mas

El rol del docente como verdadero "influencer"

¿Qué significa ser un buen maestro? La importancia de que la sociedad valore la opinión, la palabra y las acciones de quienes tienen la enorme tarea de enseñar en un aula.

Domingo 14 de Octubre de 2018

La primera vez que vi escrita la palabra "influencer" fue en la tapa de una revista de celebridades donde se anunciaba una mega fiesta a la cual habían asistido los principales "influencers" del momento. Con cierta curiosidad ojeé la revista rápidamente y descubrí que esa personas "tan codiciadas" no eran más que los hijos de famosos actores y empresarios que tenían miles y cientos de miles de seguidores en las redes sociales y que tenían el poder de influir en las conductas, principalmente de compra, de los adolescentes que los siguen e idolatran.

Decidí investigar un poco más sobre este término utilizado con tanta frecuencia y que de pronto me generó una gran curiosidad. Comencé la búsqueda de su definición en el diccionario de la Real Academia Española y el resultado que obtuve fue: no obtuve resultados. Verifiqué que las palabras estuvieran bien escritas. Entendí que seguramente la RAE lo considera un extranjerismo innecesario, teniendo su palabra equivalente en español.

Así continué la búsqueda en Wikipedia y otras páginas como defincionabc.com y Bloggin Zenith y encontré lo siguiente: podríamos definir a losinfluencers como personas con gran presencia y credibilidad en redes sociales. El término influencer significa influenciador, y su figura consigue que sus aportes en las redes sociales dispongan de gran credibilidad sobre los temas en los que se encuentran especializados.

Si algo se destaca es sucapacidad de generar opiniones y reacciones en otros usuarios cuando hablan sobre una temática en concreto. Recordemos que los influencers no son importantes en sí mismos sino por sus seguidores.

Todos tienen en común el mismo patrón:un individuo que es "aclamado" por muchos y cuya opinión influye en la opinión de terceros.

Al leer y releer las definiciones empecé a encontrar una gran similitud con las características que a mi entender definen a un buen maestro. Si nos limitamos al término red social (en forma literal) y no pensamos por un segundo en Facebook, Instagram, Twitter, y nos abocamos a imaginar una verdadera red de personas que se conectan, que interactúan y se relacionan, podemos pensar en la escuela como ese espacio, donde después de la familia, se generan las primeras redes sociales.

La escuela es el contexto en el cual desarrollamos, tejemos y fomentamos nuestras primeras redes sociales (no es casual que Mark Zuckerberg haya creado Facebook para reencontrarse de forma virtual con sus compañeros de la universidad). En esta gran red social que es la escuela los docentes cumplimos un rol fundamental como influencers. Tenemos la responsabilidad moral de influir de forma positiva en nuestros alumnos, otros docentes y en la comunidad educativa. Apostar al pensamiento crítico, el conocimiento personal, el esfuerzo, la perseverancia, la resiliencia, el trabajo en equipo, el respeto por la diversidad. Como guías de nuestros alumnos debemos enseñar con el ejemplo,con impecable coherencia entre el decir y el hacer, constituyéndonos en verdaderos modelos de los valores que intentamos transmitir.

En el libro Sálvese quien pueda, Andrés Oppenheimer (en el capítulo 7 donde se refiere al futuro de la educación) nos invita a reflexionar sobre el rol que ocuparán los maestros en un futuro cercano en el cual los robots y otras inteligencias artificiales serán quienes transmitan a los alumnos conocimientos teóricos y también prácticos sobre la mayoría de los temas, dada su capacidad de almacenamiento ilimitado de información. "Los docentes de carne y hueso tendrán que reinventarse y convertirse en motivadores, consejeros académicos, guías espirituales y terapeutas personales", dice. Y concluye que serán las habilidades blandas como la curiosidad intelectual, la flexibilidad mental, el trabajo en equipo y la conducta ética lo que los docentes enseñarán a sus alumnos en el contexto escolar.

En tiempos de influencers y redes sociales, resuenan en mi mente las palabras de Andy Wharhol: "En el futuro, todos serán famosos al menos para quince personas". Como maestros, formadores, educadores, motivadores, facilitadores, entrenadores tenemos el invaluable poder de tocar almas, de movilizar corazones y de mejorar los destinos de quince o quizás muchas más personas. No somos importantes por nosotros mismos sino por lo que generamos en los alumnos, en nuestras comunidades y en el futuro de la humanidad. Menuda tarea la de los maestros como verdaderos influencers, a quienes les debemos como sociedad nuestro reconocimiento y gratitud.


(*) Participará en un panel sobre "Educación a prueba de futuro" junto a Hector Floriani y Guillermina Ygelman en el Festival de Ciudades Felices 2018, en Rosario, los días 19 y 20 de octubre. Organiza: Fundación El Desafío

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario