Central

Central logró un triunfo histórico ante River en el Monumental

El canalla quebró una racha de 22 años sin victorias en Núñez. Fue 1 a 0 con gol de Gamba en el segundo tiempo. Tremendo espaldarazo a ciclo del técnico Diego Cocca.  

Lunes 11 de Noviembre de 2019

El coraje no es lo único que se necesita para enfrentar a este superequipo de River. Se requieren otros argumentos. Otras aptitudes para no ser devastado. Y Central tuvo sustento colectivo como también un enorme amor propio para terminar dándole un abrazo sofocante al gigante y ajustado triunfo por 1 a 0, en un campo que venía siendo por historia hostil. El canalla llegó de punto y terminó haciendo saltar la banca en el abarrotado y colorido Monumental. El plus es que quebró 22 años sin victorias y nada menos que ante la ofensiva y ganadora formación comandada por Marcelo Gallardo. A este exquisito presente hay que agregarle que Diego Cocca recibió un espaldarazo como para encarar lo que viene a corto plazo con otro semblante y perspectiva.

   River vivió en el territorio vecino durante casi toda la contienda. Demostró ser un indiscutible líder de esta raza futbolera. Intentó dejar su sello antes de afrontar la semifinal de la Copa Argentina y una nueva final de la Copa Libertadores ante Flamengo el próximo 23 en Lima. Pero no pudo. O no supo.

   Porque se topó con un Central que jugó a no dejarlo entrar en real ritmo o sintonía. Le tapó los espacios con una estrategia bien planificada por el entrenador e interpretada por sus pupilos.

Embed

   El canalla se vio superado desde la posesión de la pelota. Siempre corrió desde atrás en este aspecto por sencillas y obvias razones. La jerarquía de uno y otro es virtualmente abismal. El dueño de casa está en otro nivel. Juega y desarrolla una apuesta ambiciosa.

   Aunque ayer no le salió una. Sus actores estaban erráticos como sus rivales enchufados. Esa combinación terminó generando un repentino e inesperado dolor de cabeza al pueblo riverplatense, que quedó pasmado cuando el fino olfato de Lucas Gamba captó un olor revelador. El punta se metió en el área y los puso en modo perdedor al clavar con frialdad el 1 a 0 en el amanecer del complemento.

   La conquista del ex Huracán fue un mazazo al mentón para el dueño de casa. De hecho, el propio Marcelo Gallardo reconoció que sintieron ese golpe y luego les costó entrar en razón. La desesperación de querer ganar antes de empatar expuso las falencias millonarias como muy pocas veces se vio desde que Napoleón domina prácticamente el mercado futbolero.

  Central jugaba como novato, es decir con una enorme expectativa pese a las diferencias de uno y otro. Pero estudió y practicó una especial partitura que al final del show fue una sinfónica para toda la canallada.

   Porque no sólo acopió tres porotos impresionantes para nutrir la tabla de los promedios. La victoria sirvió para escapar de la zona roja del descenso, dejar atrás 22 años sin triunfos en estos pagos y además despejó las dudas que había sobre el ciclo de Diego Cocca. Es que el entrenador de Central con este contundente triunfo podrá poner manos a la obra con otro temple e ilusión a corto plazo. Sobre todo porque le esperan tres citas realmente chivas.

   Luego del receso por la fecha Fifa, el canalla deberá recibir a otro comprometido por el descenso como Aldosivi. A la fecha siguiente tendrá otra velada donde los puntos cotizarán de verdad en la bolsa de los valores porque visitará a Central Córdoba de Santiago del Estero. Mientras que cerrará el frenético y hasta ahora irregular semestre siendo anfitrión de Boca, con todo lo que eso implica por naturaleza.

   Para Cocca este triunfazo tampoco fue uno más en su currículum. Significó mucho. Tuvo su preponderancia. Sobre todo por el reciente pasado tormentoso que debió afrontar, donde casi quedó en la lona si no le ganaba a Godoy Cruz en la presentación anterior.

   El entrenador auriazul logró ayer el mejor resultado desde que tomó las riendas del equipo tras las traumáticas salidas del Patón Bauza y el Loncho Ferrari, dos caras muy queridas en Arroyito.

   “Estoy feliz. Muy contento por la victoria y por los muchachos”, declaró con una sonrisa de oreja a oreja el DT antes de dejar el silencioso estadio Monumental tras el histórico y oxigenante triunfo canalla frente al campeón de América. Central dio dos pasos hacia adelante con la victoria de ayer y la anterior ante el Tomba y los nubarrones se despejaron.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario