La Región

"Fue un hallazgo macabro", contó el profesor que encontró a Diego Román

Jorge Silva fue uno de los organizadores de la búsqueda del nene de 12 años que fue hallado muerto de 30 puñaladas.

Sábado 06 de Julio de 2019

Jorge Silva es uno de los cuarto docentes que organizaron el jueves por la mañana la búsqueda de Diego Román, el chico de 12 años que había desaparecido el día anterior en la localidad santafesina de Recreo.

El jueves a la noche vieron su cuerpo tirado en un campo privado. "Diego era un ángel de paso. Era muy bueno. Nunca pensamos que iba a terminar en esto que es macabro", describió Silva al UNO de Santa Fe.

"Es un pibito cumplidor, calladito, que tiene su grupito de cuatro o cinco del mismo barrio. Primero pensamos que como hacía frío no lo habían mandado. Muy buen alumno, cumplidor, respetuoso. Nunca faltaba a la escuela. Cuando llegaba te decía «buen día, buenas tardes». Cuando se iba te decía «gracias profe»", agregó hablando de Diego en tiempo presente.

Por su parte, Amanda Ludueña, directora de la Escuela 1338 contó que "venía todo los días, salvo cuando llovía mucho. Como él vive cerquita de acá le encantaba venir. Qué se puede decir de Diego. Un chico de doce años lleno de vida, inquieto, travieso, muy expresivo, le gustaba el fútbol. Estamos muy sorprendidos porque no pudimos percibir si le estaba pasando algo".

"La verdad que nunca pensamos que iba a pasar esto. Pensamos que se había ido a la casa de un primo, de un amigo. Con el frío que hacía anoche pensamos que estaba escondido en algún lado. Lo fuimos a buscar porque temimos que muera de frío, pero cuando lo encontramos ya estaba muerto. Se ve que pasó la noche ahí pobrecito. Lo buscamos por todo Recreo, de barrio San José al norte o sur, pero al final estaba ahí cerca", describió Silva.

Sobre los motivos que indican que Diego se habría escapado de un primer momento de su hogar, Silva dijo que "nunca nos comentó nada, por ejemplo si tenía problemas en la casa como están diciendo. Estaban jugando en unas de esas canchitas barriales que se arman entre pibes. Cuando supo que venía su madrastra dejó sus útiles y todo lo que tenía tirado y se fue para el lado del campo. Eso dicen ahora, pero viste que son chicos de once o doce años, es una edad difícil".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario