Newell's

Aires de renovación y cambio en el plantel de Newell's

La dirigencia leprosa debe intensificar gestiones para poner en práctica la contratación de un nuevo técnico, la reducción del plantel y la búsqueda de cinco o seis refuerzos.

Lunes 15 de Abril de 2019

Hoy el ojo en Newell's está focalizado en la Copa de la Superliga, aunque el pensamiento en conseguir el entrenador justo y necesario para afrontar la difícil misión de la salvación. A la vez, en poner en práctica la determinación de oxigenar el plantel, acordar varias rescisiones de jugadores que no están en la consideración y apuntar a los refuerzos a conseguir, que "no deben ser menos de cinco o seis". Así está el panorama por estas horas en la entidad del Parque de la Independencia, donde Héctor Bidoglio y compañía pergeñan la manera de seguir avanzando en esta competencia luego de la importante victoria agónica conseguida en el primer duelo de la primera fase.

Los vínculos tanto de futbolistas como entrenadores concluyen a fines de junio, pero más allá de esos vencimientos los dirigentes de las entidades se mueven con tiempo para ir acordando todo lo que necesitan. La directiva leprosa tiene que estar abocada a eso porque el tiempo apremia y lo que se jugará a futuro será nada menos que la permanencia en la máxima categoría del fútbol argentino. La primera misión es conseguir el entrenador que consideran con las cualidades necesarias para hacer frente a tremendo desafío después de que le comunicaran a Bidoglio, actual conductor táctico, que no será de la partida en la próxima temporada.

La tarea, por supuesto, no es simple teniendo en cuenta los antecedentes que fue acumulando Newell's en los últimos años y hasta hace pocos meses. En varias ocasiones negoció durante largas semanas, pasaron diversos apellidos por los escritorios leprosos y al final el elegido fue alguien de la casa: Alfredo Jesús Berti, Gustavo Raggio y el actual Bidoglio, por citar algunos ejemplos. La cuestión que lo hace diferente esta vez es que no hay margen de error. Y la contra es que Ñuls tiene el mismo problema que en las anteriores oportunidades: no cuenta con saldo en sus cuentas bancarias.

Las prioridades para los dirigentes en cuanto al DT pasan por Sebastián Beccacece y Gabriel Heinze. Sueños difíciles, pero no imposibles. En el fútbol no existen los "imposibles". Quizás el conductor de Defensa y Justicia podría ser más factible, sobre todo después de que haya entregado una y otra vez señales de deseos de dirigir en el Parque. Su presencia el viernes en el estadio de Gimnasia pareció toda una señal. También se puede decir que, además de ir a ver al equipo de sus amores, analizó a los potables rivales. Es que el Halcón se medirá con el ganador de esta llave entre leprosos y platenses.

El rubio pelilargo le dio prioridad a Defensa, club con el que tiene contrato vigente y cuya dirigencia pretende que permanezca al frente de la próxima temporada con desafíos importantes, incluso la Copa Libertadores de América. A la vez, también habría un interés de una entidad del fútbol mexicano y otra de Brasil. Por supuesto que el Gringo sería el indicado. Por carácter, recorrido y conocimiento. Pero también debe resolver si continuará o no en Vélez y después analizar la situación. No es lo mismo llegar a un club con la meta de realizar un buen campeonato y clasificar a una copa internacional que hacerlo sólo para salvarlo de un posible descenso. Más allá de que una cosa va de la mano de la otra. Pero la presión es diferente.

Las otras metas

La contratación de un cuerpo técnico es sólo una punta de las diversas necesidades rojinegras, porque también debe conseguir algo sustancial llamado dinero. Una transferencia importante de un jugador _hay sondeos de algunos juveniles, uno de ellos Jerónimo Cacciabue_ podría ser la solución para afrontar todos los compromisos existentes desde lo futbolístico.

El tema dólares no es un detalle menor porque va de la mano de lo que la dirigencia pueda hacer para rearmar el plantel. Es que indefectiblemente los directivos deberán negociar para acordar rescisiones de aquellos jugadores que tienen contrato vigente y que no son tenidos en cuenta e incluso algunos ni siquiera llegaron a debutar. También analizar cada uno de los nombres que volverán de sus préstamos. Y después salir a la búsqueda de refuerzos de peso que puedan llegar para ser titulares o, al menos, estén en la consideración del entrenador.

Los directivos están ante una misión compleja, pero necesaria con el fin de mejorar el presente y no padecer en el futuro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario