Newell's

A la espera de una señal

Newell's aguarda con atención que Heinze defina qué hará de su futuro. Primero debe responderle a la dirigencia de Vélez.

Lunes 20 de Mayo de 2019

La novela con Gabriel Heinze de protagonista ingresará en la semana de la definición. En los próximos días el DT que quiere Ñuls y que también pretende retener Vélez a toda costa tiene que dar una respuesta al ofrecimiento de los de Liniers. Y, a la vez, los rojinegros activar el operativo seducción planeado desde hace largas semanas. Porque para Ñuls sigue siendo el Gringo la única y principal opción para tomar el mando del plantel, más allá de algunos otros apellidos que fueron apareciendo (ver aparte) y mucho de ellos descartados por sí solo. El propio DT declaró que primero tiene que reunirse con la gente velezana para comenzar a definir lo que será su futuro, si no se moverá de Buenos Aires o por el contrario acepta el gran desafío que será conducir a la lepra en la próxima Superliga.

   Si hay algo que tiene Heinze es un grado de profesionalismo alto y admirable. Toda la sabiduría absorbida en su paso por los mejores clubes de Europa y la selección nacional la pone en práctica en un mundo futbolístico plagado de intereses y donde el manejo está a la orden del día. Y desde donde lucha con el fin de intentar un cambio a pesar de que la misma sean desigual. Pero el Gringo tomó las palabras que le dijo, según contó él en una entrevista exclusiva con Ovación en 2013, César Luis Menotti sobre que tenía una responsabilidad moral con el fútbol y que debía devolverle algo. A pesar de que en un comienzo no estaba de acuerdo, después se dio cuenta y se metió de lleno en la conducción técnica convencido de que “se puede cambiar. Es difícil, pero se puede lograr modificar lo que sucede. Para esto hay que tener mucha personalidad e ir contra el poder”. Y es lo que realiza a diario y le sobra espalda para hacerlo, aunque no resulta para nada simple tamaña lucha.

   Precisamente esa espalda que posee conduce a los rojinegros a apostar en su arribo. Es el único capaz de capear el desafío que tendrá el club del Parque en la próxima temporada. Es el nombre con más consenso entre la gente y no hay otros apellidos disponibles que puedan acercarse a su figura. Es la salvación para el rearmado de un plantel que ilusione y ratifique la permanencia en la primera división, además de la tranquilidad que le otorgaría a la castigada dirigencia. Claro que después todo dependerá de los resultados, como siempre, para saber si logra el cometido en caso de que acepte sentarse en un banco leproso vacío y que lo espera con ansiedad.

   Nada se modificó desde la eliminación de Vélez a este momento. Por supuesto que surgieron sacudones por informaciones que surgieron de distintos medios capitalinos y que generó cierta bronca rojinegra, pero con el paso de los días se transformaron en vano porque Heinze aún no entregó ninguna respuesta. Y por estos lares las informaciones reflejan que las posibilidades de que entregue un guiño positivo a Newell’s se mantienen inalterables.

   Heinze se mantiene hermético como siempre y sólo él tiene la respuesta a tantas preguntas que se fueron generando desde que Newell’s tomó la determinación de esperarlo todas las semanas que fueran necesarias. La eliminación de Vélez frente a Boca, en la Bombonera, adelantó los tiempos, al menos eso es lo que parece porque lo cierto es que el vínculo con los de Liniers concluye a fines de junio. Pero, obviamente, la definición debería aparecer esta semana. Al menos para los velezanos. Y si cierra su etapa en ese lugar como confían en Ñuls —más aún empujado por cuestiones familiares— entonces quedará el camino librado para que la lepra haga su trabajo. Caso contrario los directivos leprosos habrán perdido una enorme apuesta y activar el plan B.

   Newell’s hace largas semanas que está acéfalo de entrenador. Es una cruda realidad, aunque también es verdad que el campeonato recién comenzará en agosto y hay tiempo como para definir el próximo entrenador. Sin dudas que no deberá pasar este mes y el tema debería estar resuelto cuando los “experimentados” inicien los trabajos de pretemporada el 30 del corriente mes. Y a partir de ahí el cuerpo técnico y la dirigencia comenzar a resolver los nombres que deberán buscarse otra institución y los refuerzos a buscar para rearmar el equipo. En el medio de todo esto la dirigencia también tiene que conseguir los fondos necesarios —además de poner en funcionamiento el fideicomiso— para la mencionada tarea.

Decisiones del Gringo entrenador

“Tomé la decisión de irme, me voy. Lo decidí después de conseguir el campeonato. A mí me contrataron para ascender, no por un proyecto. Si no me hubiesen firmado por 3 años. No me voy de acá para mañana escuchar una oferta de otra institución”, declaró Gabriel Heinze el 23 de julio de 2017 tras conseguir el ascenso con Argentinos Juniors y antes de que concluyera el torneo (anteriormente había estado en Godoy Cruz, donde fue despedido).

   Y cerró: “Estoy muy triste, pero todo está pensado. Me llevo el cariño y el respeto de mis jugadores y un pedazo de este club”.

   En diciembre de ese mismo año el Gringo firmó con Vélez por una temporada y media, pero a fines del año pasado la dirigencia le ofreció al Gringo renovarle el vínculo. Pero no se avanzaron las negociaciones. Y en marzo del presente año otra vez los directivos fueron a la carga para ofrecerle continuar hasta fines de 2020.

   Si hay algo que tiene Heinze es que no se lleva por lo que se dice fuera de su escenario por más presión dirigencial que realicen los directivos de Vélez o el murmullo intenso por estos lares. Sólo él tomará la determinación sobre su futuro sin tener en cuenta lo que se sostenga a sus alrededores.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});