Ovación

Central: Burgos arregló su desvinculación con Godoy Cruz y viene a sumar

El defensor llega del equipo mendocino, arreglará un contrato por 18 meses y con una opción de compra por el 50 por ciento del pase. Era uno de los jugadores apuntados por Coudet.

Miércoles 06 de Enero de 2016

Las incorporaciones de Central siguen caminando por la línea que les marcó Coudet a los dirigentes antes de irse de vacaciones. Primero fue la apuesta por Rodrigo Battaglia (24 años) y ayer el que acordó la llegada fue Esteban Burgos (23 años). Este último es un zaguero central que viene de jugar en Godo

Cruz y que si todo marcha como está hablado, hoy se realizará la revisión médica y luego firmará un préstamo de 50 mil dólares por 18 meses y con una opción de compra de 500 mil por el 50 por ciento del pase.

La negociación por Burgos empezó a cerrarse el lunes por la noche cuando la dirigencia canalla aceleró los tiempos con el representante del jugador, Jorge Cysterszpiler, ya que Burgos también tenía la chance de ir a Racing. El que se anticipó a la jugada para seducir al jugador fue Coudet. El DT lo llamó y como lo vio entusiasmado les dijo a los dirigentes que apretaran el acelerador para contratarlo. En la iniciativa del técnico canalla ayudó que Burgos había finalizado el vínculo con Godoy Cruz, club que no hizo uso de la opción de compra de un millón de dólares por el pase. El vicepresidente primero canalla, Luciano Cefaratti, cerró la gestión ayer a mañana.

”Las tratativas las cerramos recién hoy (ayer) porque hasta el lunes estaba todo encaminado, pero no estaba cerrado. Se corría el riesgo de perder el jugador porque tenía una oferta de Racing. Por suerte eligió Central”, le contó Cefaratti a Ovación cómo fueron los pasos de la negociación.

Coudet lo tenía apuntado a Burgos desde hace varios meses. Era uno de los que estaba en el radar para traer porque considera que es de los jugadores que vienen para sumar y para actuar de segunda guitarra. Además porque puede jugar de zaguero, lateral y con buena estatura. Pero sobre todo por las recomendaciones que recibió de las personas a las que consultó. Es obvio que si Coudet tuviera la chance de elegir a un defensor con el aval de una billetera abultada, no hubiera elegido a Burgos. No porque no confiara en las condiciones futbolísticas, sino porque se hubiera inclinado por un futbolista de otro currículum y con menos margen para equivocarse. En esto hay que tener en cuenta que siempre el Chacho les planteó a los dirigentes que el mejor refuerzo que podían traerle era mantener y renovarles los contratos a sus soldados pretorianos. Es que los quería tener tranquilos para encarar la Libertadores y el torneo. Falta la cereza del postre que sería la compra del pase de Marco Ruben.

Pero volviendo a la contratación de Burgos hay que decir que el palmarés que trae no intimida. Hay una referencia futbolística que invitar a creer en que le puede salir bien a Central la contratación del zaguero que jugó más de 20 partidos en el Tomba. Y es que en julio de 2014 tenía todo arreglado en Boca, pero la operación se cayó por una chiquilinada de un pibe que recién había pasado la barrera de los 20 años. Se vino abajo porque el jugador, hincha de River, publicó en su cuenta de Twitter comentarios en los que criticaba a Juan Román Riquelme. Ahora parece que esa etapa forma parte del pasado. Eso fue lo que percibió Coudet cuando habló con él y se convencieron de que venir a Central era lo mejor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario