La ciudad

Un negocio ubicado en un local histórico del centro rosarino amenaza con bajar sus persianas

La zapatería de Sarmiento y Córdoba negocia el alquiler. Está ubicada en el edificio Travella, uno de los apellidos de la burguesía comerciante del siglo XX en la ciudad

Viernes 04 de Diciembre de 2020

Un alquiler de 700 mil pesos, la baja en las ventas y la competencia on line son algunas de las causas que podrían llevar a que el mes próximo baje sus persianas una zapatería con diez empleados, ubicada desde hace 17 años en la esquina más tradicional de Rosario: Sarmiento y Córdoba. Se trata de Borsalino. Si bien la noticia sobre un "inminente cierre" corrió rápido en redes sociales y Whatsapp, aún no está confirmado el cese de actividades porque se está renegociando el valor del alquiler, según pudo corroborar La Capital.

La firma Borsalino, con seis locales entre el centro, Echesortu y zona sur, ocupa desde hace casi dos décadas el local de Córdoba al 1100, cuyos dueños viven en Buenos Aires. Dos plantas de 400 metros cuadrados y varias cocheras integran el edificio Travella, un apellido estampado como sello en una placa y toda una marca de la burguesía comercial de fines de siglo XIX y principios del XX en la ciudad. Una historia que empezó con pujanza y paulatinamente va hacia un vacío difícil de llenar, en un casco histórico que trastabilla hacia el knock out.

Sin patriciado ni aristocracia a la vista los apellidos de inmigrantes italianos como Chiesa, Copello, Berlingieri, Recagno, Testoni, Colombo, Campodónico, Balbiani, Muzzio, Brusaferri, Máspoli, Pinasco, Castagnino, Cassini, Zamboni, Pagliano , Benvenuto y, finalmente, Travella fueron en en pasado rosarino y portuario confluencia de fortunas, poder comercial y progreso. Así lo aseguraba el actual director del Centro Cultural Roberto Fontanarrosa, Rafael Ielpi, en un artículo que escribió en 2012 bajo el título "El poder de los apellidos".

En esa publicación, Ielpi dio cuenta de los rubros y locales de grandes dimensiones que ocuparon esas familias con sus almacenes, empresas distribuidoras de bebidas, azúcar o carbón. Aún hoy una placa de bronce sobre pared marmolada en la entrada del edificio rinde homenaje esa historia.

"Es este solar en 1852, entonces campo, hoy corazón comercial de la opulenta ciudad se estableció la familia Travella. Ante su ejemplo de fecundo trabajo los que tenemos el privilegio de sucederles al iniciar las obras de este suntuoso edificio les rendimos homenaje en el recuerdo", se lee al pasar.

image - 2020-12-04T095231.381.jpg

Travella, Juven's, Musimundo

La Capital publicó en 1952, centenario de la firma, que Lucio Travella había instalado su hojalatería, quincallería (especie de ferretería) y comercio de artículos náuticos bajo el nombre de "Travella y Cía" por calle Libertad (luego Sarmiento). El negocio caracterizaba su entrada con la exposición de la réplica de un barco a vela colgado en la puerta (hoy patrimonio del Museo Histórico de Rosario).

La cercanía del puerto y los altos niveles de construcción de la época marcaban el esplendor de la firma que había creado el slogan: "Rosario era una aldea todavía, cuando nació Travella y Cía". Y como suele suceder, los negocios se mezclan con el amor, y Travella no fue la excepción.

En la misma esquina tradicional se había instalado en 1897 "La Favorita" (hoy Fallabella) de los hermanos asturianos Ramón y Ángel García y con el tiempo entre ambas familias, los Travella y los García, hubo amoríos y casamientos: Eugenio Travella se unió a Sara García y Matilde, su hermana, se convirtió en esposa de Aldo Travella.

El edificio de oficinas con el inmenso local que recorre la esquina se construyó más tarde de la mano de la firma Juven's. Quienes pusieron "mano a la obra" fueron Domingo y Mario Rizzotto, también apellidos italianos ligados a obras arquitectónicas emblemáticas en la urbe.

image - 2020-12-04T081150.804.jpg

La familia Grimau, dueña de Juven's, abrió la casa de indumentaria masculina el 28 de noviembre, firma que impuso sus mocasines hasta bien avanzados los años 70. Una escalera señorial, mobiliario de madera exquisita y rostros de personalidades del comercio, fuerzas vivas de la ciudad y bendiciones religiosas fueron parte de esa inauguración con varios festejos y cena en el hotel Savoy.

Una gran publicidad publicada en este diario anunció esa apertura en el "centro de la vida rosarina". Se leyó: "Juven's Grimau y Cía: para servirle mejor, promueve competencia y siempre novedades".

Más cerca en el tiempo, en los albores de 2000 se instaló la disquería Musimundo que devino en cadena de casas de electrodomésticos. En 2018 cerraron más de 200 sucursales en todo el país.

Un mismo lugar, con historias de bonanzas, amores y cierres. "Todo lo sólido se desvanece en el aire", dijo alguna vez el filósofo alemán Carlos Marx y la frase bien puede evocar a la famosa y tradicional esquina rosarina.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS