mas

Nuevas tecnologías para tratar desechos médicos

Los residuos patogénicos representan una pequeña fracción de la basura generada por un centro de salud, pero son materiales que requieren métodos de recolección y descarte seguros para evitar riesgos humanos y minimizar su impacto ambiental

Domingo 05 de Noviembre de 2017

Se estima que alrededor del 80% de lo que descarta el sector de la salud es asimilable a los residuos comunes o domiciliarios, mientras que el resto engloba distintas variedades de desechos generados como consecuencia del desarrollo de prácticas médicas de diagnóstico, tratamiento e investigación en seres humanos y animales, así como en la producción y prueba de actividades de apoyo a las prácticas médicas.
   El manejo apropiado de residuos hospitalarios que pueda garantizar un descarte seguro y ambientalmente adecuado es clave para evitar el riesgo potencial que representan para la salud del personal técnico y profesional y para minimizar su impacto en el ambiente.
   En torno a esos temas giró la jornada de capacitación "Tratamiento sustentable de desechos médicos patológicos: tecnología de Bélgica. Experiencias en América Latina", organizada hace pocos días en Rosario por la embajada de Bélgica y la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático (Ramcc).
   Ricardo Bertolino, el director de esa red, destacó que la jornada forma parte de las actividades que esa organización lleva adelante sobre temas como el cambio climático y las nuevas tecnologías e innovaciones que a diario se desarrollan para mejorar el cuidado del ambiente.
   "La valorización energética de residuos y su mejor gestión tiene que ver con formas de desarrollo sustentable", explicó ante los asistentes a la charla, en su mayor parte funcionarios de las áreas de Salud y Medioambiente de diferentes localidades del sur de Santa Fe y de provincias vecinas como Entre Ríos y Chaco.
   Andrew Castillo, de la empresa belga AMB, explicó que los residuos hospitalarios patológicos precisan un manejo y una gestión adecuadas: "Se generan cada vez más residuos de este tipo y hay que evitar que eso genere mayor contaminación". De ese modo aclaró que las tecnologías para tratar ese tipo de basura han mejorado mucho con el tiempo y ya quedó atrás la época "de las incineraciones indiscriminadas". "Quemar la basura es una tecnología antigua, hoy se usa energía", sintetizó.
   Esas nuevas tecnologías (como la Ecosteryl que propone AMB) disminuyen la huella de carbono de todo el proceso y reducen la cantidad de residuos que llegan hasta los rellenos sanitarios ya que tritura los desechos en partes pequeñas que no superan los 20 milímetros.

Nuevo proceso.

Hasta el momento el método más utilizado para tratar los desechos médicos era la incineración, una forma "en vías de extinción" que todavía subsiste en algunos lugares. A la quema de los residuos le siguió la esterilización sobre todo con las llamadas "autoclaves", recipientes metálicos de paredes gruesas con un cierre hermético que permite trabajar a alta presión.
   Según explicó Castillo, la nueva tecnología Ecosteryl ofrece tratamientos de residuos hospitalarios con máquinas de diferentes tamaño que pueden procesar entre 75 y 100 kilos de basura por hora.
   La primera etapa del proceso es el pesaje y la carga de los desechos, que ingresan a una tolva de alimentación. Luego se trituran hasta llegar a una dimensión máxima de 20 milímetros y se transportan a la zona de microondas, donde los magnetrones elevan la temperatura hasta 100 grados centígrados.
   Finalmente los residuos entran en una tolva de mantenimiento de temperatura donde conservan el calor durante alrededor de una hora.
   "Esta tecnología permite descontaminar los residuos médicos gracias a un proceso de pretrituración seguido de desinfección con microondas" dijo el experto, quien agregó que el sistema no utiliza agua, sólo energía. "La fórmula es tiempo y temperatura", agregó.
   Esta fórmula permite obtener residuos tratados y descontaminados con ventajas ecológicas considerables ya que el proceso no genera emisiones ni fluidos contaminados ya que opera sin necesidad de inyectar agua.
   "No se produce ninguna emisión contaminada ni de agua ni de vapor ya que funciona únicamente con electricidad", apuntó Castillo, quien agregó que además la tecnología Ecosteryl genera un subproducto valorisable lo cual lo hace aún más atractivo, ya que —según las estimaciones del especialista— es posible recuperar hasta un 30 por ciento de los residuos generando un círculo virtuoso de economía circular.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario