Central

De mendigo a millonario

Sorteada la locura del clásico, Central necesita reacomodarse en la tabla y va por la primera victoria del año. La tendrá que buscar nada menos que frente al temible River del Muñeco Gallardo.

Jueves 14 de Febrero de 2019

Sorteada la locura, la exigencia, la adrenalina y todo lo que conlleva un clásico, Central se ve en la obligación de dejar todo eso atrás, levantar cabeza y empezar a proyectar el futuro de una manera más efectiva de lo que lo viene haciendo porque a medida que pasan las fechas las obligaciones y las necesidades son cada vez mayores. Esta es la pelea que tiene Central consigo mismo. Pero esta noche en el Gigante seguramente no le alcanzará con resolver los problemas propios. El libreto, aparte de jugar, también deberá incluir las formas de lograr que el rival no se luzca. Si fuera cualquier otro equipo, con una sola parte de esa partitura podría alcanzarle, pero enfrente estará nada menos que River, un equipo que en las últimas fechas despertó de su letargo y volvió a ser uno de los equipos más temibles del fútbol argentino. Contra eso deberá ir el canalla esta noche en busca de su primera victoria en 2019.

A priori es una de las paradas más bravas que le queda a Central de aquí a la finalización del torneo. Es más, la condición de local casi que ni cuenta. Es que este River se amolda a la perfección a cualquier escenario y sus nombres son de los mejores del fútbol argentino. Pero lo dicho, Central tiene un deber consigo mismo, que es empezar a darle forma a un andar en una segunda parte del torneo en la que pese a algunas buenas intenciones y minutos de un rendimiento más o menos esperanzador, los resultados todavía no aparecieron.

   No debe haber estado en los planes de nadie en Arroyito. Así, con una derrota y dos empates sobre lomo, y teniendo que bailar con la más fea, el canalla va en busca de la punta del ovillo que le permita desenredar la maraña de resultados flacos. Lo que necesita es un golpe de timón futbolístico primero que desemboque en una alegría después, para dejar de mendigar puntos y cosecharlos en mayor medida.

   Bauza pensó un andamiaje táctico como para acercarse lo más posible a ese buen resultado que se busca con impaciencia. Es lo que diagramó y llevó a la práctica en el clásico y que le salió bien, pese a no haber podido lograr el triunfo.

   El desafío de esta noche en el Gigante será de lo más complicado en el año. Lo del clásico no fue menor por cierto debido a que un choque contra Newell's encierra, además de cuestiones futbolísticas y las lógicas obligaciones, una carga emotiva que va más allá de las habituales, pero ante la misma necesidad de triunfo un cruce con este River no es menor. De allí el enorme grado de complejidad.

   Tal vez sea justo ante River la posibilidad de marcar presencia, de comenzar a transitar el camino que se imaginó en la previa. Es que una victoria contra el equipo del Muñeco Gallardo significaría un envión de proporciones, más teniendo en cuenta que a los tres días el canalla volverá a ser local frente al alicaído Tigre.

   Para Central serán otros 90 minutos de fútbol cargados de deseos y obligaciones y que contarán, entre otros aditamentos ya conocidos, con la presencia de Javier Pinola enfrente (ver página 4). Lo saben los jugadores, pero más debe entender Bauza esta cuestión de que es necesario empezar a sumar de a tres antes de que el equipo empiece a poner la cabeza en la Copa Libertadores. Porque cuando ello ocurra se puede dar tranquilamente una merma en la Superliga. Por eso el momento es ya. Podría ser el domingo contra Tigre, pero si el verdadero despegue sucede esta noche frente a River el panorama se aclarará mucho más.

   En eso trabajó Bauza en los pocos días que tuvo en cancha con sus jugadores. Sabiendo de las obligaciones de su equipo diagramó un plan especial (ver página 3). Ahora sólo resta lograr que esa táctica y esa estrategia pergeñadas en la previa encuentren correlato en el partido. Podrá privilegiarse maniatar a River para después atacar, o a la inversa. Cualquiera de las opciones elegidas, nada modificará el deseo, pero sobre todo las necesidades de un Central al que se le está haciendo larga la espera por el primer grito triunfal del año.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});