Opinión

Una final hasta que el cuerpo aguante

Argentina y Brasil chocan en la resolución de la Copa América y el aspecto físico será determinante en el desarrollo del partido

Viernes 09 de Julio de 2021

La final de la Copa América será intensa hasta que el cuerpo aguante. Porque a la par de las cualidades técnicas que tienen ambas selecciones, de las planificaciones de los entrenadores y de las especulaciones tácticas que se formulen en la antesala de este trascendente Brasil-Argentina, el factor físico será determinante en el momento de imponer condiciones. Más cuando los minutos recorran inexorablemente un partido en el que lo actitudinal deberá activar esa reserva de energías indispensable para seguir competitivo. Porque el desgaste es marcado, más cuando la mayoría de los protagonistas proviene de las ligas europeas que no les dio mucha pausa, y con una previa que los obligó a disputar dos compromisos por las eliminatorias sudamericanas.

El aspecto físico gravitará en esta final. Así como ocurrió en las semifinales. En las que los primeros tiempos mostraron los desniveles previsibles a favor de Argentina y Brasil por densidad futbolística, pero que luego Colombia y Perú nivelaron en función de mayor esfuerzo y rendimiento, lo que supieron ampliar con las variantes.

No hay nada para reprocharle a Lionel Scaloni en cuanto al diagrama que planificó para jugar ante Colombia. Plantó una zona de volantes acorde para tener compensado al equipo, con Guido Rodríguez para contener, asistido en esa tarea por Lo Celso y De Paul, tarea a la que también sumaba su aporte Nico González desde su la versatilidad. Y el técnico argentino también observó con certeza la necesaria inclusión de Tagliafico por Acuña para condicionar las subidas de Juan Guillermo Cuadrado. Si hasta Messi retrocedió hasta su campo para recuperar una pelota al tocársela desde atrás a Gustavo Cuellar.

Pero en el final del primer tiempo sonaron las alertas cuando los espacios ya no se cubrían en tiempo y forma. Como indican muchos preparadores físicos, con el cansancio las ideas tienen dificultades para plasmarse porque "la cabeza ordena pero el cuerpo no obedece". En el complemento el déficit se hizo más notorio, a tal punto que Colombia equiparó y por momentos superó al seleccionado nacional. El que siguió en partido no sólo por su entrega sino también porque la calidad técnica en esos casos de extrema necesidad se convierte en una herramienta muchas veces determinante, como aquella jugada decisiva de Maradona y Caniggia ante Brasil en el Mundial de Italia 90.

Brasil también afrontó la misma complicación en el complemento con Perú, a tal punto que se desordenó y se mostró vulnerable, tanto que el equipo de Ricardo Gareca estuvo a un tris de alcanzar la igualdad.

Este sábado es la final de la Copa América. Entre dos selecciones que a lo largo del certamen mostraron ser las más competitivas. Y para ambas el factor físico es un aspecto a mensurar en la planificación, porque será un partido en el que el mínimo error irrumpirá como concluyente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario