La ciudad

Se suspendió la producción de la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina

Se rompió un equipo fundamental y aún no fue reparado. La inoculación es obligatoria para las zonas endémicas, y Rosario es una de ellas

Miércoles 12 de Junio de 2019

Desde mitad del año pasado, el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas Dr. Julio I. Maiztegui de Pergamino no pudo seguir produciendo la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina, una inoculación obligatoria en Rosario por tratarse de una zona endémica. El año pasado fallecieron cinco personas que no se habían vacunado.

La falta de mantenimiento y de presupuesto para reparar un equipo fundamental impidió que se siga produciendo la vacuna en el único lugar del mundo donde se hace, el instituto Maiztegui. Desde allí se abastece a todos los centros de salud y hospitales de la ciudad.

En Rosario todavía quedan algunas partidas. La coordinadora del programa provincial de inmunización, Soledad Guerrero, aseguró: "Hasta el momento, no hay faltante, pero no sabemos hasta cuándo, porque hay un stock relativo en las droguerías".

La funcionaria señaló que "por este mes se pudo distribuir a todos los centros de salud y hospitales públicos de la Municipalidad y la provincia, pero dependemos del Instituto Maiztegui".

Guerrero explicó que esta vacuna tiene una alta tasa de desecho porque "una vez abierto el frasco (que es para aplicar a 10 personas), dura sólo 12 horas. Puede ser que haya que vacunar a una sola persona y, si en ese lapso no hay nadie más, hay que desechar lo que no se usó. Por eso, en los centros de salud muchas veces ofrecen la inoculación a las personas que están en salas de espera, pero la aplicación requiere ciertas condiciones.

Además, las vacunas en el frasco cerrado duran sólo un mes en las heladeras de los centros de salud. Por esto, la reposición se realiza cada 30 días.

"Dependemos del Instituto Maiztegui porque es el único lugar del mundo donde se fabrica la vacuna", apuntó Guerrero preocupada por la situación.

Sin equipos

Los jefes de las distintas áreas del Maiztegui encabezaron un fuerte reclamo para que se arreglen todos los equipos que no funcionan para la fabricación de la vacuna. Aseguraron que es la primera vez que atraviesan una situación así.

En este momento, en el Maiztegui sólo quedan algunas dosis, que alcanzarían para cubrir la demanda de las distintas provincias por este año.

"Se rompió un equipo que es fundamental para el funcionamiento del laboratorio", señaló la jefa de producción de la vacuna del instituto, Carmen Saavedra.

Por su parte, la titular de aseguramiento y control de calidad del instituto de Pergamino, Laura Riera, agregó que realizaron innumerables gestiones y "desde la Secretaría de Salud de la Nación hubo un compromiso de enviar una nueva maquinaria, pero hace más de un año que no lo hacen. Hay palabras, pero no hechos", remarcó.

La situación en Rosario es preocupante, aunque aún no faltan dosis, si no se reactiva la producción seguramente habrá dificultades para vacunar a la población.

El instituto Maiztegui cuenta con 200 mil dosis en stock, pero "es menos de lo que se demanda en un año, porque en general son 500 mil vacunas", detalló Riera más que inquieta por la situación.

El Maiztegui elaboró las primeras dosis de vacuna en 2003. Pero recién fue en 2006 cuando se produjo el registro oficial de la de la vacuna, y al año siguiente se incluyó en el Calendario Nacional de Vacunación. Desde entonces y hasta el año pasado, se mantuvo la producción de las dosis necesarias para abastecer a la población.

La enfermedad

La Fiebre Hemorrágica Argentina o mal de los rastrojos es una enfermedad transmitida por el ratón de campo, que vive en esta zona del mundo. Estos roedores eliminan un virus por la saliva que contamina el medio ambiente, a partir del cual el hombre se infecta accidentalmente.

La única manera de prevenirla es a partir de la vacunación porque es imposible exterminar a estos roedores. No existe una medicación para tratar la enfermedad y por eso puede ser causa de muerte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});