Ovación

Corrupción en Fifa: ordenan detener a dos argentinos

La Justicia estadounidense pidió la detención del ex secretario general de la Conmebol, José Luis Meiszner, que había renunciado el martes, y de Eduardo Deluca, ex secretario de la Conmebol durante 23 años.

Viernes 04 de Diciembre de 2015

El escándalo en el fútbol mundial ahora tiene como implicado al argentino José Luis Meiszner. El directivo, que el martes pasado renunció al cargo de secretario general de la Conmebol, tiene orden de captura por parte de la Justicia de los Estados Unidos.
Este pedido de detención coincidió con varios operativos que se realizaron en distintos países y que concluyeron, por ejemplo, con la captura del presidente de la Conmebol, el paraguayo Juan Angel Napout (ver abajo).
  Además de Meiszner, según fuentes judiciales y policiales, la orden de detención incluye, entre otros, a Eduardo Deluca, ex secretario de la Conmebol durante 23 años. Uno y otro fueron los voceros de Grondona en ese organismo. 
  Si bien no se dieron mayores precisiones, se presume que la acusación contra el ex presidente de Quilmes es por el cobro de sobornos en el otorgamiento de los derechos de televisación de diferentes torneos.
  Meiszner es el cuarto argentino implicado en el escándalo del fútbol. Los anteriores fueron los empresarios Hugo y Mariano Jinkis, excarcelados en la Argentina, y Alejandro Burzaco, quien cumple arresto domiciliario en EEUU.
  Meiszner fue uno de los dirigentes más cercanos que tuvo el fallecido presidente de la AFA, Julio Humberto Grondona, durante su última etapa al frente del fútbol argentino. Forjó su carrera durante más de 30 años en Quilmes, en donde lo homenajearon al llamar al estadio con su nombre.
  Meiszner fue secretario ejecutivo de la AFA hasta noviembre de 2011, cuando luego de ser titular del comité organizador de la Copa América de Argentina de ese año sustituyó a su compatriota Eduardo Deluca como secretario general de la Conmebol.
  Luego del escándalo que explotó en mayo pasado con la detención de siete dirigentes, se alejó de la exposición mediática y casi no participó de las decisiones del organismo que regula el fútbol en la Argentina.
  El martes pasado, Meiszner había presentado la renuncia a su cargo como secretario general de Conmebol con una carta dirigida al titular de la AFA, Luis Segura.
  Según argumentó el dirigente, la decisión la tomó para que el próximo presidente de la AFA tenga “la más amplia libertad” para designar a su reemplazante.

Grondona, co-conspirador

El fallecido ex presidente de la AFA y vice de la Fifa, Julio Humberto Grondona, aparece en el informe del Departamento de Justicia de los Estados Unidos como “co-conspirador número uno” en el caso de sobornos. Si bien no lo menciona con nombre y apellido, deja en claro que se trata de Grondona al señalar que “el co-conspirador” fue presidente de la AFA desde 1979 hasta su muerte en 2014. El diario La Nación aclaró que “por lo general, las acusaciones federales en los Estados Unidos no nombran a personas que no están siendo acusadas. Esto es para protegerlas. Son personas que participaron de la conspiración, pero que no están acusadas”. El informe de la Justicia estadounidense revela el cobro de sobornos por la cesión de los derechos de televisación de diferentes competencias.

Detuvieron a los dirigentes Napout y Hawit

El presidente de la Conmebol, Juan Angel Napout, fue detenido y acusado de corrupción por la Justicia de los Estados Unidos, al igual que el titular de la Concacaf, Alfredo Hawit. Además están implicados en la acusación los líderes de cinco federaciones nacionales de ambas regiones, dos de los cuales se declararon culpables, entre otros.
  Juan Angel Napout, el paraguayo que preside la Conmebol, y el hondureño Alfredo Hawit, mandamás de la Concacaf, fueron arrestados ayer en Zurich, antes de una reunión del comité ejecutivo de la Fifa.
  Horas después se anunciaron las acusaciones contra ellos y los presidentes de las federaciones de Brasil, Marco Polo del Nero; Ecuador, Luis Chiriboga; Guatemala, Brayan Jiménez. Además, las autoridades dijeron que el líder del fútbol colombiano Luis Bedoya y el presidente de la federación chilena Sergio Jadue, se declararon culpables de crimen organizado. Ambos renunciaron a sus cargos hace dos semanas.
  Todas las acusaciones por sobornos por los derechos comerciales de torneos como la Copa América, Libertadores y Eliminatorias.
Entre los 16 acusados están el ex presidente de la confederación brasileña Ricardo Teixeira; los ex secretarios de la Conmebol, Meiszner y Deluca; el tesorero de la Conmebol y ex líder de la federación boliviana Carlos Chávez; y el ex titular de la federación peruana Manuel Burga.
  También Ariel Alvarado, ex titular de la federación panameña y miembro del comité disciplinario de la Fifa; Rafael Callejas, ex presidente de Honduras y de la federación de ese país; Rafael Salguero, ex líder de la federación de Guatemala; Héctor Trujillo, secretario de la federación de Guatemala; Reynaldo Vásquez, ex presidente de la federación de El Salvador; y el boliviano Romer Osuna, ex tesorero de la Conmebol.

Al frente, un directivo que no está comprometido

La Conmebol quedó descabezada con la detención del presidente Napout y las acusaciones sobre los demás integrantes del comité ejecutivo. Las excepciones son Luis Segura, tesorero interino, y el uruguayo Wilmar Valdez, vicepresidente, quien deberá asumir la presidencia. Valdez dijo que la próxima semana habrá una reunión para determinar los pasos a seguir.

Mascherano acordó con la fiscalía española

Javier Mascherano alcanzó un acuerdo con la fiscalía española al pactar una multa y un año de prisión en suspenso por el fraude fiscal que pesa contra el futbolista, informó ayer la prensa.
  Según la emisora española Cadena Ser, la fiscalía aceptó que el futbolista de Barcelona pague una multa de 816.000 euros y asuma una pena de cárcel de un año de prisión tras haber reconocido dos delitos de fraude fiscal en torno a un millón y medio de euros (1,64 millones de dólares).
  En España, las penas de cárcel inferiores a dos años no suelen aplicarse cuando el acusado no tiene antecedentes, como es el caso de Mascherano. Sin embargo, deberá ir igualmente a juicio aunque éste debería resolverse rápidamente.
  La fiscalía de Barcelona acusa a Mascherano de haber ocultado al fisco sus ingresos por derechos de imagen percibidos entre 2011 y 2012 mediante dos sociedades con sedes en la isla portuguesa de Madeira y en Estados Unidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS