Clásico rosarino

Cruce de comunicados y un clásico de Copa Argentina a la deriva

La organización del torneo dijo que el gobernador santafesino Miguel Lifschitz rechazó que el derby se juegue en Santa Fe. La provincia lo negó rotundamente.

Sábado 13 de Octubre de 2018

Ya parece el cuento de la buena pipa. Semeja una comedia de enredos. Un culebrón de la tarde. Cada día se agregan más adjetivos al desaguisado que ya roza el papelón y tiene que ver con la dilación de los organizadores de la Copa Argentina para ponerle día, hora y formato en las tribunas al partido que deben jugar Newell's y Central por cuartos de final del certamen federal. Encima ayer la historia sumó un capítulo que involucra a la política. Y fue mediante un cruce de comunicados. Porque en el marco de las indefiniciones crecientes sobre la concreción del derby, ayer los organizadores de la copa apuntaron duro al gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, a quien acusaron de ser el principal responsable de que el clásico no se dispute en esta provincia. Y, como era previsible, no tardó en llegar la respuesta del gobierno santafesino, que negó de plano esta acusación y aclaró que la actual gestión provincial hizo todo lo que estuvo a su alcance para facilitar que el derby rosarino pueda desarrollarse en la geografía de la bota. Fue un día caliente, en el que la pelota volvió a estar afuera de la cancha y así la incertidumbre sigue ganando este clásico por goleada. Aún el juego entre canallas y leprosos no tiene fecha en el calendario, horario definido ni cancha confirmada.

   Cuando todo indicaba que el 24 de octubre podría jugarse el derby en la cancha de Lanús y a puertas cerradas (una alternativa que no hay que descartar), la realidad es que nada está definido aún. Y para echar más confusión a la cuestión ayer la organización de Copa Argentina, en vez de programar el partido de una vez por todas y terminar con las especulaciones, optó por cargar las tintas en el gobernador Lifschitz, al que acusó con nombre y apellido. "Por decisión del gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, el clásico rosarino no se jugará en la provincia, ya que no existen garantías para que el encuentro, correspondiente a los cuartos de final de la Copa Argentina, se dispute con ambas parcialidades. Luego de varias reuniones entre la organización del certamen y los organismos de seguridad, se comunicó desde la gobernación de Santa Fe que desisten de realizar Newell's-Rosario Central en la provincia. En los próximos días, la Asociación del Fútbol Argentino, junto con la organización de la copa, informará cuándo, dónde y de qué manera se disputará el encuentro", destacó el comunicado de la página oficial de la Copa Argentina.

   Ante tamaña acusación, las autoridades santafesinas recogieron el guante y contestaron: "El gobierno de Santa Fe rechaza totalmente las expresiones vertidas por los organizadores de la Copa Argentina, para justificar la decisión de jugar el clásico rosarino fuera de la provincia y sin público presente. En efecto, el gobernador Miguel Lifschitz jamás tomó una decisión como la que sostienen dichos empresarios ni indicó que se fijara tal postura. No es este el camino que queremos recorrer y no estamos dispuestos a tolerar bajo ningún concepto que se pretenda responsabilizar a este gobierno provincial por el lamentable presente que atraviesa el fútbol argentino, con partidos vedados a la presencia del público visitante, violencia estructural y riesgo permanente para los asistentes. Exigimos que aclaren la afirmación falsa que han hecho pública a través de medios oficiales".

   Lo dicho, el clásico sigue en veremos, mientras se suman cortocircuitos a la trama.

Comunicado de Copa Argentina

Por decisión del gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, el clásico rosarino no se jugará en la provincia, ya que no existen garantías para que el encuentro, correspondiente a los cuartos de final de la Copa Total Argentina, se dispute con ambas parcialidades.

El espíritu de la Copa Argentina es jugar todos los partidos con ambos públicos. Accediendo incluso en este caso a limitar la cantidad de entradas si es que esto favorecía al normal desarrollo del evento. Luego de varias reuniones entre la organización del certamen y los organismos de seguridad, se comunicó desde la Gobernación de Santa Fe que desisten de realizar Newell's – Rosario Central en la provincia.

La organización del torneo llevó adelante todos los pasos y ofreció distintas opciones para poder disputar el encuentro con ambos públicos. Entre ellas, la venta de entradas limitadas y nominadas, y la posibilidad de elegir la sede con mayores garantías para el desarrollo del partido. Sin embargo, desde la Gobernación rechazaron llevar adelante el clásico rosarino.

En caso de que el encuentro entre Newell's y Rosario Central se dispute a puertas cerradas, será el primero que se juegue bajo esta condición en la edición 2018 de la Copa Total Argentina, algo que atenta contra el espíritu de la competencia.

En los próximos días, la Asociación del Fútbol Argentino, junto con la organización de la Copa Total Argentina, informará cuándo, dónde y de qué manera se disputará el encuentro, correspondiente a los cuartos de final.

Comunicado oficial del gobierno de Santa Fe

El gobierno de la provincia de Santa Fe rechaza totalmente las expresiones vertidas por los organizadores del torneo Copa Argentina, para justificar la decisión de jugar el clásico rosarino fuera de la provincia y sin público presente. En efecto, el gobernador Miguel Lifschitz jamás tomó una decisión como la que sostienen dichos empresarios ni indicó que se fijara tal postura.

Los organismos estatales encargados de la seguridad en dichos eventos vienen desarrollando desde hace varios días reuniones con dirigentes deportivos, organizadores del torneo y responsables de la seguridad pública para tratar de arribar a un acuerdo de partes que permita desarrollar la competencia deportiva con los menores riesgos posibles para los participantes y simpatizantes en general.

Al respecto, hasta hoy, no teníamos definición oficial de la fecha y la hora prevista para la realización del evento, surgiendo diferencias totales en las propuestas de los clubes y la organización del torneo. Por tal motivo, sorprende la expresión falaz e inadecuada que los responsables de la organización de Copa Argentina han utilizado para sostener la decisión que han tomado, pretendiendo fundarla exclusivamente en una inexistente decisión negativa del gobierno provincial, e inexplicablemente dirigida a la persona del gobernador.

No es este el camino que queremos recorrer y no estamos dispuestos a tolerar bajo ningún concepto que se pretenda responsabilizar a este gobierno provincial por el lamentable presente que atraviesa el fútbol argentino, con partidos vedados a la presencia del público visitante, violencia estructural y riesgo permanente para los asistentes que solo quieren disfrutar pacíficamente de uno de los deportes más apasionantes que existen.

En consecuencia, exigimos que aclaren la afirmación falsa que han hecho pública a través de medios oficiales. Es imprescindible dicha retractación para poder continuar la relación que siempre hemos decidido tener con los organizadores del torneo referido y poder seguir coordinando la realización de este y futuros encuentros deportivos en beneficio de los simpatizantes y protagonistas del fútbol local y nacional.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario