenes y videos en el celular. Incluso de vez en cuando me saltan las fechas de cuando ganamos y se abre algún videíto o surge una foto espontánea.

¿Qué te dejó tu paso por Central?

Fue una etapa hermosa desde lo humano, personal y deportivo. Viví grandes momentos y me quedaron lindos recuerdos. Ir a Central fue una de las mejores decisiones que tomé en lo que va de mi carrera.

En ese aspecto sabías donde venías porque el Chaqueño Herrera te había dicho cuando compartieron equipo en Brasil lo que era Central.

Claro. Pero en realidad sabía como era el mundo Central desde antes. Porque cuando en 1999 me tocó compartir plantel con el Polillita Da Silva en México me dijo lo que era el club. En 2007 me toca vivir experiencia con el Chacho Coudet en San Luis y también me transmitía lo que era esta pasión. Luego, en River, me encuentro con canallas como el Chelo Ojeda, el Loncho Ferrari y Marco Ruben. Así que imaginate. Y cuando voy a Botafogo estaba el Chaqueño, quien también me hablaba siempre de Central. Así que cuando llegué a Arroyito tenía más que en claro dónde había caído. Pero a la vez debo reconocer que superó todas las expectativas, incluso superando las vivencias personales.

¿Extrañás estos partidos?

Por supuesto que se extraña. Sobre todo cuando vivís la previa. Es que no es un encuentro más. Es el partido de la ciudad. Veo a la distancia lo que genera y es algo muy hermoso. Por eso cuando veo todo lo que pasa es como que ingresa la melancolía y florecen los recuerdos vividos porque es hermoso ese clásico. Y en lo personal me quedó marcado todo porque me tocó vivir la etapa más ganadora. Entonces el sentimiento que surge es mucho más fuerte.

¿Sabés que el hincha te tiene muy presente?

Sí, porque lo pude comprobar hace poco cuando volví a la ciudad y presencié ese afecto especial que me brinda el hincha de Central. Era como que siguiera en el equipo. Lo sentí así por parte de la gente, empleados del club y hasta con directivos actuales. Sentí un gran respeto y creo que se valoró el hecho de que uno llegó a Arroyito cuando jugadores importantes no querían ir porque no lo veían con posibilidades. En cambio, en lo personal acepté por el proyecto que tenía Miguel (Russo). Por suerte terminó saliendo todo bien porque no me olvido que al principio había cierta duda por el tema de la edad. Pero lo importante es que se generó un cariño mutuo.

¿A qué nivel ponés este clásico, ya que jugaste varios en muchas partes del mundo?

Pasa que al ser una ciudad chica, donde sólo hay dos clubes, el día a día se basará luego en el resultado del clásico. Y eso es algo que no había experimentando en ninguna otra parte del mundo. Porque cuando en México había equipos en el Distrito Federal, en Brasil lo mismo en Río de Janeiro. Acá, en Uruguay, pasa lo mismo. Todos los clubes están adentro de Montevideo. Ni hablar en Buenos Aires, donde además de River o San Lorenzo, que son los otros equipos donde estuve, están Racing, Independiente, Boca, etcétera. En cambio, en Rosario está dividida en dos. O sos de uno, o del otro. Y eso lo hace especial también. Porque si ganás podés tener vida normal. En cambio, si perdés no tenés vida. Y eso te genera en la previa el compromiso de querer ganarlo, sea por satisfacción, importancia o por la historia. También para pasarla bien después.

Una vez dijiste que ganar el clásico te lleva a comer seis meses gratis.

Es que es así. Es que me pasó de ir a varios lugares y no quisieron cobrarme el almuerzo o cena. Incluso, en una parrilla de Pichincha pusieron un mesa con mi nombre. Es de locos, pero es así. Son cosas que te marcan. A eso le agrego que por suerte me tocó pasarla bien y saborear las mieles del triunfo. No me quiero imaginar qué hubiese pasado o cómo hubiese sido todo si era a la inversa.

¿Pensás que al estar los dos equipos en zona de descenso puede influir en algo este clásico?

Sigo a Central y estoy al tanto de todo lo que pasa en la ciudad. Hasta el momento es un equipo dinámico e intenso y uno cree que podrá salir de la situación en que está. Pero indudablemente que el clásico, más allá de lo anímico, te puede dar ese empujón para salir de la zona del descenso. Porque si bien falta mucho para que termine el torneo, cuanto antes se salga de ese lugar más tranquilidad se tendrá para el resto del torneo.

Está claro que te marca para bien o mal.

Quieras o no ahora es así. Porque si ganás, salís del descenso y dejás abajo al eterno rival. En cambio, si pasa lo contrario, Newell’s sale y te deja a vos. Este partido tiene connotaciones importantes.

¿El domingo vas a poder verlo?

No, porque jugamos a las 16. Así que espero que el Chaqueño o el Loncho me manden mensajes o videos así cuando llegue al vestuario me entero rápido.

“Quiero salir una vez más por las escalinatas del Gigante”

“Siempre repito que un día voy a salir por las escalinatas del Gigante. No sé cómo ni cuándo, pero lo haré porque lo tengo seguro. Es un anhelo que tengo. Quiero vivir ese momento una vez más. Sé que tendré el honor de hacerlo porque es un momento sublime. Tengo bien visualizado que lo lograré. Sé que se presentará esa chance. Sólo hay que esperar el momento y la ocasión”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS