La ciudad

Sufrió un ACV, pero jamás perdió la conciencia y hoy estremece con el relato

La increíble historia de un joven rosarino que le dio pelea por años a la enfermedad y hasta se recibió de abogado. Hoy presenta su libro.

Martes 27 de Noviembre de 2018

Luis María Mondino baja para recibir a La Capital en su departamento. Vive solo, tiene 34 años y en su lugar se maneja "como pez en el agua", junto a su perrita Chicha, que se acomoda para la foto. Explica que escribió desde sus sentimientos para transmitir los hechos vividos, además de aportar para que se pueda ayudar en situaciones similares, porque "la gente que me rodeaba no sabía cómo actuar ante mis necesidades y mi desesperación".


En 2005, a los 21 años, sufrió un accidente cerebro vascular (ACV) que lo dejó paralizado, sin poder hablar y respirando por tubos en una cama del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Estuvo un mes internado. Luego le costó seis años que sus palabras volvieran a tener sonido y nueve poder volver a dar algunos pasos. También en 2007 retomó sus estudios y se recibió de abogado

Joven, sano, amante del fútbol, en tercer año de abogacía y empleado de un telecentro para ayudar con sus estudios. Estaba sólo en 2005 cuando sufrió el ACV y alcanzó a dar aviso al 107 de algo que no entendía pero lo iba sumergiendo en una noche que duró una eternidad.

Hoy, trece años después, presenta "Atormentada Mente", su libro sobre la temible enfermedad "desde adentro" y la conciencia que nunca perdió.

El título de la obra tiene sentido a dos vías, una mente prisionera del cuerpo paralizado y el tormento de no poder comunicarse. Sólo había quedado la intensidad de la mirada como nexo con el exterior. El libro se presenta hoy, a las 19, en Fraternitas, Moreno 1056, y es de lectura imperdible.

Admite que la experiencia de escritor lo sedujo y ahora quiere incursionar en la ficción y ya está escribiendo un cuento. Mientras tanto, espera el milagro de conseguir un trabajo que necesita con urgencia, porque la pensión por discapacidad es más que exigua. Por lo pronto se inscribió en Tribunales.

Puntales

Es el menor de la familia y sus hermanos Patricio y Julieta fueron y son sus máximos puntales. Como lo fue su madre, artífice de su recuperación, que falleció en 2014 y a quien dedica los pasajes más hondos de su libro.

"Yo me apoyé en mi Dios Familia para salir adelante, voy a llevar por siempre esos momentos grabados en donde él (Patricio), casi no dormía atento a lo que yo necesitara", dice el texto. Su novia Verónica y sus amigos completan la constelación de afectos. Entre ellos Gonzalo, quien organizó la recaudación de fondos para comprar la silla electrónica, gesto solidario que mereció una distinción del Concejo, hecho que La Capital registró el 21 de mayo de 2009.

"Cuando la angustia te hunde hasta lo más profundo, un abrazo y un beso materno es más valorado y adquiere una importancia superlativa, haciendo elevar el espíritu", plasmó en su libro.

"Mi mayor anhelo es que crezcamos y evolucionemos como sociedad, ya sea en la aceptación como en la inclusión de toda persona. Y que desaparezca la intolerancia de la mente de cada individuo, el mayor mal de las relaciones sociales", enuncia.

"Después de tanto pensar, llegue a la conclusión simple, pero que me costó muchísimo digerir. Yo no tenía más derechos que nadie, no era inmune a que me sucediese algo, entonces, ¿por qué no a mi?". Tal vez también sea uno en un millón, al poder encontrar una respuesta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});