Waterpolo

Carabantes: "Fue mucho más que un título para nosotros"

El rosarino, capitán y símbolo de la selección argentina, destacó la obtención del Sudamericano ante las complicaciones que rodearon la preparación y el certamen

Lunes 12 de Abril de 2021

El extenso parate competitivo por la pandemia del coronavirus potenció el logro obtenido y lo llenó de adjetivos halagadores. Los integrantes del seleccionado argentino de waterpolo disfrutaron a pleno las medallas de oro que alcanzaron en el Sudamericano que recientemente se disputó en Buenos Aires. El contexto y las dificultades atravesadas pusieron en valor un título que hacía muchos años no se conseguía en condición de local.

El rosarino Iván Carabantes, capitán y símbolo de los Yacarés, contó detalles de esa experiencia tan particular. Destacó el rendimiento del equipo a pesar de las complicaciones que impusieron las restricciones sanitarias, la unión del grupo y el carácter para ganarle dos veces a Brasil en una misma competencia. “Por todo lo que rodeó a este torneo fue mucho más que un título para nosotros”, destacó el jugador formado en Gimnasia y Esgrima de Rosario.

“Fue un torneo atípico, muy emotivo para todos nosotros. Fue otro logro histórico para el waterpolo argentino, pero que el árbol no tape el bosque”, se encargó de puntualizar este referente del conjunto nacional.

¿Qué significó en lo personal y en lo colectivo el título Sudamericano?

En lo personal fue una emoción muy grande. Por volver a jugar en el seleccionado después de un año muy duro para todos. Intenté disfrutar el torneo al máximo, vivir cada momento, y creo que lo logré. Y a nivel grupal también fue muy bueno todo. Porque veníamos de una preparación muy turbulenta. Con muchas complicaciones para las concentraciones, por el contexto mundial y por las circunstancias que se daban en el país. En ese escenario nos planteamos acomodar todas las fichas de la mejor manera para poder llegar más armados a la etapa final del certamen. Entonces usamos los primeros partidos, que no eran tan exigentes, como entrenamientos, para ir subiendo poco a poco nuestro nivel juego.

¿Cómo analizás el rendimiento del equipo en el torneo?

Teniendo en cuenta el contexto en el que llegó el equipo, el rendimiento fue muy bueno. Tuvimos poco rodaje. En todo el certamen estuvimos muy sólidos en defensa, que es una característica de Argentina. Nuestra meta en cada partido era dejar a los rivales con el menor goleo posible y eso nos jugó a favor en los partidos con Colombia y Brasil. El equipo, una vez que cerraba la persiana de su arco, siempre aparecía alguien con la mano caliente que nos ayudaba a llegar al triunfo. Ese es uno de los puntos fuertes de este equipo

Con las dos victorias sobre Brasil, ¿sentís que no dejaron dudas sobre los merecimientos del título?

Ganarle dos veces a Brasil no es normal. De hecho, ellos siempre a estos torneos llegan como favoritos, por historia reciente y por cantidad y calidad de jugadores. Antes del último cuarto en la final les dije a los chicos que no era muy habitual estar tan parejos y en condiciones de ganar. El primer partido con ellos estuvimos muy bien en defensa. Hicimos un partido muy incómodo para todos los jugadores talentosos de ellos. En ese momento, pensamos que no sabíamos si íbamos a poder repetir una actuación colectiva tan alta en la final. Sabíamos que en la final podían surgir errores, que no sería un partido perfecto, pero la idea siempre fue tener paciencia, trabajar cuarto a cuarto, para llegar a los últimos minutos con chances. Por suerte, lo pudimos cumplir. No tengo dudas de que nuestro último cuarto fue de un nivel de waterpolo muy alto. Se vio un equipo maduro.

¿Cuántos inconvenientes sumó el largo parate competitivo por la pandemia?

Fue muy duro. Afectó a todos los deportes en general, pero en deportes más humildes como el nuestro fue un golpe mucho más duro. Era uno de los grandes desafíos, poder volver a reactivar todo para volver a jugar igual de competitivos, como estábamos antes del parate. Sabíamos que no iba a ser fácil, pero dejamos todo en este torneo.

Después de este oro, ¿cuáles son los objetivos de la selección?

Ahora se viene la World League, y después en diciembre la Copa Unión Americana de Natación (Uana), que es como un Panamericano de waterpolo. La World League iba a ser en Estados Unidos, pero se dio de baja la sede y todo indica que la van a reprogramar. La intención es que el equipo siga creciendo mientras se pueda jugar, entrenar y disputar torneos de este tipo. Es todo muy raro en el mundo ahora. Hay que ver cómo sigue este año con la pandemia.

Sin público pero con TV, contracaras de un torneo extraño

El capitán argentino también comentó las sensaciones que atravesaron al disputar un torneo, de local, con las tribunas vacías por la pandemia por el coronavirus. “El torneo tuvo muchas cosas extrañas y una de esas fue jugar sin público. Estábamos en una burbuja y no podíamos salir del hotel. Era un contexto que no era el habitual para un torneo de waterpolo. Ayudó mucho que entre todos los jugadores hay muy buena onda, el grupo es muy sano y no nos cansamos de estar todo el tiempo juntos”, confió Carabantes.

Y amplió: “Jugar sin gente realmente fue una lástima, porque hubiese estado bueno que se puedan acercar a la pileta para ver de cerca un torneo de estas características y un desempeño tan bueno del equipo argentino en la final y contra Brasil. Son partidos históricos que quedan marcados en la memoria de todos. El apoyo de la gente en la pileta fue lo único que nos faltó”.

Pero advirtió que “eso tuvo una contracara muy positiva que fue la televisación, que para nosotros fue muy importante para la difusión del deporte. Eso permitió que gente, en todo el país y en otros lugares muy distantes del mundo, estuviera pendiente de nuestros partidos. Eso fue genial. Después de cada partido, teníamos los celulares explotados con mensajes de apoyo y felicitaciones”

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario